Lluvia en el desierto

Dr.Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo podemos sentir el otorgamiento mientras al mismo tiempo sentimos placer de recibir?

Respuesta: Mientras más avanza la persona, más placer siente en su deseo de recibir. El deseo crece y crece el placer. Ustedes todavía no saben cuántos deseos por los placeres están escondidos detrás de sí.

Este empieza y nunca termina. Cada vez la persona piensa que nunca regresará a lo que tuvo antes, pero al siguiente instante, cae nuevamente bajo el dominio del nuevo deseo que se revela, de la nueva Reshimo (Reminiscencia), y es como si todo empezara nuevamente. Esto ocurre en un nivel más elevado, por supuesto, pero parece que las cosas se repitieran por sí mismas.

Mientras más alto el nivel, mayor es el mal que se revela. Todo empieza desde la línea izquierda, del ego creciente, dado que tenemos que ascender a la cumbre de la montaña, a la cumbre de nuestros pensamientos, deseos, separación, odio y lujuria pasajeros.

Es tonto pensar que la persona tiene que hacerlo por sí misma. En realidad malgastamos nuestros poderes en este error en vez de aspirar a la conexión.

El problema es que la persona pelea como un Don Quijote contra los molinos de viento y no contra el verdadero enemigo. Está armada con una espada de juguete y con un escudo hecho por ella mismo y no con una espada real y el escudo que ha recibido de su padre, de la Luz Superior, los cuales ha perdido debido a su descuido. Después de todo, piensa que lo alcanzará todo por sí misma, por sus propios poderes y su propia mente.

Este es su error porque este trabajo en realidad no es difícil en absoluto; puede llegar a ser un poco placentero, fascinante y agradable. La persona llega a ser un artesano que ama su trabajo y lo dirige y se imagina correctamente cómo empezarlo y quiénes son sus compañeros: los amigos, el maestro, el Creador. Lo principal es aclarar el enfoque correcto, y esta es la parte difícil.

Los niños se desarrollan naturalmente: La naturaleza evoca en ellos un deseo, una aspiración y habilidades. Nosotros, por otra parte, tenemos que organizar todo por nosotros mismos. Este es el único libre albedrío que tenemos: organizar un lugar para nuestro desarrollo y concentrar todas las condiciones en este con el fin de crear un entorno que estimule nuestro desarrollo.

Pero en lugar de eso, la persona malgasta mucha energía en los lugares incorrectos como lluvia en el desierto. Es como si hiciera grandes esfuerzos, pero de hecho, los malgasta en vanas acciones innecesarias.
 (139300)
De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 7/7/14

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: