El trabajo más importante del mundo

Dr. Michael LaitmanHemos entrado en una etapa de desarrollo humano muy peculiar. La evolución nos lleva a una sensación de que este mundo es incómodo, erróneo, e inadecuado para nosotros; en realidad no importa si es culpa nuestra o no.

En qué medida somos culpables, no puedo decirlo. Después de todo, nosotros sólo actuamos de la manera en que somos capaces de hacerlo. ¡Las personas son lo que son! ¿Qué puede hacerse al respecto? ¿Podemos exigir más de ellas? ¿Debemos hacer de este mundo un mejor lugar o continuar “rotando” junto con él? En general, ¿somos realmente capaces de actuar de manera diferente e ir en contra de nuestra naturaleza? Nosotros somos gobernados por nuestra naturaleza; así es como estamos hechos. ¿Podemos cambiar algo?

Vemos que nuestra vida es difícil e incómoda; el futuro no nos parece color de rosa en absoluto. ¿Está en nuestro poder el hecho de alterar nuestra vida?

En este punto, la sabiduría de la Cabalá entra dentro de la imagen. Este conocimiento explora toda la realidad y al ser humano en ella. La exploración de la naturaleza por parte de la Cabalá es extremadamente profunda, investigando niveles más insondables que todas las ciencias convencionales. Esta sabiduría explica exactamente qué puede hacerse para cambiar y mejorar nuestra realidad.

En esencia, llegamos a una conclusión muy fácil y obvia, que no es nueva para nosotros: El problema está en nuestra naturaleza egoísta. Nuestro egoísmo, la fuerza de separación entre nosotros nos guía. Cada uno persigue los beneficios personales y disfruta de ser “superior” a los demás, haciendo que los demás sean “inferiores”. Las personas se sienten felices cuando se sienten superiores a sus vecinos.

Si nosotros no nos dejáramos llevar por esta fuerza, si nos esforzáramos por la unidad y la igualdad, nos sentiríamos mucho mejor. La humanidad ha pensado siempre que podía lograr la igualdad y la justicia. Ha habido muchas batallas y revoluciones a lo largo de la historia, pero vemos que todas ellas fueron inútiles.

Entonces la Cabalá nos enseña cómo vivir una buena vida. Además de muchos otros beneficios, ésta nos muestra cómo lograr el equilibrio y la similitud con la naturaleza. Nos muestra cómo evitar los huracanes, tsunamis, erupciones volcánicas, olas de frío y de calor, el calentamiento global, la extinción de especies vegetales y animales, etc. Las personas son las únicas que pueden equilibrar todos los niveles de la naturaleza de manera que todas sus partes (el inanimado, vegetativo, animado y hablante) logren la armonía y la concordia, viviendo así una buena vida en un estado de homeostasis.

Por encima de eso, nuestro trabajo para alcanzar un tipo correcto de unidad contiene un detalle: de entre toda la humanidad, este trabajo está a cargo de un pequeño grupo que desde el tiempo de Babilonia, desde la cuna de la historia humana, demostró ser capaz, estar interesado, y estar destinado para este papel. Este grupo aspira a la unidad y, en esencia, está listo para tomar el cuidado del resto de la humanidad que no está preocupada por cosas así.

Cuando este grupo surgió en la antigua Babilonia, fue llamado “Israel”, lo cual significa “directamente al Creador (Yashar El). Éste aspira a alcanzar la unidad. El Creador (El), en esencia, es “el Único”, la realidad unificada.

Hoy, después de tres mil quinientos años, este grupo no coincide con el papel para el que fue elegido. Sin embargo, de manera similar a la forma en que sucedió en la antigua Babilonia, en el Babilonia actual surgen personas que también se esfuerzan por la unidad. Es por eso que ellas también son llamadas “Israel”. Implementar aquello para lo que fueron predestinados es una necesidad para ellos.

Además, hay personas que formaban parte del grupo llamado “Israel” en un momento de la historia, pero más tarde abandonaron sus ideales. Ellas también están obligadas a participar en la búsqueda de la unidad. Por lo tanto, hay varios círculos de personas cuyo deber es participar en el proceso de la corrección mundo.

  1. En primer lugar, están las partes de Israel que despertaron por su cuenta para cumplir con este trabajo. Sin importar el país de su nacimiento, ellas son una parte del deseo de salvar a la humanidad.
  2. Aquellos de nacimiento que son de Israel, por herencia. También están involucrados en el proceso a pesar de no saberlo, no entenderlo, y no quererlo.
  3. El resto de la humanidad.

Hoy en día, la unidad se convirtió en un patrimonio universal. En todo el mundo, las personas que entienden que sólo al alcanzar la unidad podemos escapar de todos los desastres causados ​​por nuestro antagonismo con la naturaleza; ellas están tratando de encontrar soluciones a la crisis en la que estamos actualmente. Tarde o temprano, llegan gradualmente a la sabiduría de la Cabalá. Resulta que este conocimiento es una fuente de corrección y una cuna de entendimiento y de energía.

Los cabalistas escribieron mucho sobre qué es exactamente lo que puede salvar y salvará a la humanidad. Por otra parte, la sabiduría de la Cabalá explica que no debemos huir de las desgracias como animales salvajes de un bosque en llamas. Por el contrario, nuestro estado actual “oculta” la intención profunda de la naturaleza de elevarnos a un nivel superior, no sólo enviándonos desastres para forzar a que busquemos la salvación. Este escenario no es digno de la perfección de la naturaleza.

La cosa es que por medio de la auto corrección y unificación nosotros nos elevamos a un nuevo nivel de existencia y salimos a un mundo amplio e impecable, a una realidad que existe por sobre la materia. Veremos que nuestra verdadera vida, nuestros cuerpos y almas verdaderos, están ahí.

Los cabalistas nos explican cuáles son las maneras de despertar a la vida real. Para esto está destinada la sabiduría de la Cabalá.

(139177)
De la 4° parte de la lección diaria de Cabalá del 7/10/14, Escritos de Baal HaSulam

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: