La concepción del alma

Dr. Michael LaitmanLa Torá, “Levítico” (Ki Tazria), 12: 1, 12: 2: Y el Señor le habló a Moisés, diciéndole: “Háblales a los hijos de Israel y diles: Si una mujer concibe y da a luz a un varón, ella será inmunda durante siete días; como [en] los días de su flujo menstrual, será inmunda”.

La sección Ki Tazria comienza con la historia del hombre y no nos habla acerca de los animales o las plantas. El hombre (Adam) es un deseo que podamos corregir para parecernos al Creador. Aunque al principio sea egoísta en todas sus aspiraciones, motivaciones, pensamientos y acciones, en el estado corregido, él tiene que estar totalmente enfocado en el amor y otorgamiento a los demás.

Tenemos que trabajar constantemente en los deseos invocados en nosotros y corregirlos con la ayuda de la Luz Superior. Entonces en la medida en que nos parezcamos al Creador, Él se nos revela.

El deseo es llamado femenino dado que el siguiente nivel se desarrolla a partir de éste. “Si una mujer concibe” significa que el deseo se centra en el trabajo con la inclinación del amor y otorgamiento.

En primer lugar, tenemos que examinarlo y comprender si es adecuado para nuestro avance hacia la semejanza al Creador y cuáles deben ser los elementos de avance correctos en este cuerpo, es decir, en este deseo principal, de tal forma que sus intenciones se transformen en amor y otorgamiento. Si nuestro avance está mal, es mejor detenerlo y mantenerlo en el nivel previo.

Por lo tanto, Tazria significa que no deben participar simplemente en el proceso de la concepción del alma, sino más bien entender cómo crece en ustedes y de qué atributos está hecha. A esto se le llama la concepción.

(139051 – De Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” del 12 de febrero del 2014)

Material Relacionado:

Desarrollando la fuerza y la protección contra el aborto involuntario
Un nuevo deseo nace de dos deseos opuestos
Vístete con el otorgamiento

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: