El camino de “él no quiere”

Dr. Michael LaitmanPregunta: Nosotros los veteranos tenemos la buena suerte de ver en nuestras filas gente joven que toma sobre sí parte de las preocupaciones del león (interna y externamente) para difundir el método integral. Ellos evocan admiración.

Pero junto con esto, permanece un sabor amargo de aquellas personas que han estudiado durante algún tiempo y se han acostumbrado a otra forma de estudio y otras relaciones mutuas. Ellos no pueden sentir su lugar en este sistema. Entonces el grupo está en cierto tipo de conflicto. ¿Cómo deberíamos percibir esto?

Respuesta: Entiendo muy bien lo que dicen, porque yo mismo pertenezco a este tipo de personas. Fue muy difícil que yo reconociera esto, que al Creador pueden alcanzarlo las personas como yo sólo a través de la conexión y unidad práctica.

Crecí en la ciencia y fui su admirador, entonces pensaba que era necesario realizar todo a través de la mente. Cuando estudié El Estudio de las Diez Sefirot y otras fuentes, yo me los “devoré” y constantemente los digerí dentro de mí con todos los jugos.

Me pareció que esto me ayudaría y que solo así alcanzaría esta sabiduría. De esta manera continuó por unos cuantos años. Entonces entiendo bien a estas personas. Pero ¿qué puede hacerse? Incluso para mí fue difícil cambiarme a mí mismo, porque fui criado de otra forma: cerrado, distante de los demás, un cierto tipo de “ratón de biblioteca”.

Pregunta: ¿Vale la pena empujarlos imperceptiblemente un poco para que participen en la difusión o es preferible dejarlos tranquilos?

Respuesta: Está prohibido dejarlos tranquilos. Ellos deben sentir tanto a través de la envidia amarga como de la envidia dulce que ustedes tienen lo que ellos no tienen y que ustedes alcanzarán el mundo superior específicamente gracias a lo que ustedes están haciendo, y ellos no lo harán.

Ustedes deben ayudarlos de esta manera, pero no lo hagan deliberadamente en su cara, más bien con sutileza, muéstrenles que ellos deben participar físicamente en esto, si no activamente, entonces con sus deseos, incluso aquel que está opuesto: Él no quiere hacerlo, pero en vez de esto él participa. Entonces se dice que en el trabajo espiritual la persona es motivada por medio de la envidia.
(140528)
De la Convención en Sochi, “Día uno” del 7/13/14, Lección 1

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: