Abran el corazón y no la boca

Dr. Michael LaitmanPregunta: Cuando nuestros amigos están con el público en general para organizar un taller, ¿qué podemos añadir nosotros, aquellos que no estamos con ellos, a su intención, a su mensaje?

Respuesta: Internamente, debemos reunirnos y pensar en ellos. A esto se le llama orar por su éxito, ya que, como consecuencia de este éxito, ellos nos traerán “botín”, en otras palabras, los deseos de todas aquellas personas que quieren sentirse un poco mejor, un poco más felices, y más exitosas en esta vida. No es importante que estos deseos sean egoístas; nosotros las tomamos.

Con esto, los percibimos. Empezamos a sentir la necesidad de darles a las personas todo lo que ellas quieren: felicidad, conexión entre ellas y todo lo demás. Sus deseos empiezan a trabajar en nosotros, y esto significa que tenemos algo que elevar hacia el Creador. De lo contrario, no elevamos hacia Él.

Como escribe Baal HaSulam en el artículo, “No tenemos tiempo para adquirir lo que se nos da”, no podemos pedir para nosotros mismos de ninguna manera. Incluso si quiero pedir: “Dame la posibilidad de otorgarte. Dame la posibilidad de llenar a los demás. Dame la posibilidad de…”, no puedo decir “a mí”, porque, de esta manera, me opongo a todo el sistema, no entro en él como un engranaje.

Debo decir, “Dales a ellos” o “a nosotros”, pero de ninguna manera “a mí”. Esto significa que, si yo oro para pedir algo, debo orar por los demás de tal forma que sea bueno para ellos. Entonces, participo en esto correctamente.

Entonces, si ahora estamos pensando que nuestros amigos tengan éxito en salir hacia el público y que se conecten con él para que el público sienta la calidez de ellos, que el deseo interno de ellos se les revele a los amigos (aunque ellos no lo sientan de manera obvia), que puedan traerlos hacia nosotros, entonces esto se convertirá en una oración al Creador.

Entonces, nosotros le pedimos y le rogamos espiritualmente al Creador, a pesar de que el público esté pidiendo algo completamente materialista. La Luz superior viene precisamente a través de una oración como esta.

Pregunta: ¿Qué es preferible: leer un segmento, estar en silencio durante 30 segundos, o tal vez cantar una canción? ¿Qué hacemos para que todos nosotros estemos pensando en ellos al menos durante un segundo? ¿Qué significa orar?

Respuesta: La oración es el deseo de que los amigos tengan éxito en hacer esta acción, que esto le dé contento al Creador. Esta es la oración. Nosotros abrimos el corazón y no la boca.

No entiendo qué se imaginan ustedes como oración, como actividad espiritual. ¿Cuando dispersan las nubes con su mente o encienden velas o caen de rodillas?

Una actividad espiritual es cuando ustedes desean mucho algo en común con los demás, y, en esta actividad, además de ustedes y del grupo, participa el Creador.

(140561)
De la Convención en Sochi, “Día uno” 07/13/14, Lección 1

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: