Los peligros del camino del desarrollo a ciegas

Dr.LaitmanSiempre hemos creído que nos desarrollamos por medio de nuestras propias fuerzas sin entender que no es por nuestra propia iniciativa, sino que viene desde dentro de nuestra naturaleza. Ahora esta fuerza interna se pierde y la persona no sabe qué hacer. Esto está bien ilustrado en la generación más joven que no tiene necesidad de grandes logros; no está realmente ocupada o interesada en algo, simplemente prefiere pasar el tiempo y andar por ahí.

Para la juventud ya no existe ese poder que una vez nos llevó a construir y a hacer grandes cosas. La juventud carece de interés y vigor, y todo esto es resultado de factores internos. La fuerza superior no funciona dentro de la persona, no la despierta, más bien sólo organiza las condiciones del entorno externo.

De esta manera, es como si la naturaleza nos dijera que depende de nosotros el entender en qué tipo de mundo estamos viviendo. Debemos pensar en qué dirección queremos ir y qué áreas queremos desarrollar ¿Cómo obtenemos la fuerza y la inteligencia para desarrollarnos y cómo realizar esto?

Previamente, esto sucedía por sí mismo en la mente y en el corazón de la persona, junto con la supervisión de la fuerza superior que lo forzaba a actuar de forma instintiva. A causa de esto, vimos cómo desarrollarnos, cómo construir nuestras vidas, como aprender, trabajar, y qué transmitirles a nuestros hijos. Pero hoy esto no se hace de forma automática, sino que nos lo dan como un acto de gracia, y como resultado, comenzamos a sentir y a entender que anteriormente la fuerza de la naturaleza nos desarrolló y nosotros mismos supimos hacía donde dirigirnos. Este deseo despertaba en nosotros por sí mismo.

Pero ahora no ha sido despertado y comenzamos a entender que en realidad han llegado nuevos tiempos y no entendemos que quieren de nosotros, porque no queremos nada. Esto significa que dentro de nosotros no se ha despertado ningún deseo ¿Entonces qué podemos hacer?

Las condiciones del entorno se vuelven cada vez más difíciles. Muy pronto veremos que no habrá nada qué comer o beber, que será cada vez difícil construir condiciones de vida aceptables. Las condiciones ambientales se volverán cada vez peores con el fin de obligar a la persona a elegir una meta y un método de desarrollo interno.

La persona aparentemente se ha vuelto el amo de su vida y de su destino, pero cómo sabe ella cómo manejarla cuando todo, las naciones, las sociedades, y las personas están conectados entre sí.

Esto nos lleva a adquirir un método para manejar nuestras vidas. En todas las generaciones previas, la persona era sabia porque una fuerza, un deseo, y las diferentes aspiraciones se despertaban en ella. Aun cuando tenía confusión y dudaba de qué tipo de sociedad y qué tipo de desarrollo elegir, instintivamente lo resolvía y sabía cómo construir su vida.

En nuestro tiempo, en este nuevo estado, depende de nosotros el alcanzar todo desde arriba, gracias a nuestros esfuerzos. Pero no tenemos un concepto de cómo obtener la parte interna requerida desde arriba para nuestro desarrollo: la inteligencia, la emoción y la intención. Sólo sabemos que carecemos de esto y que no podemos seguir adelante sin este método que recibimos de arriba. Previamente funcionaba de forma instintiva, desde el interior. Pero ahora, con el fin de recibirlo, se requiere de nuestro trabajo, esfuerzo, petición y plegaria (MAN) preliminares. Entonces necesitamos de la sabiduría de la Cabalá. Pero el camino del desarrollo natural Beitó (a su debido tiempo) es largo y difícil. Esto es llamado los “cuatrocientos años de exilio” hasta que pasemos a través de todas las etapas de desarrollo interno, fases 1, 2, 3, y 4, y después a través de golpes y problemas, descubramos la forma deseada.

Pero junto con esto, no es coincidencia que el método de la Cabalá ya exista en nuestro mundo, haya sido entregado al pueblo, transmitido a la humanidad, adaptado y traducido a muchos idiomas. Entonces es posible usarlo, estudiarlo, y realizarlo en una forma organizada y bien probada. Entonces avanzaremos en el camino de Ajishena (Yo lo apresuraré). De esta manera no necesitamos pasar por esos sufrimientos por los que pasaríamos si avanzáramos en el camino de a su debido tiempo, mediante el camino de todas las fases de desarrollo.

Nosotros adquiriremos esos discernimientos sin sufrir; está dicho, “el Rusto toma su parte y la parte de su amigo en el Jardín del Edén”. Todo esto viene a nosotros como resultado de nuestro esfuerzo y conexión. A través de este nos ahorramos mucho tiempo y sufrimiento. Este es nuestro trabajo.

Entonces debemos desarrollar ahora una diseminación de amplio espectro, primero que nada para las personas que habitan la tierra de Israel y después de eso para el mundo entero. Y todo esto es para que la humanidad no busque a ciegas la vía del desarrollo, porque es probable que esto traiga grandes problemas, como los trajo el desarrollo previo a través de interminables guerras.
(133547 )
De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 4/25/14, Escritos de Baal HaSulam

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: