En el camino hacia las relaciones ideales

Dr. Michael LaitmanPregunta: En la sabiduría de conexión existe un ejercicio llamado “El marido ideal”. ¿Vale la pena cambiar esto por un juego en el que cada miembro de la familia se describa para sí mismo a los otros como si fueran ideales?

Respuesta: Por supuesto; esto es muy interesante. Pero al mismo tiempo, siempre hay que dejar una especie de delta (cambio creciente) mientras estemos lejos de ser el ideal; más bien, sólo concordamos con respecto a una relación ideal entre nosotros; queremos llegar a ella, de tal forma que nos sentimos un poco atraídos hacia ella.

Este estándar es, de hecho, inalcanzable, porque todos somos humanos y cada uno tiene su propio ego. Pero tenemos que anhelar a elevarnos por encima de nosotros mismos tanto como sea posible, a conectarnos entre sí, a valorar este estado y a considerarlo como el ideal.

Tal estado debe convertirse en un estándar  general familiar compartido. Si jugamos con esto correctamente con los niños, ellos serán mucho más felices que nosotros porque nosotros llegamos a esto en la segunda mitad de nuestras vidas.

Pregunta: Hay otro juego similar llamado, la “alegría de la concesión”. De hecho, es difícil para nosotros concedernos algo unos a otros pero esto es fácil en la forma de un juego. Supongamos que una hija dice, “Regresaré de la fiesta a las 11 en punto”. El padre dice: “A las 10”. “Bueno papá, juguemos alegría de Concesión. ¡Perdiste! A las 11”. Y, él se lo concede. ¿Es útil un juego como este?

Respuesta: Sólo si es mutuo y, hasta cierto grado de razonabilidad. En primer lugar, el niño no tiene que manipular con él. En segundo lugar, debe entenderse que con esto se está entrando en confianza de los demás, está invitándolos a confiar en él, debe tomar en cuenta todo esto.

En otras palabras, los padres le dan su confianza, pero junto con esto, consecuentemente debe llevar a cabo lo que se requiere de él. Supongamos que dejan que su hija vuelva a casa a las once de la noche, pero esto es a condición de que alguien la acompañe o vaya a recogerla. Ellos deben exigir que ella sea responsable de lo que hace.

(131496)
Del Kab.TV “Conversaciones con Michael Laitman” de 12/11/13

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: