entradas en '' categoría

Hombre y naturaleza: Se agravan las relaciones

Dr.Michael LaitmanOpinión (Natalia N. Dumnaya, PhD. (Econ.), Jefe del Departamento de Microeconomía, Academia de Finanzas bajo el Gobierno de la Federación de Rusia): “Rompemos los fundamentos de nuestra propia existencia, socavamos la base, locus standi [legitimación], en la que estamos literalmente firmes. La naturaleza, como un sistema de auto organización, tiene sus estados con un propósito que el sistema logra por medio de la auto organización”.

“En términos de la naturaleza, el ser humano tiene que servirle a su propósito. Sin embargo, él tiene sus propias metas y posiciones como una parte que evolucionó a partir de la naturaleza. La primera meta del hombre es salvar su vida, y por lo tanto satisfacer sus necesidades básicas de alimento, calor, ropa, procreación, etc.”

“La segunda meta del hombre es la búsqueda de nuevas y más seguras formas de satisfacer sus necesidades. Al cumplir sus propias metas, el ser humano también realiza las metas de la naturaleza. Él acelera la evolución natural”.

“Sin embargo, dado la complejidad de la sociedad humana es cada vez mayor, la relación con la naturaleza se vuelve cada vez más evidente; hay contradicciones. Ahora, el asunto es que la relación humana con la naturaleza debe desarrollarse sobre la base de la búsqueda de las áreas de intereses que se superponen”.

“Puesto que la naturaleza es un sistema auto organizado, entonces se deduce que las fuerzas productivas creadas por el ser humano no sólo no deben violar el equilibrio dinámico natural de la naturaleza, sino que la segunda naturaleza creada por las manos, o por la civilización industrial, debe ser una continuación de la primera. La civilización humana debe ir desde la tecnocenosis a la coevolución con la naturaleza.

“El camino hacia el desarrollo industrial urbano egoísta que conduce a pérdidas materiales y morales constituye una amenaza para la humanidad misma. Ya no es suficiente con tener un criterio de eficiencia puramente económico para seleccionar las opciones del desarrollo de la economía. Las personas deben tener en cuenta no sólo sus intereses inmediatos, sino también los intereses de la naturaleza”.

Mi comentario: No hay duda de que la persona debería estudiar las leyes de la naturaleza y seguirlas. De lo contrario, provoca en ella una reacción negativa.

En muchos casos, la reacción no es inmediata y esto calma a la persona. A menudo, para ella no hay una conexión clara entre la acción y la reacción de la naturaleza. Pero es precisamente por esta razón que se nos da la mente para estudiar las relaciones causales de la naturaleza, de tal forma que nosotros revelemos el siguiente nivel de nuestro ser, más allá de la materia.
(131776)

Control dual de un poder único

Dr.Michael LaitmanComo resultado de nuestro trabajo en un grupo, en el estudio y en la difusión, tenemos que alcanzar un estado tal en el que sintamos que estamos bajo el control de dos autoridades, de dos fuerzas. Un control es el control de nuestro ego, la inclinación al mal, el rey de Egipto Faraón que nos mantiene en la esclavitud.

Pero a veces, dependiendo más o menos del avance de la persona, se descubre también otro control: la inclinación al bien, el poder de otorgar, el anhelo por salir de uno mismo hacia el otro, hacia los amigos, hacia la unidad, la conexión, y así sucesivamente.

La persona está en medio de ese poder dual, bajo el control de dos ángeles: la inclinación al bien y la inclinación al mal que lo sujetan por las manos a ambos lados y lo guían hacia la meta de la creación. Ciertamente, la inclinación al mal también actúa de acuerdo al programa del Creador y le ayuda a la persona a avanzar de forma independiente, ejercitándole su libertad de elección.

Si ella no tuviera libertad de elección, sería como una bestia y no un Adam (hombre). Por medio de la aclaración por sí misma de la utilización de la inclinación al mal y de la inclinación al bien, del poder de la recepción y del poder del otorgamiento, y de la elección con respecto a la forma de avanzar con la mezcla correcta entre ellos, ella se construye a sí misma como un Adam en semejanza al Creador.

La conexión entre la inclinación al mal y la inclinación al bien comienza desde el primer acercamiento junto con el Creador a Faraón. La persona comienza a establecer estas dos fuerzas uno en contraposición a la otra. Las dos fuerzas están bajo su autoridad. Ella misma decide según su estado interno, cuál de ellas la maneja ahora y puede incluso pasar de un control al otro control en el hecho de que elige quién tiene el control sobre ella y por qué, si ella es capaz de hacerlo o si requiere de la ayuda de la fuerza más elevada.

Faraón quiere controlar, y si la persona está de acuerdo con la inclinación al mal que la separa del Creador, entonces ella realmente está en el exilio de Egipto. Es decir, que le atribuye algún tipo de control independiente a su inclinación al mal y dice que no está dispuesta a resistirla y se encuentra en la servidumbre completa a éste.

Por supuesto, si la persona piensa de esta manera, es una señal de que ella es esclava. Pero todo depende de la persona misma. Ella decide y determina en qué forma Faraón la utiliza o si ella usará a Faraón.

Y todo este trabajo fue para revelar que no hay otra fuerza involucrada, como está escrito: “Yo, Yo mismo, y no un mensajero”. La persona aclara que el Creador está por encima de las dos fuerzas, más allá tanto de la inclinación al bien como de la inclinación al mal. Estas dos fuerzas vienen desde Arriba. A través de las dos fuerzas, de la inclinación al bien y de la inclinación al mal que se le revelaron a ella alternativamente, la persona llega a la conclusión y a la decisión finales de que hay una fuerza más allá de esto que juega con ella a través de estos dos ángeles: la inclinación al bien y la mala inclinación.

A veces una de ellas le llega a la persona y a veces le llega la otra, es por esto que uno siente que es arrojado de un extremo al otro en dos direcciones. Pero así se forma una relación tanto con esa fuerza como con la otra fuerza, y en última instancia con el poder superior, con el Creador.
(131546)
De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 4/02/14, Escritos de Baal HaSulam

Derrocando al tonto viejo Rey

Dr.Michael LaitmanPregunta: ¿Qué hay de malo en nuestras acciones de otorgamiento que se convierten en acciones para nosotros mismos?

Respuesta: No hay nada malo por parte de la persona, sino sólo en la parte del Creador. El Creador ordena para nosotros el estado en el que aparentemente podemos otorgar: Llevamos a cabo acciones y pensamos que otorgamos, pero luego descubrimos que se trataba de una acción egoísta con el fin de recibir.

Yo quería otorgar con todo mi corazón y al mismo tiempo no entendía que actuaba de manera egoísta, a fin de recibir, ¿por qué mi demanda no se considera de acuerdo a mis intenciones? Esto se hace a propósito para que la persona crezca. Tengo que demostrar que mi ego sigue creciendo.

Si veo que hice algo para mí, esto quiere decir que ya he ascendido a un nivel superior y que desde allí veo mi acción anterior y determino que tenía la finalidad de recibir. La determinación de este hecho ya es una señal de progreso.

El Creador sigue elevando al Faraón en mí y me da el poder para lidiar con él. Es una especie de juego que termina cuando yo tomo la decisión correcta y estoy listo para el cambio en cuanto a que en vez de que Faraón me llene a mí, el Creador debe llenarme totalmente, sin dejarme forma de volver a mi antiguo yo.

Esto significa que yo atravieso 49 puertas de la impureza, descubro que estoy totalmente sumergido en mi ego, y quiero que su control sea sustituido por el control del Creador. Nosotros estamos esclavizados; somos solo un deseo de recibir que sabe únicamente una cosa: que lo están haciendo funcionar.

Esto es lo que tenemos que entender. Hoy en día, la humanidad debe entender a través del sufrimiento que estamos bajo el dominio de la naturaleza y no por encima de la naturaleza; es decir, que somos operados por ella. Sólo podemos elegir bajo qué dominio queremos estar. En primer lugar, amamos nuestro deseo de recibir y queremos estar en él. Lo hacemos todo para él y no lo diferenciamos. Es la cosa más preciada para nosotros.

El problema es que yo no lo diferencio de mí. Trato de separarlo y de verme a mí mismo desde un costado, como si fuera operado por una fuerza ajena; yo subo las escaleras de la comprensión de la impureza y paso por las 49 puertas de impureza. Eso es lo más importante.

La Luz de AB -SAG que viene de lo Alto realiza la diferenciación al mostrarme que yo no soy un deseo de recibir. A pesar de que este deseo está en mí y controla mi mente y corazón, yo quiero aislarme de él, a separarme de él. Por lo tanto, aclaro que atravieso las 49 puertas de impureza hasta que sienta la necesidad de sustituir un dominio por el otro.

Quiero ser gobernado, pero no por el dominio egoísta que me dio el Creador desde el nacimiento, por el “tonto viejo rey”. Si quiero ser gobernado por el Creador, yo tengo que atraerlo a Él hacia mí por la fuerza, traerlo hacia mí para que Él me domine. Entonces espero otra lucha con respecto a la adquisición de los atributos de recepción con el fin de otorgar.
(131529)
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/1/14, Escritos de Rabash

El escudo psicológico del ego

Dr.Michael LaitmanPregunta: ¿Por qué constantemente recibimos golpes después trabajar bien y llevar a cabo su consejo? ¿No terminará nunca este proceso?

Respuesta: La queja de ustedes es idéntica a la denuncia de los judíos en Egipto que culpan a Moisés: “¡Tan pronto como usted fue a Faraón, él comenzó a golpearnos! ¡No vaya nunca más a él; no endurezca su corazón; deje que los perros duerman!”

Este es el proceso, el endurecimiento de la nuestra inclinación al mal, como está escrito: “La persona siempre debe provocar la inclinación al bien más que la inclinación al mal”.

Pregunta: ¿Cuándo llegará esto a su final? ¿Hacia dónde nos dirigimos?

Respuesta: Yo no entiendo el porqué de esa pregunta. Nos dirigimos hacia el estado en el que no preguntaremos por los resultados de nuestras acciones, porque queremos alcanzar el otorgamiento. Después de superar esta barrera psicológica, el mundo espiritual se abre ante ustedes.

Dejarán de preguntar por su futuro, simplemente otorgarán como lo hicieran en el vacío. Este será su placer. Esta inclinación abrirá para ustedes un nuevo espacio, una nueva dimensión. No pueden percibir el mundo espiritual con sus vasijas egoístas de “cuándo, dónde y cómo”. Este está aquí, pero puede revelarse sólo con una inclinación opuesta. Ustedes no tienen las vasijas adecuados para ello.

Pregunta: Entonces, ¿cuándo desconectará la Luz finalmente mi ego?

Respuesta: Cuando el trabajo se convierta en la recompensa para ustedes. Aquí hay una barrera psicológica que no les permite ascender por encima de esta demanda y ver, saber, adquirir, llenarse, y realizar acciones sin esperar a cambio ninguna respuesta, sino hacerlo únicamente con el fin de otorgar. Sólo esta inclinación abrirá para ustedes la entrada al mundo espiritual. Pero no traten de realizar acciones de otorgamiento para abrirla.

Yo creo que la difusión exitosa puede ser útil. Nosotros no tenemos ningún poder ni lo tendremos en el futuro. Necesitamos otro cinturón muy grande, ancho y fuerte de personas a nuestro alrededor que nos apoyen.
(131526)
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/01/14, Escritos de Rabash

Las letras negras que describen la Luz

Dr.Michael LaitmanEn la espiritualidad no hay letras, no hay símbolos a través de los cuales pueda uno comprenderla. La espiritualidad se comprende sólo con las vasijas que construimos gradualmente dentro de nosotros. Baal HaSulam escribe en la carta 14: “Toda la multiplicación en la espiritualidad está basada en las letras que son succionadas de la materialidad de este mundo…”, es decir de los estados a través de los cuales pasa la persona, como está escrito: (Isaías 45:7) ‘…y crea la oscuridad”.

No estamos listos para captar la Luz, nosotros la percibimos de acuerdo a su ausencia, de acuerdo a las letras negras sobre el fondo blanco. De esta forma alcanzamos la consciencia de la Luz a partir de la oscuridad, de los problemas, de la ausencia de Luz.

La persona no tiene las vasijas para descubrir al Creador, para descubrir la característica de otorgamiento. Ella no la conoce, no la entiende, ni la siente. Esta se encuentra más allá de ella. Explicarnos el otorgamiento es como enseñarle a un perro a ser una persona: explicarle cómo comprender, sentir, y tomar decisiones como una persona. Esto es simplemente imposible.

Cada uno de nosotros nace en el nivel de una bestia, como se nos dice: (Job 11:12), “… de un asno salvaje nacerá el hombre”. Y sólo la Luz que convocamos construye en nosotros el nivel de Adam (hombre). Así que necesitamos todo tipo de “letras” que se construyen en nosotros desde la oscuridad. Algún tipo de iluminación, una especie de pequeña revelación nos alcanza y de repente se revelan todo tipo de deficiencias y problemas. Así que en este contraste de uno opuesto al otro, aprendemos acerca de los diversos estados hasta que todos ellos estén conectados en sensaciones y discernimientos espirituales.
(131544)
 De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 4/2/14, Escritos de Baal HaSulam

Aparentemente soy un esclavo de Faraón

Dr.Michael LaitmanPregunta: ¿Qué significa pedir estar por encima de Faraón?

Respuesta: Ser esclavo de Faraón significa aclarar con certeza, con mi mente y corazón, que no estoy listo para hacer nada excepto lo que el ego, el deseo por placer, me dicta hacer ahora. Es así como descubro a Faraón, el poder que me controla ahora mismo.

Sin embargo, ¿Cómo puedo saber que este es Faraón? Es bajo la condición de que el Creador me invita a ir con Él, cuando dice: “Ven a Faraón”.

Esto significa que se revela el segundo poder, el Creador, el poder de otorgamiento en contraste con el poder de recepción. Entonces puedo aclarar en relación a cada una de las fuerzas y decidir cuándo estoy bajo el control del Creador y cuándo bajo el control de Faraón. Finalmente, “los hijos de Israel suspiraron por el trabajo”, nosotros no estamos dispuestos a permanecer en la esclavitud de Faraón ni por un momento más.

El 99% del tiempo de toda mi vida, estoy bajo el control de Faraón y no estoy listo para liberarme de este control. Mientras más avanzo, este porcentaje crece hasta el 100%. Primero no pensaba que yo perteneciera al Faraón al 100%; pensaba que caía raramente en el ego, como todas las personas.

Luego me sentí en el exilio egipcio y no sentí esto al principio. En los primeros siete años de abundancia, también estaba bajo el control de Faraón y cumplía todas sus órdenes, pero estaba de acuerdo con ellas y por lo tanto todo era maravilloso. Yo mismo no me sentía en Egipto, en esclavitud. Tenía conocimiento, control (José controlaba todo Egipto), y fui llenado con abundancia.

Sin embargo, después se hizo claro que todo esto no era bueno. En realidad no cambió nada, excepto mi apreciación. Lo que me parecía algo bueno, espiritual, que causaba avance, ahora me parece totalmente lo contrario. Veo que todo eso era egoísta, no era espiritual sino absolutamente materialista, y que no hay avance en eso, más bien su opuesto. Por lo tanto a esto se le llama los “siete años de escasez”.

Ningún cambio tomo lugar excepto en nuestra percepción. Todo lo determina la actitud de la persona, pero por fuera no cambia nada.

Pregunta: ¿Si estoy completamente bajo el control de Faraón, cómo puedo construir dentro de mí una petición por la redención?

Respuesta: Cuando descubro que este es Faraón, entonces se crea la oportunidad para pedir. Si empiezo a entender que tengo algún negocio con Faraón, esto significa que en oposición a él ya existe la segunda fuerza, el poder del Creador. De lo contrario, no habría discernido que Faraón está frente a mí; más bien, habría vivido una vida buena, normal, avanzando en el estudio, en la diseminación, en el grupo.

¿Por qué de pronto esto es malo para mí? Es porque yo determino que esta vida es mala. ¿Qué me hace falta aparentemente? Ayer todavía estaba todo bien. Correcto, sólo que hoy ya no está todo bien debido a que tengo nuevas peticiones y no estoy de acuerdo con una vida como esta. Aquí empiezan los siete años de escasez.

Pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre mi petición de elevarme por encima de Faraón y el estado en el que me encuentro por debajo de él?

Respuesta: Uno de los criterios es: ¿Quién gana: el poder de la recepción o el poder del otorgamiento? ¿De dónde consigo la recompensa que merezco a cambio de mis esfuerzos? Nadie trabaja por nada, y yo también quiero un beneficio.

Mi beneficio puede ser en las vasijas de recepción o en las vasijas de otorgamiento: Ya sea que yo sienta que el beneficio me pertenece o que le pertenece a alguien más. Y este alguien podría estar cerca o lejos de mí, e incluso puede ser un odiado enemigo. Esto depende del grado de corrección de mis deseos de otorgamiento.
(131540)
De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 4/2/14, Escritos de Baal HaSulam

Recuerden que fueron esclavos en Egipto

Dr.Michael LaitmanRabash, Qué significa la bendición ‘que ese milagro me sucedió en este lugar’ en el Trabajo: Y al mismo tiempo dice, recuerda que fuiste un esclavo en Egipto. Esto significa que un esclavo es algo malo, y aun así la persona algunas veces quiere permanecer como un esclavo dado que el esclavo dijo, amo a mi dueño.

Sin embargo, el asunto del exilio, es de acuerdo a la medida de sufrimiento y dolor que uno siente en el exilio. Hasta ese punto, uno puede sentir alegría en esta redención. Los sufrimientos que uno siente son la vasija que puede recibir la Luz si él es liberado de los sufrimientos.

Los sufrimientos que uno siente deben ser sufrimiento por estar en el exilio, por su inhabilidad para llevar a cabo verdaderos actos de otorgamiento. Esto es llamado exilio y esclavitud.

Sin embargo, si la persona no sufre, ella podría ser un egipcio o incluso un ministro de Faraón. La esclavitud debe ser contra la voluntad de uno. Ella podría querer ser un esclavo hasta que llega a un estado en el que quiere escapar de la esclavitud con todas sus fuerzas y por todos los medios que tiene.

Debemos imaginar qué significan exilio y esclavitud, cómo, a través de ellos, yo acepto mi naturaleza como dominio extraño que está dentro de mí. Faraón entra en mí como una bacteria o una serpiente. Él me llena, y no me deja mover o incluso respirar libremente. Si hago algo, él engulle todos los frutos de mi trabajo, convirtiendo así todo para su beneficio.

Si no distingo entre él y yo, hago todo por su bien sin ninguna cuenta o reconocimiento. Pienso que quiero llenarme a mí y no a Faraón porque me identifico con él. Esto es llamado el nivel animado.

Si yo comienzo a trabajar conscientemente para Faraón, esto es ya un pecado real. Es una Klipá (cáscara). Si comienzo a odiarlo y a oponerme a su dominio, este es el trabajo en el exilio. Así es como llegan los siete años de hambruna, en los cuales veo que no puedo hacer nada, y todo resulta ser en beneficio de Faraón ¡Sin embargo, no lo quiero y no voy a aceptarlo! Así se enciende nuestra lucha hasta llegar a su final.
(131522) 
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/1/14, Escritos de Rabash

Dar mi ego en esclavitud

Dr.Michael LaitmanPregunta: Existen tipos de diseminación que requieren que todos nosotros estemos frente al público ¿Pero qué debe hacerse si no todos tienen la habilidad y el talento requerido para eso?

Respuesta: Sólo sé una cosa. Si yo quiero ejecutar una acción correctamente, necesito ponerme en las manos del grupo para que este decida y determine qué debo hacer. Podría ser que ellos digan, “Siéntate y no hagas nada porque lo echarás todo a perder”. Entonces esa será mi participación en la diseminación.

Yo puedo ser un conductor, un asistente, un conferencista. No importa qué haga. Pero es preferible que el grupo decida por mí y que yo no decida nada por mí mismo. Eso significa ser un esclavo. Estoy en el trabajo espiritual.

Entonces soy liberado de toda duda: Se me dijo y lo hago de la mejor y más completamente ingenua manera, sin involucrar mi mente en ello. Mi mente es sólo para entender qué quieren ellos que yo haga y llevarlo a cabo de la mejor manera sin entrar en mi “yo”, en mi iniciativa.

Entonces, debe haber un liderazgo que incluya expertos en diseminación que decidan y determinen qué hacer, que ellos mismos participen en todas esas actividades con el fin de ser un ejemplo para todos. Y cada uno necesita seguirlos. Y aquellos que no quieran, están haciendo un agujero en el bote general, y no los necesitamos para nada en el grupo.

La persona necesita entender que debe purificarse de todas esas formas del ego, de la preocupación de que no es algo placentero, de las dudas acerca de hacer esto o aquello. Si no pueden llevar a cabo lo que el grupo decide simplemente, entonces dejen el grupo. Después de todo, deben elevarse por encima de su bestia.

El grupo es más fuerte que ustedes, y si reciben su protección, entonces ejecuten y sean felices porque ahora tienen la oportunidad de hacerlo. Y si no, entonces de quedarán con su ego y no tendrán oportunidad de avanzar. En este caso, no hay necesidad de que molesten a los demás. Vayan a descansar, nos veremos en la próxima encarnación.
(130595)
De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 3/20/14, Escritos de Baal HaSulam