El deseo de la gente en la era moderna

Dr. Michael LaitmanAnteriormente el mundo estaba gobernado por reyes y señores que no necesitaban del permiso de nadie. Cualquier cosa que dijeran era considerada como sagrada.

Luego los monarcas comenzaron a escuchar a sus parlamentos; por lo tanto, la autocracia era un poco limitada. Más tarde, los parlamentos se dividieron en varias cámaras y privaron a los monarcas de todo poder real.

Por último, hoy en día nos enfrentamos a una situación muy peculiar: los gobernantes están perdiendo su influencia. Los funcionarios del gobierno parecen idealistas carentes de principios y sin escrúpulos. No tienen una posición, no tienen ideales ni metas elevadas por encima de la vida cotidiana.

Por otro lado, son los medios de comunicación quienes han adquirido una enorme influencia y forma, y manipula la opinión social. Y hoy en día las redes sociales virtuales se unen a este proceso y, a menudo interceptan la iniciativa de los medios de comunicación.

Así, resulta que los gobiernos ya no tienen ningún poder de decisión. Los organismos gubernamentales apenas afrontan los temas de actualidad, con el pretexto de ejecutar la voluntad de su pueblo, una voluntad que está moldeada por los medios de comunicación.

El siguiente paso será que la gente cree sus propias plataformas; que forme su propio nivel de comprensión y acuerdo social. El rol de los medios de comunicación y de los gobiernos será sólo el de escucharlos y, en mayor o menor grado, implementarlo.

Por lo tanto, debemos difundir nuestro programa entre las personas en diferentes países; debemos transmitir nuestro mensaje y explicarles qué significa ser el pueblo de Israel en la tierra de Israel. “Tenemos que explicarles qué pasará cuando alcancemos la unidad.

Cuando las personas sientan la carencia y la necesidad de la unidad y cuando entiendan que la unidad es la única salvación de todas sus cargas, el público en general les exigirá a sus gobiernos que hagan su trabajo. Los gobiernos ratificarán nuevas leyes y pondrán en marcha nuevos programas educativos en los jardines infantiles y escuelas que enseñen cómo cultivar las correctas relaciones entre las personas.

Así es como sucederá el cambio global: el deseo de las personas definirá aún más el progreso.

Pregunta: ¿Si el público en general juega un papel decisivo, habrá situaciones incontrolables, caos y anarquía?

Respuesta: ¡No, en absoluto! No hay mejor fuera que esta. La fuerza es necesaria para que los gobernantes rijan a su pueblo, mientras que en esta situación, las personas ya son impulsadas ​​y están regidas por la idea de la unidad. El tiempo del individualismo ha terminado. Estamos acercándonos al final de la corrección y por eso la opinión pública se convierte en un factor principal.

No, no habrá caos ni confusión en este escenario. La gente se convertirá en un todo unificado; sus opiniones serán más cercanas, y la confrontación destructiva que conduce a las guerras y los desastres desaparecerá. La gente sentirá el deseo de unirse y en vez de reyes, partidos políticos y facciones, habrá una visión poderosa, en consenso y unificada.

Pregunta: ¿Un consenso general, no es algo maravilloso?

Respuesta: Organizaremos las cosas de tal manera que la Luz se propague entre nosotros y nos devuelve al origen, a la unidad. Así es como el pueblo se convertirá en el único gobernante. Esta es la revelación de la Fuerza superior en nosotros, la revelación del Creador en la creación.

Pregunta: Pero, ¿cómo exactamente manejar la gente los diversos asuntos?

Respuesta: Con la ayuda de la Fuerza superior porque la Luz, la fuerza de otorgamiento, el poder de la unidad, se extenderá y los conectará en un todo. Entonces, junto con el poder del amor y otorgamiento que los llenará, la gente se fusionará con el Creador, con la fuerza que los hizo y que les da vitalidad.
(140612)
Del Kab.TV “Los cabalistas escriben. Las guerras de Israel” del 7/21/14

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta