Cada cambio sacude todo el sistema

Al trDr. Michael Laitmanabajar en las correcciones, tenemos que hacerlo en dirección opuesta a la ruptura y de entender que todo depende de nuestra incorporación mutua. Por lo tanto, la corrección comienza a partir de una inclinación, de una deficiencia, de una necesidad de unirnos por diferentes razones.

Hay una aspiración puramente pragmática de unirnos con el fin de ganarnos la vida uno a costa de otros en el sentido corporal, y existe el mandamiento de conectarnos con el fin de ganar uno de otros el avance espiritual.

Todas las correcciones se realizan mediante la incorporación mutua. Por eso, cuando queremos juntar de nuevo la vasija rota, debemos asegurarnos de que la persona sienta que ella es una parte inseparable del mundo. Es decir, ella tiene que corregir al mundo entero con el fin de corregirse a sí misma.

Esto significa que la persona no será capaz de corregirse a sí misma a menos que corrija su conexión con el mundo entero, con toda la humanidad. Aunque parezca imposible, dependemos unos de otros en la corrección, en la misma medida en que dependemos unos de otros en la ruptura.

Según la medida en que yo dependí de todos durante la ruptura, que se revela ahora, yo también dependo de todos durante la corrección. Entonces, aunque realice correcciones personales menores y me las arregle para llevarlas a cabo, de esta forma toco a cada persona en el mundo. Esto se debe a que estamos en un sistema integral en el que no hay piezas sueltas, sino en el que todo está conectado y todos influyen unos en otros.

Por supuesto, cada uno opera de acuerdo a su nivel y de acuerdo a sus Reshimot (genes espirituales), de acuerdo a la profundidad de su caída durante la ruptura y después del pecado del árbol del conocimiento. Pero aun así, si jalamos un cierto alambre delgado en el extremo del sistema, todo el sistema se sacude y se mueve, y se invoca consecuentemente ya sea para bien o para mal.

Es por eso que se nos dice: “Aquel que salva un alma de Israel, es como si hubiera salvado al mundo entero”. Esto se debe a que aquel que es llamado Israel (según su anhelo por la revelación del Creador, la fuerza de otorgamiento y amor en los deseos) corrige su actitud hacia el sistema que encuentra al menos hasta el primer nivel de Nefesh, y con ello influye sin duda en todo el sistema.

Por esta razón se nos dice en El Libro del Zóhar que cuando Israel se corrige a sí misma, la Luz Superior que entra en sus vasijas se derrama y llena el mundo entero. Esto significa que no tenemos que cuidar del mundo, sino que es suficiente con que cuidemos de aquellos que pueden despertar. Aunque podemos salir al público y acelerar su desarrollo.

(136254)
De la 2° parte de la lección diaria de Cabalá del 5/29/14, Escritos de Rabash

Material relacionado:
El alma general: la mía y la nuestra
Amor y Odio de 600 mil almas
De la multiplicidad a la unidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: