El comienzo de la unidad de la humanidad

Dr. Michael LaitmanLa unidad del pueblo de Israel se deriva de la fuente que llamamos la sabiduría de la Cabalá. La sabiduría de la Cabalá habla sobre el sistema completo, global y sus leyes. Este sistema es la naturaleza, la divinidad. La ley de la Luz y el Kli (vasija) operan en él, y todo se deriva de ella.

En relación a nosotros, este sistema fue creado hace mucho tiempo. Fuimos la última que se creó dentro de él y tenemos que aprender cómo usarlo para traernos al primer estado de plenitud: la meta de la creación. Eso es lo que debemos alcanzar.

En este sistema hay fuerzas que actúan y partes sobre las que se actúa. Este es muy complejo. Gracias a su influencia y a las fuerzas que actúan sobre nosotros, nos desarrollamos.

Como resultado de este desarrollo, alcanzamos un estado que indico por la sabiduría de la Cabalá. Comenzando con nosotros y moviéndonos hacia afuera, nos convertimos en partes activas que incluso pueden activar el sistema. Si no hacemos esto, el sistema influirá en nosotros para que aun queramos usarlo correctamente.

Después de todo, vivimos a través de la sensación buena o mala. En última instancia, esto es toda nuestra existencia: Estamos entre una buena y una mala sensación y tratamos de acercarnos constantemente cuanto más nos sea posible a lo bueno y de alejarlos en lo posible de lo malo. Así es como nos motiva el sistema.

En nuestro desarrollo no todos somos iguales. Si fuéramos iguales, seríamos un bloque y no muchas partes. Cada parte tiene su propósito, su causa, su origen, así como su proceso de corrección y la forma final. Cada parte debe llevar a cabo lo que se le impuso, lo que el sistema espera de ella como parte activa que tiene que estar en su lugar para realizar su obligación.

En relación a todas las partes del sistema, los seres humanos se dividen en dos categorías:

  • Las personas que reciben la oportunidad para el trabajo espiritual, es decir, la oportunidad de conocer el sistema y trabajar conscientemente dentro de él a través de la sensación y el intelecto, puesto que están obligadas a llegar a la auto realización.
  • Aquellas que todavía no han aceptado esta oportunidad y la aceptarán mucho más tarde, como está escrito, “Porque todos me conocerán, desde el más pequeño hasta el más grande de ellos ” (Jeremías 31:33).

Este proceso se extiende gradualmente y los incluye a todos. Además, nosotros tampoco somos los primeros. Antes de nosotros existieron Adam ha Rishón (el primer hombre), y los cabalistas de cada generación. Y nosotros estamos activos en nuestra era. Por lo tanto cada uno debe aprender, conocer y comprender sobre el origen de su alma.

Aquellos que reciben el despertar espiritual, en la medida de su implementación, son llamados Israel, Yashar-El, directamente hacia el Creador. Y los que todavía no han recibido un despertar so llamados las naciones del mundo. Pero esto no quiere decir que no tengan la posibilidad dada a Israel; esta simplemente no se ha realizado aún.

Como resultado de esto, se le ha impuesto a Israel un trabajo especial, no sólo en lo que respecta a ellos mismos, sino también en relación a las naciones del mundo. Y si entre las naciones del mundo hay personas que han aceptado este mensaje de Israel, entonces también se les asigna en esa medida el trabajo de conexión, ayuda, apoyo, ánimo y así sucesivamente. Estas dos partes deben trabajar juntas, lo cual requiere de la unidad entre todos, de tal forma que interactúen correctamente.

Además, Israel también está dividido en partes: Cohanim (sacerdotes), Leviim (músicos, cantantes, maestros de la Torá), y Israelim (israelitas), quienes difieren en su trabajo. Entre las naciones del mundo, hay setenta fuentes latentes que también ponen un sello en sus partes individuales. Pero todo esto se aclarará en el camino.

Hoy, en la etapa actual de desarrollo, todo el mundo ha recibido un despertar, una “invitación”, un llamado, un empujón, una oportunidad para la corrección y para la participación en el proceso. Para algunas personas, este llamado se presenta en una forma más consciente y concentrada, jalando de ellas hacia adelante. Otras no se sienten tan atraídas y son empujadas desde atrás a través de golpes, y “patadas”. De una u otra forma, ambas son movidas por diversos tipos de sufrimiento. Hay “sufrimientos de amor”, y hay una gran variedad de diferentes tipos de sufrimiento.

Pero, en general, la etapa actual del desarrollo histórico se caracteriza por el hecho de que todos comienzan a sentir, en mayor o menor medida, que estamos viviendo en un momento único y que la humanidad debe pasar a través grandes cambios. Especialmente en materia de la percepción de sí mismos: ¿Qué es lo propio y qué es el mundo? Aquí, por supuesto, somos ayudados por varias ciencias.

Ha llegado un momento único del cual hablaron los cabalistas de forma anticipada. Y todo el desarrollo del pueblo de Israel estaba destinado específicamente para este tiempo; de la época babilónica pasaron por todo tipo de etapas de preparación, elevaciones, rupturas, y exilios, de manera que hoy en día esté listo para su verdadero y última rol.

Después de todo, Israel es un grupo único en la humanidad que recibió dirección, anhelo, conocimiento, mente y sensación, todo lo necesario para corregir a toda la humanidad.
(138821)
De la 3° parte de la Lección diaria de Cabalá del 7/03/14, Lección sobre el tema “La unidad del pueblo”

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: