Nuestro primer ejercicio espiritual

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Cuál es el objetivo del ejercicio, (Salmos 34:15) “Apártate del mal”? ¿Cómo se desarrolla nosotros?

Respuesta: Este es nuestro primer ejercicio espiritual. De hecho todo nuestro trabajo interno es que nos alejemos del mal y hagamos el bien. “Apártate del mal” es un nivel de otorgamiento en aras del otorgamiento, Jafetz Jesed (deleite en la misericordia); y “hacer el bien”, ya es recepción en aras del otorgamiento, trabajar con las vasijas propias, con los deseos corregidos.

Mientras tanto, nos corresponde a nosotros sólo distanciarnos del mal, elevarnos por encima de nuestros deseos. Esa es la manera de aprender a conectarnos entre nosotros y de adquirir la característica de otorgamiento. Cuanto más conectados y cercanos estemos unos de otros, cada uno de nosotros y todos juntos descubrimos la característica de otorgamiento y gracias a eso estamos dispuestos a descubrir el campo de fuerza el que nos encontramos.

Este campo llena todo el espacio. Este espacio estuvo vacío anteriormente. Después de todo, hubo un Tzimtzum (restricción) y la Luz fue eliminada. ¡Pero ahora, cuando adquirimos la característica de otorgamiento, de repente descubrimos que la Luz no desapareció! La Luz está aquí, y podemos sentirla cada vez con más fuerza: al principio como Ohr Ha Nefesh, algo estático, que llena pasivamente toda la extensión de nuestras vidas, todas nuestras emociones, todas nuestras características.

Esta Luz se descubre con nuestros nuevos sentidos, que surgen de afuera de nosotros mismos. Nosotros podemos alcanzar esta sensación, no hay nada místico en ello: Esta es la naturaleza, a pesar de que es la naturaleza superior. El Creador: esta es la naturaleza. Simplemente investigamos la realidad a través de nuestros nuevos sentidos. La persona sólo debe adherirse al grupo y al Creador, y escuchar y llevar a cabo de forma precisa todos los consejos del maestro.

Pregunta: ¿Debemos responder y realizar las correcciones de esos deseos que se descubren?

Respuesta: Corrección es conexión. El deseo está roto y debe ser reconectado. ¿Cómo es posible sentir al Creador, si no es a través de la característica de otorgamiento?

La característica de otorgamiento puede adquirirse por encima de la característica de recepción. Podemos jugar sólo con estas dos características: un deseo de placer, que estaba en el invitado, y un deseo de otorgar, que estaba dentro del anfitrión: dos fuerzas, recepción y otorgamiento, la Luz y de las vasijas.

Esto es lo único que existe en la realidad. Y después de eso, se despierta la fuerza de otorgamiento dentro de la vasija. El invitado aprende qué es el otorgamiento al sentir la diferencia entre él y el anfitrión.

Mientras tanto, no estamos dispuestos a sentir en qué nos diferenciamos del anfitrión. Así que tenemos que trabajar con el entorno. Es por eso que hubo la ruptura de los deseos, para darnos la posibilidad de trabajar en la conexión entre ellos.

De hecho, el trabajo espiritual es muy simple. Sólo nos parece complicado a nosotros, y esto se debe a que estamos confundidos. Pero cuando la persona comienza a adquirir el método, no queda complejidad ni confusión en este. Por el contrario, todo es simple. Hay sólo dos parámetros: el deseo de recibir y el deseo de otorgar. Y todo lo demás ocurre y se descubre entre ellos, entre ambos. No hay nada artificial aquí.

(139293 – De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 7 Julio del 2014)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta