Todas las personas en un círculo infinito

laitmanHoy en día, la masa más amplia de la humanidad se ha convertido en el Kli (vasija) para revelar la Luz. Esto es lo que exigen los tiempos. Primero fue el período de los patriarcas, después de eso el de los hijos, y hoy en día, es el período del Mesías. En cada período cambió la conducta desde arriba.

Nuestro grupo es un conducto de transición, primero para el pueblo de Israel y, luego, junto con él, para el mundo entero. Pero específicamente debe revelarse entre la humanidad más amplia el propósito de la creación, la Ohr Jojma (Luz de Sabiduría).

El Creador no es Ohr Jassadim (Luz de Misericordia). El trabajo sobre la densidad de Shoresh (raíz), Alef (primera), Bet (segunda), no es todavía la revelación del Creador a las criaturas, sino sólo la corrección de la creación. Después de eso, es necesario realizar el propósito de la creación, revelar la Ohr Jojma dentro de los Kelim (vasijas). Esto es posible sólo a través del Kli externo, de las masas. Como se nos dice: “Si alguien dice que hay Jojma entre las naciones, créelo”. (Eijah Rabá 2:13).

Pero, “si alguien dice que hay Torá entre las naciones, no lo creas”. La Torá es la Luz que Reforma. Las naciones del mundo no están preparadas para atraer hacia sí mismas la Luz que Reforma, así que no pueden curarse a sí mismas. Pero si alguien les ayuda a atraer la Luz y a ser sanadas, entonces, las grandes Luces se revelan en ellas; específicamente entre ellas, se revela el Creador.

El pueblo de Israel merece el descubrimiento del Creador gracias a las naciones del mundo. Cuando Israel las une a ellas a éste y las corrige, entonces se revelará en ellas la Ohr Jojma, E Israel también descubrirá la Ohr Jojma gracias a esto, cuando le transmita esto a las naciones del mundo en aquello que les falta. De esto se dice que Israel llena la Ohr Jassadim que se encuentra en este con Ohr Jojma.

Israel pertenece a los Kelim de otorgamiento y no puede encontrar por sí misma al Creador en algún nivel sin las naciones del mundo. Pero esta no es la Luz que debe revelarse en el período del Mesías. Nuestro trabajo fundamental es prepararnos para la corrección del mundo. En este punto en particular debemos ver nuestra misión, el trabajo del Creador.

El Creador se descubre en la deficiencia de las personas. Cuando nosotros aceptamos la deficiencia del público, creamos a partir de ella el MAN (aguas femeninas) y lo elevamos al Creador. Luego recibimos en respuesta el doble de Luz, como está escrito, “El primogénito toma el doble” (Baba Batra 124a) y se lo transmitimos a la humanidad. Esto significa que la Ohr Jojma que se revela entre nosotros se revela en los Kelim del público que unimos a nosotros. Y entre el público mismo, esta Luz se revela en sus Kelim principales.

Pero, mientras tanto, todos los Kelim están conectados en un Kli. Israel lleva la adhesión con el Creador, y las naciones del mundo llevan sus deficiencias. Esta es la forma en que trabajan juntos. Las naciones del mundo no pueden descubrir al Creador sin la ayuda de Israel, e Israel no pueden llegar a este descubrimiento sin las naciones del mundo.

Para ello, es necesario crear círculos, muchos círculos, hasta que finalmente se conecten en un círculo infinito. Este es un trabajo recíproco. Por eso se nos dice que las naciones del mundo elevan a Israel a la altura del tercer Beit HaMikdash (Templo). E Israel no está dispuesta a elevarse a una altura como esto por sí misma, porque el tercer Beit HaMikdash es el descubrimiento de Ohr Jojma dentro Ohr Jassadim en un grado completo, en el que: “Todos ellos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande. “(Jeremías 31:33)

Algo así es posible sólo gracias a los grandes Kelim de las naciones del mundo. Pero Israel debe llevar a cabo este trabajo.
(137217)
– De la 2° parte de la lección diaria de Cabalá del 6/12/14, Escritos de Baal HaSulam 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta