Un poco del diablo en nosotros

Dr. Michael LaitmanPregunta: Estamos jugando con el amor. Pero, ¿es esto un juego?

Respuesta: Nosotros realmente no queremos jugar, sino sentir verdaderamente un sentimiento como este.

El amor es un sentimiento de integración mutua, donde yo tomo los deseos de ustedes y me comprometo a llenarlos y ustedes toman los mío y aceptan llenarlos.

Tenemos que entender que nuestra alma está en los otros, y por lo tanto, este amor es esencialmente egoísta en lo que respecta al verdadero yo de ustedes, pero no en cuanto a lo que a ustedes les parece que son ahora.

Pregunta: Supongamos que yo mismo estoy dispuesto a anularme en lo que respecta a los otros, pero ese “diablillo” que se encuentra dentro de mí continúa con todo y yo no puedo hacer nada con él.

Respuesta: Es muy bueno que ustedes sientan esto.

Pregunta: Pero es una especie de oposición y yo tengo que extinguir al diablillo.

Respuesta: ¡De ninguna manera! ¡Nosotros tenemos que vivir con esta oposición! ¡Necesitamos amarla!

Si la oscuridad y la luz no fueran simultáneas, entonces no lograríamos nada. El Kli es opuesto a la luz y tenemos que integrarlos con la ayuda del Masaj. Este es un contraste inverso terrible, no como en nuestro mundo, sino entre el odio completo y el amor completo. No podemos ni siquiera imaginar las terribles oposiciones por las que nosotros ascendemos en el cono hacia el mundo del Infinito.

Y este pequeño diablillo crecerá y se convertirá en un gigantesco King Kong, pero en esencia es completamente igual al Creador, sólo que es su parte posterior.

Y debemos estar entre los dos, porque ustedes no pertenecen a las características del Creador; ustedes no son el Creador, ni quieren pertenecer al objeto que es Su opuesto, al ego. En eso, ustedes se construyen a sí mismos entre ellos, se encuentran simultáneamente con dos características y se elevan a un nivel tal que se transforman, volviéndose al parecer más alto que el Creador, puesto que lo alcanzan a Él dentro de la oscuridad.

Pregunta: Supongamos que hay personas totalmente neutrales en el grupo, y yo no reacciono a ellas en absoluto. Y hay aquellos que provocan una reacción intensa dentro de mí; yo simplemente hiervo. ¿En qué caso, es bueno esto?

Respuesta: Ninguno de nosotros es como los demás. Todos tienen diferentes pensamientos y sensaciones. Por lo tanto, es necesario tolerarlos a todos. Si la persona no está en contra del grupo, si acepta nuestras reglas generales, trata de seguirlas, pero va en contravía todo el tiempo, entonces es necesario tratarla bien. Esto se debe a que ella no está tratando de dañar el grupo intencionalmente. Esto no proviene de una mala intención  y nosotros debemos tolerarla.

(128281)
De la Semana mundial del Zóhar “Convención de Educación Integral”, día tres del 2/4/14, Taller 5

Material relacionado:
No hay dos amores parecidos
El mandamiento del amor
Las etapas del amor por los demás

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: