Descubran al Creador a través de todas las pantallas

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam escribe en el artículo, “No existe nadie más aparte de Él”: Está escrito, “y no hay otro fuera de Él”. Esto significa que no hay otra fuerza en el mundo que tenga la capacidad de hacer nada contra Él. Esta es la única fuerza que lo decide e lo implementa todo, y no hay nada además de Él.

Y lo que el hombre ve, que hay cosas en el mundo que niegan el manejo superior, es porque esta es Su voluntad, a fin de confundir a la persona, dándole la sensación de que hay varias causas, varias fuerzas.

Y se le hace de esta manera intencional para que a través de esta confusión, de la disipación, la persona misma pueda dirigirse de forma precisa hacia esta fuerza, como con una mirilla. Al principio, la atención el enfoque es difuso para que después eso, gradualmente se dirija con precisión. Lo mismo ocurre aquí.

Específicamente, si empezamos a sentir diversas fuerzas, distintas causas, diferentes fuentes en nuestras vidas, en última instancia, alcanzamos la decisión de que todo esto lo hace una fuerza que tiene la intención de confundirnos desde todos los lados de tal forma que corrijamos nuestra visión, nuestra percepción, y para que en todo tipo de situaciones que nos sucedan estemos más enfocados.

El método del Creador es confundirnos, y precisamente a través de esta confusión debemos descubrirlo a Él, entenderlo más, conectarnos más con Él, irrumpir a través de esta visión borrosa llamada, la izquierda rechaza y la derecha adjudica.

El Creador actúa en dos direcciones: Por un lado, Él nos rechaza, nos confunde, nos da todo tipo de ejercicios, como si fuéramos por el camino equivocado, no hacia Él, que no sea Él, y como si nuestros amigos no fueran nuestros amigos, y nuestro maestro no fuera un maestro, y esto fuera innecesario. En vez de ello, es todo lo contrario.

Todo esto es así para que lo escudriñemos y lo adquiramos en realidad. Entonces ya será nuestro y ya no estaremos confundidos.

Es decir que lo que la izquierda rechaza, lo que nos confunde, es considerado como corrección. Esto significa que hay cosas en el mundo, todo tipo de situaciones, que, para empezar, están destinadas a confundirnos, a desviar a la persona del camino correcto, y por medio de las cuales ella es rechazada de la santidad. Y para que a partir de esto, ella pueda entenderlo a Él y estar más cerca de los amigos, del estudio, de la comprensión y la sensación.

Es precisamente de allí que comenzamos el camino correcto. Empezamos a sentir y a identificar la dirección del camino correcto. Pero nuestro objetivo no es en este. Si con la ayuda de estos rechazos, nos volvemos más sabios, más comprensivos, y avanzados, entonces, en total, nos hacemos más sabio y bestias más sofisticadas y nada más que esto. Pero nosotros no necesitamos alcanzar el estado en el que seamos sabios y entendamos lo que está ocurriendo y cómo el Creador nos da ejercicios. No, tenemos que alcanzar Su nivel.

Y es por eso que el Creador nos lleva a estos estados confusos, tan difíciles y desagradables, al agotamiento, del cual aparentemente no hay salida posible, para que podamos sentir realmente que sin Él no tenemos ninguna posibilidad de alcanzar la meta de la creación, la meta de toda la vida, de tal forma que necesitemos de Él.

Si requerimos de Él, si le gritamos para que Él venga y nos ayude, para que Él nos conecte de tal manera que Él corrija nuestra percepción, que Él nos rescate, entonces este es el estado más feliz ante Sus ojos. Esto se debe a que en ese momento Él puede acercarse a nosotros, llevar a cabo estas correcciones, y nosotros estaremos juntos.

Este es el objetivo de todos los rechazos.

(141888 – De la Convención en Nueva Jersey, “Día dos” del 09  de Agosto del 2014, Lección 4)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: