La vida es movimiento

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Qué significa completar mi trabajo y salir del dominio de las cáscaras (Klipot)?

Respuesta: Significa que la persona ya no es dominada por las intenciones egoístas. Así completan la primera fase de su trabajo y entran a la próxima fase, la cual es el trabajo en las dos dimensiones de recepción y otorgamiento, o en dos líneas.

Existen dos niveles entre los cuales ustedes se mueven mientras caen en la impureza y después en la santidad. El aferrarse a la línea media significa trabajar tanto con la línea derecha como con la izquierda.

Ustedes no borran ningún deseo. Es imposible ascender la escalera espiritual sin la vasija de recepción. La escalera se construye con un deseo de recibir que se les revela gradualmente mientras se abre ante ustedes y lo descubren cada vez con la intención con el fin de otorgar.

Hacen un esfuerzo y, por un momento, sienten que están en otorgamiento, pero entonces caen una vez más en la recepción. Es imposible avanzar de otra manera. Es en realidad mediante esos cambios dentro de sí que entienden que están en otorgamiento.

El mundo espiritual no es un estado fijo, sino que consta de cambios que ocurren a una frecuencia enorme. Ustedes se balancean constantemente: Derecha, izquierda; derecha izquierda, y así es como se crea su línea media.

Si sus estados no cambian, están muertos y no existen. Es como un rayo de luz que no podemos detener o como el movimiento de la vida en general. En el momento en que los detienen, desaparecen. No es que se mueran sino que simplemente dejan de existir.

Toda la creación tiene la finalidad de existir, es más, de asemejarse al Creador. Entonces, ella tiene que cambiar sus estados constantemente. Es imposible detener a un electrón o a un átomo, porque tienen que estar constantemente como en dos estados al mismo tiempo.

Es, en realidad, un estado. Mientras más estudiamos la materia comenzamos a entender que no son partículas, sino nubes, campos de fuerza. Nada está definido, ni el menos (-) ni el más (+). Así es como los perciben nuestros sentidos, pero en realidad es algo que se mueve a una velocidad infinita entre los dos.

El deseo de recibir no puede existir por sí mismo. Existe sólo gracias al hecho de que cambia y algo se crea entre los cambios, lo cual es el deseo de otorgar. Este existe en el medio, por lo tanto tiene que moverse constantemente a una velocidad infinita. La vida es movimiento.

Los tres estados existen simultáneamente. Pueden aceptarlo o no, pero esta es nuestra realidad. Hoy en día los físicos están comenzando a descubrir esto, aunque no saben por qué es así.

(133873 – De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 28 de Abril del 2014, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

Está prohibido caminar en el lugar
El camino sencillo, sin altos y bajos
Deficiencia y llenado

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta