El antisemitismo como un fenómeno natural

Este artículo está escrito por mi estudiante, Michael Brunstein.

El antisemitismo como un fenómeno natural

“En el 2013 se registraron 554 casos de delitos contra los judíos”.

“La mayoría de los incidentes antisemitas se llevaron a cabo en Francia, Gran Bretaña ocupa el segundo lugar, el tercer lugar pertenece a Canadá, y los EE.UU. está en cuarto lugar. Un mínimo de 15 políticos y líderes públicos reconocidos en varios países se vieron obligados a abandonar sus posiciones debido a sus declaraciones antisemitas”. (Reportado por The Kantor Institute)
Eventos increíbles siguen ocurriendo en todo el mundo. En particular, estamos profundamente conmocionados por el reciente y severo conflicto entre Ucrania y Rusia. Hace poco tiempo, esta situación habría parecido mucho menos factible que la invasión de la Tierra por los extraterrestres. No obstante, está ocurriendo de hecho en estos momentos.

Los medios masivos de comunicación del mundo, comentan constantemente en esta situación. La principal preguntas que están discutiendo es: ¿Cuál es la razón del odio mutuo entre los dos pueblos hermanos? La confrontación entre los dos países detonó términos totalmente nuevos tales como “hombres verdes…” Sin embargo, nadie ha mencionado que las raíces de esta animosidad estén ocultas en lo sobrenatural.

Al mismo tiempo, el mundo está abrumado por otra ronda de hostilidad. Esto causa menos resonancia social, pero durante cuarenta siglos, no se le ha encontrado una explicación clara al fenómeno.

“El destino histórico del pueblo judío es un misterio. El solo hecho de la supervivencia de esta nación es completamente inexplicable desde un punto de vista racional. Las explicaciones históricas comunes demuestran que esta nación debería haber dejado de existir hace mucho tiempo. Ninguna otra nación en el mundo podría haber sufrido ese destino”. (N.A. Berdyaev, filósofo religioso y político ruso)

¿Por qué son odiados los judíos?

¿Por quienes, por qué, y de qué manera son tan odiados los judíos? Este es un tema sin esperanza e improductivo. Todo el mundo está cansado de esta discusión. Las respuestas a estas preguntas no resuelven el problema, ya que no abordan la principal pregunta: ¿Cuál es la razón de la animosidad del mundo hacia los judíos?
“Es bien sabido que el Holocausto y el antisemitismo sucedieron porque Hitler llegó al poder. De hecho, es al revés: Hitler llegó al poder porque no había antisemitismo. Él utilizó el antisemitismo para que la gente lo amara”. (Binyamín Netanyahu, político y Primer Ministro de Israel)

Es hora de reconocer que el hecho de que los judíos sigan vivos, nos habla de algunos fenómenos que no son aleatorios o naturales como la gravedad o el viento. Nuestra actitud hacia los judíos puede ser diferente, pero el hecho de que haya una actitud “especial” hacia ellos, demuestra que los judíos son un fenómeno único en su especie.
Abordemos una pregunta: ¿cuál es el distintivo principal de los judíos? ¿Es sólo el hecho de tener entre ellos a numerosos premios Nobel, músicos y banqueros? Sí, los judíos son conocidos por sus logros en estos campos. Es difícil discutir con respecto a esto. Sin embargo, hay banqueros, laureados, e incluso grandes jugadores de ajedrez que vienen de otros orígenes étnicos. Por lo tanto, el secreto principal debe estar oculto en algún otro lugar.

El secreto judío

Sorprendentemente su “terrible” secreto no tiene que ser revelado, puesto que ya está abierto para todos sin excepción, tanto para los judíos como para los no judíos.
Este secreto puede compartirse con todos sin provocar consecuencias negativas. Con el fin de revelar este secreto, no hay necesidad de ir muy lejos o pagar un alto precio por él, u obtener el permiso de alguien. Supuestamente todos deben saber de qué se trata este secreto, sin embargo nadie lo entiende. No tiene peso, pero es difícil de sobrellevar. Es muy atractivo, pero no hay nadie dispuesto a mirarlo. Es la cosa más valiosa del mundo, pero nadie quiere hacerlo incluso de forma gratuita. Está justo frente a nosotros, pero no lo creemos. No podemos darlo como un regalo, ni puede aceptarse como un regalo.

Y, por último, lo más sorprendente:

Los judíos no han utilizado este secreto desde hace mucho tiempo, pero siguen pagando por ello. Los pagos no son directos o uniformes, pero se hacen sobre una base regular.

¿Qué tipo de secreto es este? ¿Ya lo han adivinado? Se trata de una idea que pueden repetirse en tan sólo cinco palabras: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

El precio del secreto es simple: se llama antisemitismo.

Las raíces del antisemitismo

El antisemitismo no es un accidente o un capricho. Surgió en el mismo momento en que aparecieron el pueblo judío y su padre Abraham.

La ley “ama a tu prójimo como a ti mismo”, que es el fundamento de la nación judía, dio origen a la ley “espejo” del antisemitismo.
“El antisemitismo es “una sombra” del pueblo judío. Yo soy un físico; sé que cualquier objeto establece una sombra. ‘La sombra’ que está vinculada a mi pueblo es el antisemitismo”. (Albert Einstein)

¿Cómo están conectados el principio ético de “ama a tu prójimo como a ti mismo” con el antisemitismo?

Exploremos esta pregunta desde una plataforma realista. Es muy dudoso que haya personas en el mundo (excepto los completos idealistas) que piensen que este principio ético es consistente con la naturaleza humana. Los recientes acontecimientos mundiales sirven como una brillante demostración de este hecho. Estos se despliegan mientras nosotros hablamos. En esencia, el mundo está atrapado en un callejón sin salida.

Aun así, imaginemos por un momento que alguien de alguna manera se las arregló para observar este principio. Entonces, ¿qué sucede? Las personas tendrán la esperanza de que toda su vida puede ser diferente. ¡Este es un concepto importante! Ellas estarán confiadas en que tratar bien a los demás es realmente posible. La violencia y la crueldad se borrarán de la faz de la tierra. Todas las naciones vivirán en paz y amistad; el hambre y la pobreza se desvanecerán…

Pero esto es una utopía, exclamará todos al unísono en este punto, y tienen razón. Hoy en día, esto no es posible, y nunca lo fue en el pasado. Sin embargo, hubo una excepción en la historia de la humanidad: el pueblo de Abraham.

Muchas veces, la gente de Abraham demostró que es posible amar a su prójimo como a sí mismos. Por supuesto, esta situación no duró mucho; los breves períodos de amor fraternal fueron reemplazados por largos años de animosidad mutua. Sin embargo, si el estado de amar a nuestros vecinos pudiera durar un mes o incluso un día a lo largo del milenio, valdría la pena renunciar por ello a todo lo que hemos tenido.

Debido a que esto es tan poco realista, la humanidad nunca aceptará esta carga sobre sus hombros. ¡El principio, que es imposible de seguir, yace en la base misma de nuestra civilización!

“Ama a tu prójimo como a ti mismo”, la Regla de Oro en todas las religiones abrahámicas, en el confucianismo, en la antigua filosofía y en una serie de otras religiones del mundo es el principio ético básico” (Wikipedia. Regla de Oro de la moral, ética de la reciprocidad). ¿Cómo está conectado con el antisemitismo? La explicación es muy fácil. Las naciones del mundo necesitan un ejemplo y tiene que ser un ejemplo a largo plazo, no sólo un caso único llevado a cabo en el pasado remoto. Más bien, la humanidad necesita un modelo continuo que funcione ante de sus ojos en este momento. No es suficiente con sólo saber teóricamente que el principio de “Ama a tu prójimo como a ti mismo” existe con el fin de que seamos capaces de seguirlo. Es esencial tenerlo frente a nuestros ojos sobre una base constante. ¿Quién puede establecer este ejemplo para el resto de la humanidad? Aquellos que trajeron este concepto en el mundo. ¿Y qué pasa si ellos no muestran este ejemplo? ¿Significa que no cumplen con su deber? Su desconocimiento con respecto a cómo lograrlo es la causa del antisemitismo. “El antisemitismo no es una meta; es un medio. Se trata de una herramienta de medición que pesa las contradicciones imposibles de resolver de otra manera”. (Vasily Grossman, escritor y periodista soviético)
(133888)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: