Curando el punto desconexión

Dr. Michael LaitmanLa Biblia, “Salmos” 139: “Para el conductor. De David, una canción”. Oh Señor, Tú me has examinado, y lo sabes. Tú sabes que me siento y me levanto; Tú entiendes cómo alcanzarme desde lejos. Rodeas mi salida y mi reposo, y estás acostumbrado a todos mis caminos. Porque aún no hay palabra en mi lengua; y he aquí, oh Señor que Tú ya las conoces todas. Por delante y por detrás me rodeas, y pones Tu presión sobre mí.

Un salmo es una expresión de un acuerdo permanente de la persona en cualquier momento, en cualquier estado, para seguir el principio de No existe nadie más aparte de Él. Esto significa reconocer el hecho de que Él es el único que lo maneja todo y que no hay nada en la persona excepto un punto de desconexión con el Creador. Todo lo demás proviene de la fuerza superior, del Creador.

Sin embargo, la persona ve la realidad a través de esta desconexión, a través de este punto de ruptura. Todo el trabajo de la persona es tratar tan arduamente como pueda de identificar de forma constante que no existe nadie más aparte de Él cada vez que vea el mundo a través de este punto de ruptura. A pesar de no parecerle así, ella trata constantemente de reconectar a Maljut y Zeir Anpin, es decir de descubrir que el Creador es el que lo maneja todo.

De esta forma, el punto de ruptura se corrige gradualmente una vez tras otra, hasta llegar a un punto que esté totalmente curado, lo cual significa que deja de existir, y que la persona alcanza la completa adhesión con el Creador.

Este salmo nos habla de nuestro trabajo, que es tratar constantemente de llegar a las causas reales a través los ocultamientos. Esto significa descubrir qué sucede con nosotros, en nosotros y alrededor de nosotros, y que todo proviene del Creador, quien estabiliza constantemente el estado en nosotros llamado nuestro mundo, nuestra vida. (134936) De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 5/14/14

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: