Un sacrificio para el Creador

Dr. Michael LaitmanLa Torá, “Éxodo” (VaYakhel) 35:20, 35:21: La comunidad entera se apartó de delante de Moisés. Vino cada hombre cuyo corazón se elevaba, y todos aquellos cuyo espíritu los inspiró a la generosidad trajeron la ofrenda del Señor para la obra de la Tienda de Reunión, para todo su servicio y para las sagradas vestiduras.

¡Nosotros no tenemos además del ego! Tenemos que arrancar algo de él y llevarlo a lo que llamamos “la olla colectiva”. Esta es la vasija común (Kli), que llamamos el Templo o Tabernáculo. Estas no son figuras corpóreas sino lo que creamos entre nosotros. Nosotros creamos el centro del grupo, donde ponemos todos nuestros anhelos, esfuerzos y deseos que están por encima del ego. Todo lo que recolectamos juntos es la disposición de nuestro corazón, lo cual debemos hacer.

(130904)
Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” del 10/10/13

Material relacionado:
De la grandeza del ego a la grandeza de la fe
Moisés en el centro del grupo
Mantengan la inspiración 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta