La deficiencia del estado

Dr. Michael LaitmanOpinión (Martin van Creveld, PhD., profesor de historia militar de la Universidad Hebrea de Jerusalén, autor de diecisiete libros sobre historia y estrategia militar): “[Martin van Creveld] argumenta que el Estado, desde 1648 se ha convertido en una criatura diferente a cualquier forma de gobierno civil anterior. Antes, al gobierno se lo identificaba con alguna persona o grupo de personas. Después de 1648, el Estado perdió esa identidad personal y se convirtió en una persona jurídica, en una sociedad anónima. “Como empresa, tiene una personalidad independiente. Todos los gobiernos anteriores no lograron hacer esta distinción crucial entre la persona en el poder y la organización gobernante. Luis XIV pudo decir con mucha verdad, “El Estado soy yo”. Luis Napoleón no podría.

“Él define el estado por tres características.

“La soberanía, por la que clama el estado, se niega a compartir cualquier [cualquiera de estas] función [es] [hacer la guerra, hacer leyes para promulgar la paz, administrar justicia, aumentar los ingresos, determinar la moneda, y proporcionar seguridad interior] con los demás, pero las concentra todas en sus propias manos”.

“La territorialidad, éste ejerce tales poderes por sobre todas las personas que viven dentro de sus fronteras y por sobre ellas solamente”.

“El carácter abstracto, lo más importante, es una organización abstracta. A diferencia de cualquiera de sus predecesores en algún otro momento y lugar, es no ser idéntico, ya sea con gobernantes o con los gobernados; que no se trate ni un hombre ni de una comunidad, sino un ser invisible conocido como una corporación”.

“En general, la amenaza para el Estado no proviene de individuos o de los grupos de la clase que ejerce las funciones de gobierno en las diversas comunidades en los diferentes momentos y lugares antes de 1648. En su lugar ésta proviene de otras corporaciones: En otras palabras, de “hombres muy artificiales” pues comparten su propia naturaleza, pero difieren de ella tanto en lo que respecta a su control sobre el territorio como en lo que respecta al ejercicio de la soberanía. Algunas de las empresas en cuestión son de carácter territorial, pero la mayoría no lo son. Algunas son de carácter regional, y más grandes que los estados, otras son más pequeñas y meramente locales. Algunas son intergubernamentales, otras no gubernamentales. Algunas son principalmente políticas por naturaleza, otras están dedicadas a diferentes fines, tales como hacer dinero, proteger el medio ambiente, a la difusión de algún mensaje religioso o a propagar alguna causa especial que puede ir desde la reducción de la contaminación hasta los derechos animales. [Aunque] todas tienen en común que están en mayor sintonía con la tecnología moderna, la comunicación y el transporte en particular, que el Estado. Como resultado, algunas de ellas son capaces de enriquecerse mucho más que la mayoría de los estados; o de hacerse cargo de algunas de las funciones de éste; o evadir su control al establecer colonias y mover sus recursos hacia afuera de sus fronteras; o de influir en las opiniones de sus ciudadanos más de lo que pueden los gobiernos; o (como en el caso de numerosas organizaciones guerrilleras y terroristas) ofrecerles resistencia de forma exitosa con las armas en la mano; o, no pocas veces, una combinación de todas estas cosas”.

Mi comentario: Todo el desarrollo humano conduce a la extinción del Estado y al establecimiento de un sistema social unificado y global.

(136642)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: