Lo mejor para los demás también es lo mejor para mí

Dr. Michael LaitmanToda la humanidad es como un cuerpo, y aunque nuestro ego crezca y nos obligue a hacer sólo cálculos egoístas, la conexión entre nosotros y nuestra interdependencia se revelan cada vez más. No existe nadie en el mundo que no dependa de alguien más en el mundo entero. Si nosotros no revelamos esta conexión hoy en toda su intensidad, profundidad y anchura de conexión plena entre nosotros, ésta se revelará en un par de años. Estamos avanzando hacia esto.

Vemos que hay dos tendencias que nos llevan hacia un estado muy desagradable. Por un lado, yo dependo de todos, de todo de la humanidad, y no puedo proporcionarme yo mismo siquiera con qué suplir las necesidades básicas si no estoy conectado con todos.

Vemos que esta es realmente la forma en que está manejada nuestra vida, y no podemos detener eso. Si observamos el proceso que cada pieza de plástico, papel, madera, alambre eléctrico, o de metal ha atravesado, veremos que cada producto ha estado por todo el mundo de alguna manera y que esta dependencia crece cada día, y la conexión entre nosotros se hace cada vez más integral.

Por otro lado, cada vez es más y más egoísta, fuerte y agresiva, y así llegamos al punto de crisis, al punto de inflexión especial. Cuando alcanzamos este punto, podemos decidir que es mejor cortar las relaciones entre nosotros, puesto que no son tan buenas, como el divorcio en una familia o cuando cortamos nuestras relaciones con las personas que nos tratan mal.

Sin embargo, si esta desconexión aún es posible cuando se trata de personas o en la familia, o en una mayor dimensión cuando hablamos de países, llegamos a un estado de guerra. Si queremos cortar nuestras relaciones y establecer un nuevo orden mundial, la guerra es inevitable. La única opción es encontrar un medio, una especie de caramelo para endulzar la conexión entre nosotros y volverla buena.

Vemos que la conexión entre nosotros es multilateral e integral. Por lo tanto, debemos corregirnos según la conexión que se nos revela. En ese caso, no sólo sentiremos que dependemos unos de otros, sino que queremos estar conectados y preparados para conectarnos de buena gana. Entonces, en vez de luchar y tratar de cortar una mala conexión, en su lugar estableceremos una mejor conexión.

Podemos realizar la corrección de la conexión entre nosotros que se fortalece cada día utilizando el método llamado la sabiduría de la Cabalá o, más exactamente, el método de la educación integral, la sabiduría de la conexión.

En resumen, nos encontramos con dos opciones, como resultado de nuestro estudio de la evolución del hombre y de su naturaleza: O corregimos la conexión entre nosotros, o llegaremos a grandes conflictos, violencia y guerras terribles, como ya vemos en diferentes lugares del mundo.

Esta es la razón por la que se le revela al mundo el método de educación integral, conforme al cual el hombre debe cambiar. Después de todo, mientras el hombre funcione de acuerdo a su naturaleza egoísta, él actuará en su propio favor. No importa lo que diga ni cuán generoso trate de ser, las intenciones de la persona siempre serán sólo para su propio bien y para dañar a otros.

Debemos explicarle a la gente que hoy en día es imposible actuar para mi propio bien y para dañar a los demás si estamos conectados. Si yo dependo de ustedes y ustedes dependen de mí, yo no tengo otra opción sino solo pensar qué es bueno para ustedes y que ustedes piensen qué es bueno para mí. Así es como trabajará la conexión entre nosotros para que, si yo los lastimo, me lastimo a mí mismo a través de ustedes. Es lo mismo cuando se trata de hacer el bien: Si le hago bien a los demás, me hago bien a mí mismo.

(139341)
De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 7/13/14, Shamati # 60 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta