entradas en '' categoría

La mitad de las universidades de Estados Unidos desaparecerán

Dr. Michael LaitmanEn las noticias (de Bloomberg): “El Dowling College, que obtuvo una calificación reprobatoria por sus recursos financieros por parte de los certificadores el mes pasado, personifica la creciente situación de muchos pequeños colegios privados que dependen casi por completo de la matrícula para los ingresos. Han pasado cinco años desde que la recesión terminó y, aun así sus finanzas están empeorando. La inmensa deuda de los estudiantes, la competencia de los programas en línea y las pobres perspectivas de empleo para los graduados están reduciendo sus reservas de solicitantes”.

“El profesor Clayton Christensen del Harvard Business School ha pronosticado que casi la mitad de las más de 4.000 universidades y colegios en los EE.UU. puede quebrar en los próximos 15 años. La creciente aceptación del aprendizaje en línea significa una educación superior madura para la agitación tecnológica, ha dicho”.

Mi comentario: Las escuelas y universidades serán reemplazadas por un nuevo sistema educativo que traerá a la persona a una sociedad integral, cuya tarea principal será la de trabajar en la creación de una humanidad cada vez más unificada.
(133292)

Ustedes podrían, si tienen suerte

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Puede cruzar el Majsom un estudiante que llega a la convención?

Respuesta: Nosotros tenemos que creer que esto podría suceder en cualquier momento. Esto es llamado la venida del Mesías: la Luz vendrá y nos llevará de abajo hacia arriba. Pero yo no puedo prometerle a nadie que esto ocurrirá específicamente en esta convención.

Aunque todo es posible; estamos en nuestro mundo bajo el control total de la Luz superior; cualquier cosa puede suceder. Cuándo le llega su momento, depende de la raíz del alma de la persona.
(133079)
De la 3° parte de la Lección diaria de Cabalá del 4/18/14, Escritos de Rabash 

El mejor momento para escapar

Dr. Michael LaitmanRabash, “La necesidad por una acción abajo”: Por lo tanto, en el exilio en Egipto, cuando Faraón les otorgó sus placeres, ellos estaban esclavizados al Faraón y no podían abandonar el exilio. Pero cuando llevaron a cabo una acción, lo cual significa que despertaron para salir del exilio, dado que esta acción es considerada un asunto de libre elección, entonces el Creador rompió sus poderes desde Arriba, lo cual significa que Él tomó los placeres mediante los cuales él esclavizó al pueblo de Israel. Y cuando él no tuvo nada que dar, significa que el Creador rompió su poder y lo quemó en el río de DiNur (Luz), lo cual significa que Él removió todos sus poderes para influir.

Esto es en realidad lo que nos sucedió tras la convención del Zóhar. Durante la convención recibimos un pago y todo estaba bien. Muchas personas se reunieron y hubo un gran despertar y disfrutamos y sentimos placer en todas nuestras vasijas. Después Faraón dejó de pagarnos y nuestro ego sintió que estaba vacío.

Este es el mejor momento para escapar, pero en su lugar caímos y nos recostamos sin movernos. Una y otra vez el deseo de recibir nos da un poco de placer y después se lleva todo y nos marchitamos. Pero comenzamos a entender gradualmente que ya no podemos depender de este.

Todo es resultado de la influencia de la Luz Superior y no resultado de nuestra experiencia acumulada o del tiempo. El punto es que no es cuestión de tiempo, sino una iluminación de Arriba que opera sobre nosotros y nos lleva a un nuevo estado. La Luz brilla y cambia la vasija.

Si entendemos lo que estamos haciendo mientras permanecemos sin un pago de placer y acordamos dejar el estado para elevarnos por encima de este, estamos listos para bendecir el estado en el cual no obtenemos ningún beneficio, y no dependemos de Faraón, de nuestro ego. Así podemos abandonarlo, escapar un poco, y alejarnos de él.

Es en realidad cuando no obtienen ningún placer que deben comenzar a orar, a pedir, o a otorgar si pueden. El grupo debe impresionarlos en esos estados. Este es el mejor momento para hacer un esfuerzo.

No debemos escapar en un tiempo de descenso, como acostumbramos hacerlo. Un descenso es una oportunidad que se nos da mediante Faraón con el fin de escapar de él. Durante este tiempo él no nos sostiene por medio de su poder, ni nos soborna con placeres. Tenemos que prepararnos para esos estados, no sentarnos en casa y observar como nuestras vidas pasan, en su lugar debemos hacer esfuerzos y aplicarnos en ellos.

¿Dónde podemos encontrar el poder para hacer esto? Es en realidad durante la convención, cuando nos sentimos bien, que tenemos que disponernos para el tiempo en el que seguramente nos sentiremos mal y no habrá ningún pago. Esto es llamado un pacto, una garantía mutua.
(133064)
De la 3° parte de la Lección diaria de Cabalá del 4/18/14, Escritos de Rabash 

El primer contacto con las partes de mi alma

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Si voy a la convención y no conozco a nadie allí, me ayudará esto en el progreso espiritual?

Respuesta: Ustedes no tienen que conocer a nadie. ¿Qué reconocerán allí: las caras, las características físicas de la persona? Nada de eso importa. Lo importante para mí es que estas personas tienen un atractivo e inclinación hacia el desarrollo de sus almas, y es por eso que ellas vienen. Allí nos involucraremos en este desarrollo.

No creo que sea necesario estar familiarizados con estas personas. Incluso es mejor que no estén familiarizados con nadie para no prestarles atención a los cuerpos físicos. Nosotros tenemos que elevarnos por encima de los cuerpos y por sobre toda la materialidad, y concentrarnos sólo en los deseos por la espiritualidad.
(133081)
De la 3° parte de la Lección diaria de Cabalá del 4/18/14, Escritos de Rabash 

Un encuentro que puede cambiar la vida

Dr. Micahel LaitmanPreguntas sobre la Convención en París “Uno para todos y todos para uno”:

Pregunta: ¿Puede cambiar mi vida un encuentro con un cabalista?

Respuesta: Lo que puede cambiarles su vida es un encuentro con todo el grupo que se reunirá en la convención, y la conexión con él. Yo no quiero prometerles milagros. La Cabalá es una ciencia que le enseña al hombre cómo cambiarse a sí mismo para convertirse en una persona semejante al Creador.

Esta es una tarea muy seria y complicada. Si quieren participar en ella, vengan a la convención, si no, no hay coerción en la espiritualidad.
(133083)
De la 3° parte de la Lección diaria de Cabalá del 4/18/14, Escritos de Rabash 

El último dólar

Dr. Michael LaitmanPregunta: El éxodo de Egipto parece un gran milagro, ¿cómo capacitarnos para salir de Egipto?

Respuesta: Hay muchas condiciones para lo que llamamos un milagro. Primero no puedo predecirlo, sólo puedo prepararme para ello, pero no sé cuándo estaré completamente preparado. Esto puede suceder en cualquier momento.

Segundo, yo opero un mecanismo que está por encima de la naturaleza, dado que trasciendo mi naturaleza actual, este nivel corporal, hacia el nivel espiritual, lo cual es llamado nacimiento en el mundo superior.

De pronto atraigo hacia mi deseo egoísta la Luz que me influye y me proporciona el atributo de otorgamiento. Esos eventos no parecen surgir de una relación de causa y efecto: el estado próximo no surge directamente del estado previo.

En determinado momento estoy en el nivel animado y de pronto me elevo al nivel humano, y la Luz de Ruaj, con la cual no tenía conexión antes, entra dentro de mí. También así es como surge el nivel del vegetativo del inanimado, la naturaleza animada surge de la vegetativa, y ahora el nivel humano surge del nivel animado.

Cada vez se añade una esencia más elevada de Arriba y ésta penetra la materia a pesar de la falta de alguna preparación para ello en la materia misma. No importa cuánto trato yo de invertir mi deseo egoísta de disfrutar, no me las arreglaré para convertirlo en un deseo de otorgar.

Puedo incrementar mi estado de Lo Lishmá (no por su bien) a una dimensión enorme, pero dentro siempre habrá un cierto grado de intención para mí mismo. Puedo llegar a la fe por encima de la razón  que cubrirá los 999 dólares faltantes en el sobre que mi amigo me da como pago de una deuda de 1000 dólares y en lugar del dólar que está dentro en realidad, veré los 1000 dólares completos.

Pero aun así, este dólar permanece y me ata a mi deseo de disfrutar. Yo no puedo romper esta conexión. Y de pronto se vierte la Luz desde Arriba, rompe esta conexión, y entonces me proporciona su naturaleza. Este es un milagro que está por encima de la naturaleza común.

La Luz que brilla durante el éxodo de Egipto es la Luz del nacimiento espiritual, GAR de Jojma, aun cuando se percibe como la más grande oscuridad. Esta acción la llevan a cabo desde Arriba. En el proceso del nacimiento corporal no es tan obvio: Hay un bebé dentro de una madre y este sale, pero debemos entender que el nacimiento es la transición de una naturaleza a otra.
(133097)
De la 3° parte de la Lección diaria de Cabalá del 4/13/14, El Zóhar 

El hambre espiritual

Dr. Michael LaitmanPregunta: Todo este proceso que atraviesa la persona desde el momento en que el Creador despierta el punto en el corazón en ella y la lleva a un grupo, es como un milagro, un golpe de suerte. ¿Cómo puede la persona participar conscientemente en este proceso?

Respuesta: La suerte es necesaria todo el tiempo; está sucediendo un milagro todo el tiempo. Todos estos son milagros. La persona debe anhelar que estos milagros le sucedan a ella, que el Creador la ayude en todos y cada uno de los estados.

La carencia, el anhelo y el deseo de ayuda desde Arriba debe estar en nosotros todo el tiempo, como un hambre persistente, como un vacío interno. Ese debe ser nuestro deseo por el Creador en cada momento.
(132920)
De la 3° parte de la Lección diaria de Cabalá del 4/16/14, Escritos de Rabash

Las 125 muecas maliciosas de Faraón

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo siente la persona los golpes de Faraón?

Respuesta: Faraón tiene todos los medios posibles para golpearnos. Toda la inclinación al mal que se reveló en el momento del pecado del árbol del conocimiento es Faraón.

Si la Luz no hubiera entrado en el deseo de recibir durante la ruptura, no habría habido una inclinación al mal sino simplemente un deseo así como el de la naturaleza inanimada, vegetativa y animada. La inclinación al mal se reveló después de la ruptura cuando la Luz tocó el deseo y como resultado toda la fuerza espiritual entró en el deseo de recibir.

Anteriormente, el deseo estaba simplemente en el nivel del animado y ahora de pronto, este salta al nivel humano, el cual es similar a la Luz. Faraón es opuesto al Creador en el deseo de recibir con el fin de recibir. Faraón está construido por la Luz que entró en el deseo durante la ruptura.

Ahora, entonces despertaremos, Faraón corta capa tras capa de los 125 niveles y cada vez nos muestra las formas que son opuestas al Creador. Entonces necesitamos del Creador, la Luz que Reforma.

Faraón presenta una forma que es opuesta al Creador. Con el fin de transformarla de anti-Creador a Creador, nosotros tenemos que pedir ayuda, y este es nuestro trabajo. Es por esto que la experiencia del exilio y el trabajo para Faraón son tan importantes para nosotros.

Lo primero que Jacob hace cuando baja a Egipto es bendecir a Faraón. Necesitamos a Faraón porque sin él no seremos capaces de descubrir nuestras formas rotas.

Pregunta: Entonces, ¿Por qué debemos anhelar al Creador y no a Faraón?

Respuesta: Según la medida en que anhelemos al Creador, es decir a través del grupo, a través del apoyo mutuo y de la garantía mutua, nosotros preparamos el terreno para nuestra corrección, y en esa medida Faraón nos presenta una parte corrupta cada vez para que podamos corregirla. No necesitamos anhelar a Faraón. En el momento en que organizamos todo el apoyo: el grupo, el guía y al Creador, la forma corrupta de Faraón se revela inmediatamente.
(132922)
De la 3° parte de la Lección diaria de Cabalá del 4/16/14, Escritos de Rabash 

En la naturaleza y en la ciudad

Dr. Michael LaitmanPregunta: Mi hijo es influenciado por el entorno: los compañeros, lo que hay afuera, los amigos, Facebook y otras cosas más influencian a mi hijo. Y no tengo forma de protegerlo de la influencia negativa de estos entornos.

Sólo queda una forma: organizar un grupo de referencia. Este es un grupo de niños cuya opinión es importante para mi hijo, y ellos pueden regresarlo al camino. ¿Cuántas personas debería haber en este grupo?

Respuesta: Preferiblemente de 10 a 15 niños, de lo contrario el grupo no se siente. Un grupo es lo que me rodea, y el entorno es algo más grande que esa cualidad que yo puedo contar con mis dedos. Es decir, es algo más poderoso.

Usualmente nos encontramos en un grupo de diez personas, y en un grupo de cinco nos sentimos más cómodos, es placentero no sólo conversar con los demás, sino también sentarse simplemente en silencio. Pero tal grupo es bueno cuando existe cierta atmósfera íntima cerrada, por ejemplo en un bar alrededor de una mesa separada o en un gran colectivo que está dividido en muchos grupos.

Si sacamos a los niños a la naturaleza, es mejor en un grupo grande para que se sienta una atmósfera que los circunda. De lo contrario, el niño se sentirá solo, porque ha estado acostumbrado a estar encerrado en una gran ciudad, y no ocurre lo mismo en la naturaleza.

Por lo tanto, para llenar algunas imperfecciones, la falta de sensación de seguridad que ellos tienen en una ciudad (personas, hogares, adultos, policía, etc.), debería haber una compañía con más gente.

Un niño moderno está  bastante alejado de la naturaleza y para que él se sienta cómodo por fuera de la ciudad, necesita un entorno que arregle algún tipo de vida: una hoguera, comida, música, alguien pescando, alguien recogiendo madera, etc.

Además de esto, ya que la masa del colectivo es mayor (hasta cierto límite), más fuerte, interna, psicológica e inconscientemente se influyen los unos a los otros. Por lo tanto es preferible que no menos de diez a veinte personas salgan de excursión a las afueras de la ciudad.

Un grupo que trabaja exitosamente por dentro puede incluir a cientos de personas. Por ejemplo, cuando nuestro grupo central sale a la naturaleza, entonces muchos cientos de personas se juntan, incluyendo adultos y niños. Junto con esto, no se sienten ninguna presión externa, por el contrario, se siente una clara cooperación mutua y la sensación de seguridad, precisamente gracias al número de personas.
(132359)
Del Kab.TV “Conversaciones con Michael Laitman” del 12/12/13