En la naturaleza y en la ciudad

Dr. Michael LaitmanPregunta: Mi hijo es influenciado por el entorno: los compañeros, lo que hay afuera, los amigos, Facebook y otras cosas más influencian a mi hijo. Y no tengo forma de protegerlo de la influencia negativa de estos entornos.

Sólo queda una forma: organizar un grupo de referencia. Este es un grupo de niños cuya opinión es importante para mi hijo, y ellos pueden regresarlo al camino. ¿Cuántas personas debería haber en este grupo?

Respuesta: Preferiblemente de 10 a 15 niños, de lo contrario el grupo no se siente. Un grupo es lo que me rodea, y el entorno es algo más grande que esa cualidad que yo puedo contar con mis dedos. Es decir, es algo más poderoso.

Usualmente nos encontramos en un grupo de diez personas, y en un grupo de cinco nos sentimos más cómodos, es placentero no sólo conversar con los demás, sino también sentarse simplemente en silencio. Pero tal grupo es bueno cuando existe cierta atmósfera íntima cerrada, por ejemplo en un bar alrededor de una mesa separada o en un gran colectivo que está dividido en muchos grupos.

Si sacamos a los niños a la naturaleza, es mejor en un grupo grande para que se sienta una atmósfera que los circunda. De lo contrario, el niño se sentirá solo, porque ha estado acostumbrado a estar encerrado en una gran ciudad, y no ocurre lo mismo en la naturaleza.

Por lo tanto, para llenar algunas imperfecciones, la falta de sensación de seguridad que ellos tienen en una ciudad (personas, hogares, adultos, policía, etc.), debería haber una compañía con más gente.

Un niño moderno está  bastante alejado de la naturaleza y para que él se sienta cómodo por fuera de la ciudad, necesita un entorno que arregle algún tipo de vida: una hoguera, comida, música, alguien pescando, alguien recogiendo madera, etc.

Además de esto, ya que la masa del colectivo es mayor (hasta cierto límite), más fuerte, interna, psicológica e inconscientemente se influyen los unos a los otros. Por lo tanto es preferible que no menos de diez a veinte personas salgan de excursión a las afueras de la ciudad.

Un grupo que trabaja exitosamente por dentro puede incluir a cientos de personas. Por ejemplo, cuando nuestro grupo central sale a la naturaleza, entonces muchos cientos de personas se juntan, incluyendo adultos y niños. Junto con esto, no se sienten ninguna presión externa, por el contrario, se siente una clara cooperación mutua y la sensación de seguridad, precisamente gracias al número de personas.
(132359)
Del Kab.TV “Conversaciones con Michael Laitman” del 12/12/13 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta