Los juegos con Faraón

thumbs_laitman_277Pregunta: ¿Cómo adquirimos el poder de la fe?

Respuesta: Nosotros adquirimos la fe a través de una petición. Sin embargo, la petición debe ser lo más cercana posible a la fuente de la fe. Esto significa que yo tengo que aclarar por qué necesito la fe y cómo darle forma a esta demanda dentro de mí. A través de mi demanda, atraigo hacia mí el poder de la fe, es como usar de un imán, obligándola a revelarse en mí.

La dificultad es que es imposible desear el poder de la fe sin adquirirla. Este es un círculo cerrado, una cosa contradice a la otra. Pero en mi estado físico, yo “finjo”, jugando como si necesitara el poder de la fe y estoy otorgando, entonces este poder me ilumina desde la distancia. Todavía no me ha llegado porque todavía no tengo una verdadera carencia por ella. Pero finjo como si tuviera una deficiencia de ella, y esto atrae hacia mí la Luz que Reforma que me cambia.

Con la ayuda de ejercicios como estos, una y otra vez, yo atraigo cada vez más Luz Circundante y comienzo a familiarizarme con las características del otorgamiento. Incluso en la oscuridad puedo identificar qué acciones son mayores o menores actos de otorgamiento. Aprendo a orientarme en la oscuridad, incluso a trabajar con Faraón, a jugar con él.

Durante este juego, el poder de la fe comienza a iluminarme desde la distancia. Pero sólo a condición de que invierta esfuerzo en ser semejante a ella; la atraigo, la jalo hacia mí, de tal forma que yo esté cambiando un poco todo el tiempo. Este período de ocultamiento se llama trabajo en Lo Lishmá, a través del cual se llega a Lishmá.

Lo único que necesitamos ahora es el poder de la fe. Y para ello debemos llevar a cabo acciones físicas, porque en el mundo espiritual todavía no podemos hacer nada. Entonces hacemos un juego en un grupo, con la difusión, construimos sistemas que son como los sistemas espirituales, como niños que imitan a los adultos.

Los niños e incluso los cachorros hacen esto de forma natural, y nosotros no; así que tenemos que jugar. Los niños también atraen la Luz que Reforma, y de esta manera se desarrollan. Todas las criaturas se desarrollan de acuerdo a este principio.

Esta es la diferencia entre la materia inanimada y la materia de los niveles superiores capaces de desarrollarse: el vegetativo, animado, y el hablante. Ellos tienen la capacidad de jugar con el siguiente nivel y hacen esto para atraer a sí mismos la Luz que Reforma. Este es el objetivo del juego con cuya ayuda se desarrollan plantas, animales y seres humanos. Dentro de sus células hay un mecanismo que hace que sea posible que ellos jueguen a ser más maduro, lo cual los atrae hacia el logro de eso. Es como nuestro juego en un grupo, pero con ellos se hace de forma automática, mecánica. Entonces las plantas o los animales atraen Luz adicional, y a través de esta, ellos crecen. El mismo principio existe en todas partes.

Tenemos que hacer esto conscientemente, y con ellos, no es a través del deseo, más bien lo hace la naturaleza. Pero todas las criaturas, es decir, cada planta, animal o humano, todas atraen la Luz Circundante. En los seres humanos, esto se expresa de manera más prominente, ya que siempre aspiran a la construcción de algo nuevo, alcanzando nuevas alturas. Así es como se revelan las nuevas Reshimot desde un nivel superior, obligándonos a atraer la Luz que Reforma.

Lo más importante es no olvidar que de nosotros depende el trabajar, no para eliminar el ocultamiento, sino con el fin de atraer la Luz Circundante, el poder de la fe. Depende de nosotros el ahondar menos profundamente en los malos pensamientos, en los malos deseos y características, porque “ustedes están donde están sus pensamientos”. Tenemos que pensar cómo emular cada vez más la acción apropiada para la Luz. Entonces la Luz influirá en nosotros.

(133224 – De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 4/22/14, Escritos de Rabash)

Material relacionado: 

Faraón convierte el animal en un ser humano
Un deseo independiente de todo
Prueba de lealtad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: