El trabajo sin intención también es trabajo

thumbs_laitman_249-03No está bien pensar que no hay ningún beneficio de nuestro estudio y diseminación si aún no tenemos la intención correcta. Esas acciones también nos hacen avanzar. La acción de la persona no puede estar completa sin la intención. Ella debe ver la meta deseada ante sí; esto le da combustible sin el cual no podría avanzar.

Si actuamos con el fin de recibir, entonces tenemos combustible para esto, pero en aras del otorgamiento, ni siquiera podemos movernos. Entonces en la primera etapa llevamos a cabo acciones en Lo Lishmá con la misma intención egoísta que tenemos, y esas acciones son útiles y nos ayudan a avanzar. Mientras tanto, estamos conectados con nuestro ego por medio de una conexión inseparable; la Luz superior no hace ninguna separación entre nosotros.

Dado que estamos en un estado roto, a través de nuestras acciones aún podemos atraer y convocar desde encima del Parsá, desde el mundo de Atzilut, la Luz que Reforma que nos llega a través del centro del grupo, influyéndonos y haciéndonos avanzar. En un trabajo como este le parece a la persona que no avanza y que no lleva a cabo las acciones correctas. Pero a pesar de que ella ve que todos los frutos de su trabajo se los lleva Faraón, así tiene que ser, porque el avance hacia la redención en Egipto es servicio bajo el dominio del Faraón.

Nuestro ego nos domina y se lleva toda nuestra energía. Y algunas veces nos da energía, pero después de eso, toma todos los resultados de nuestro esfuerzo. Pero no hay nada qué hacer si estamos en su servidumbre; este es el exilio Egipcio.

Yo no debo pensar que las acciones hechas bajo el control del ego son inútiles y no traen nada. La persona debe superar (Itgabrut) esto, como un hombre de verdad (Guever), con el fin de avanzar a pesar de todo.

Los hijos de Israel tenían que entrar a Egipto con el fin de sacar los Kelim, deseos de recibir, de esta  servidumbre. Si no hay deseo, incluso si es destructivo, no hay nada qué corregir y no hay dónde descubrir el poder superior porque la Luz se corresponde con el Kli.

Entonces es necesario respetar el trabajo en Lo Lishmá, el cual nos entregan ahora en el periodo del exilio Egipcio, y ver que adquirimos Kelim precisamente a través de este. Necesitamos observar todo esto de una manera equilibrada y, por una parte, respetar a Faraón. Como se nos dice, cuando Jacob entró a Egipto, bendijo a Faraón, porque específicamente con la ayuda de Faraón nos elevamos del nivel de Jacob al nivel de Israel a través de la Aviut adicional del deseo que añadió Egipto. Entonces no piensen que es inútil trabajar sin intención, es decir sin una verdadera intención de otorgar. 

(132826 – De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 4/16/14, Escritos de Rabash)

Material relacionado: 

El Creador en el centro del grupo
El centro del grupo es un lugar para resolver todos los problemas
Un salto hacia la espiritualidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta