El Señor en las alturas es poderoso

Sin título100Baal HaSulam, Shamati, artículo 33, “Las suertes en Yom Kipurim y con Hamán”: “Por lo tanto, uno ve que toda la grandeza del Creador que había obtenido, fue debido a las Searot y a las contradicciones que tuvo. Este es el significado de, “el Señor en las alturas es poderoso”. Esto significa que la grandeza del Creador es otorgada a través de Aderet“.

Por supuesto es imposible arreglárselas sin el apoyo del grupo, sin el trabajo que los demás realizan. Ellos no deben siquiera hablar sobre esto, pero debido a que todos estamos conectados unos con otros, yo me hago más fuerte gracias a los demás. Por consiguiente  puedo seguir pasando a través de todos los Dinim (juicios) y acumular las aclaraciones necesarias hasta alcanzar la medida suficiente para la revelación de la grandeza del Creador.

El Creador no se revela primero, sino más bien la grandeza del Creador. Pero luego vemos que incluso no necesitamos eso. La persona revela al Creador cuando ella pide la grandeza del Creador y no cuando pide conocerle a Él.

Yo avanzo cuando claramente discierno y siento cada vez más claramente que esta es la grandeza del Creador. Yo no pido conocer al Creador de ninguna otra forma diferente a la fuerza de Su grandeza que me permitirá avanzar hacia la adhesión y hacia la realización de acciones de otorgamiento que son independientes de cualquier otro discernimiento que Su grandeza.

Yo quiero pensar sólo sobre esto y verlo como la cosa más grande. Ya no tengo necesidad de todos los discernimientos y aclaraciones que siguen a esta grandeza, de tal forma que nos sean excusas para mis acciones. Para mí es suficiente sólo una cosa: que el Creador es grande.

Esto es llamado fe pura, sin ningún beneficio personal. Yo no le pido al Creador que me alimente, que me de salud, paz, una buena vida, buenas relaciones con las personas, éxito, etc. Esto en realidad se encuentra por encima de todas estas deficiencias, por encima de la falta de éxito, por encima del hecho de que el Creador no me da nada y que Faraón se revela cada vez más, por encima de todas las grandes decepciones, por encima de la oscuridad, que yo pido sólo una cosa: la grandeza del Creador, es decir el poder de trabajar para Él.

En consecuencia, se revela el rechazo de mi ego cada vez más. Aquí descubro la brecha entre los dos finales: la sensación en el deseo de recibir y el reconocimiento de la grandeza del Creador, los cuales son dos opuestos.

Yo establezco la grandeza del Creador, “el Señor en las alturas es poderoso”, por encima de todas las Searot (cabellos), las contradicciones, que son rechazadas por el deseo de recibir, por encima de todos los Dinim que siento. Esta grandeza se establece en las Searot. Por lo tanto establezco dentro de mí los dos discernimientos, y la distancia entre ellos es el volumen de mi alma. En realidad esto se revela por medio de esta oposición.

“Resulta que por medio de las Searot uno descubre gradualmente la grandeza del Creador, hasta que encuentra los Nombres del Creador, llamados “los trece atributos de Misericordia”. Este es el significado de “y el mayor le servirá al menor”, y “el malvado lo preparará, pero el justo los usará”.

Malvado se refiere a todos mis descensos y decepciones, todas las veces que me sorprendí yo mismo con el deseo de hacer algo para mi propio beneficio, de regresar a los cálculos anteriores, no de estar separado de mí mismo y adherirme al Creador. Por lo tanto gradualmente establezco mi nueva forma. 

(136366 – De la 2° parte de la lección diaria de Cabalá del 5/30/14, Shamati # 33)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta