“La felicidad: lecciones de una nueva ciencia”

Dr.laitmanOpinión (Richard Layard, profesor emérito Lord Layard, economista laboral británico, trabaja actualmente como director de programas del Centro para el Desempeño Económico de London School of Economics): “Hay una paradoja en el centro de nuestras vidas. La mayoría de la gente quiere más ingresos y se esfuerza por ello. Sin embargo, mientras las sociedades occidentales se han hecho más ricas, su gente se ha vuelto infeliz”. Layard es uno de muchos que proponen esta paradoja. A menudo se la conoce como la “paradoja de Easterlin”, llamada así por el economista Richard Easterlin, quien demostró exactamente esto para los ciudadanos de los países desarrollados con el suficiente bienestar como para proporcionarles al menos lo indispensable para suplir las necesidades básicas de cada persona. …”

“No sólo comparamos nuestros ingresos con los de los demás, sino que además establecemos una norma para nuestros ingresos con base en aquello a lo cual nosotros mismos nos hemos acostumbrado. Cuanto más dinero ganamos, más dinero que pensamos que necesitamos. Este fenómeno es llamado “habituación” o “adaptación”. Puede ser comparado con la construcción de una tolerancia al alcohol o a las drogas. Layard llama a esto “La banda sin fin hedónica: Para mantener el mismo nivel de felicidad, tenemos que seguir corriendo”.

“Richard Layard (2005) argumentó que hay siete factores fundamentales para la felicidad. Además, utilizó investigaciones tales como la de la Encuesta Social General de los EE.UU. para establecer (al menos para los EE.UU.) cinco en una especie de orden de importancia. Los otros dos factores fueron considerados como centrales, pero no pudieron ser clasificados por falta de datos de la encuesta”.

“Relaciones familiares. En casi todos los estudios, las relaciones familiares y la vida privada cercana son ‘más importante que cualquier otro factor que afecte nuestra felicidad”.

“Situación financiera. Como ya hemos visto nuestra situación financiera individual es importante, especialmente cuando estamos sobre los márgenes de la pobreza, pero más allá de eso, es segunda por un escaso margen en cuanto a la calidad de las relaciones familiares estrechas como fuente importante de felicidad a un plazo bastante largo”.

“Trabajo. Existe considerable evidencia de que necesitamos sentir que estamos contribuyendo a la sociedad en general. Comenta Layard, “el trabajo no sólo ofrece ingresos sino también un significado adicional a la vida”. Y continúa: “Es por eso que el desempleo es un desastre así: Reduce los ingresos, pero además reduce directamente la felicidad al destruir la autoestima y las relaciones sociales creadas por medio del trabajo”.

“Comunidad y amigos. Como ya hemos visto escritores como Lane han puesto un fuerte énfasis en el compañerismo. Sin embargo, también está claro que la calidad de las comunidades en las que participamos tiene una fuerte influencia sobre la forma en que nos sentimos. Si no vivimos y funcionamos en las comunidades y grupos en los que hay un sentido de confianza y pertenencia, entonces hay una serie de evidencias que muestran el impacto sobre nuestra capacidad de ser felices. …”

“Salud. En los estudios, las personas con frecuencia citan la salud como un importante contribuyente a la felicidad. …”

“La libertad personal. La felicidad depende también de la calidad de los sistemas políticos, económicos, legales y sociales en las que operamos. Existe cierta evidencia de que las personas que viven en sociedades estables y pacíficas en las que ellas tienen voz y una capacidad para seguir sus intereses (los cuales no perjudican a los demás), y en las que las instituciones rinden cuentas, serán más felices”.

“Los valores personales. La felicidad de las personas depende de sus “yo interiores” y de sus filosofías de vida. Las personas son más felices si son capaces de apreciar lo que tienen, lo que sea, y si no siempre se comparan a sí mismas con los demás, y si aprenden de sus propios estados de ánimo”. (Fuente: INFeD)

“La sociedad moderna necesita desesperadamente un concepto del bien común en torno al cual unir los esfuerzos de sus miembros. Este es el concepto correcto. Nosotros queremos aumentar la felicidad general y nos comprometemos a ello”.

Mi comentario: Por supuesto, este es un objetivo maravilloso. Pero en primer lugar, es necesario darse cuenta de que la felicidad sólo es posible más allá de nuestro egoísmo, no dentro de él ni al suprimirlo. Es por eso que necesitamos un método para salir del egoísmo, el método de la Cabalá, o más bien, la Luz, la fuerza de otorgamiento y amor, que se manifiesta cuando se implementa este método.
(131231)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta