Deseos ligeros

oooLa Torá, “Levítico” (Metzorá), 14:36: …Después de esto, el Cohen vendrá a ver la casa.

La persona que se eleva al nivel de un Cohen (sacerdote) y es capaz de corregir sus deseos, ya no revisa su cuerpo y sus vestidos dado que esos deseos han sido purificados y ella está en un estado corregido en ellos, pero la casa son sus deseos externos.

Mientras más externo sea un deseo, más fácil es corregirlo. Sin embargo, por otra parte, mientras más fácil sea corregirlo, más sobresale como una interrupción.

Aquí hay una relación inversa: es más fácil corregir 1000 kilogramos que 100 kilogramos, y es más fácil corregir 100 kilogramos que 10 kilogramos. Entonces, en general, esos valores están relacionados entre sí.

Esto significa que los deseos ligeros están en todas partes, como las bacterias, por ejemplo. Hay tantos que ustedes necesitan protegerse de ellos. Existen deseos tan terribles dentro de ustedes, como los virus, y deben corregirlos. Es un tipo de trabajo diferente, el cual es más interno. Pero hay menos de esos deseos.

Esos son los ladrillos mediante los cuales más tarde debemos construirnos.

Existen billones de diferentes virus y bacterias en nuestro mundo que nos atacan constantemente. Mantienen un equilibrio general: homeostasis. Es imposible vivir sin ellos.

Por supuesto, podemos descartar esto, pero, si queremos encontrar el significado de la vida y entender quiénes somos y qué somos, no podemos hacerlo sin conocer los atributos internos de la persona.

(141860 – Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” 3/5/14)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: