El deseo número uno

Dr. LaitmanPregunta: En una de nuestras reuniones hace seis o siete años, usted dijo que si continuábamos estudiando la sabiduría de la Cabalá y acelerábamos nuestros esfuerzos, esto eventualmente nos llevaría a un encuentro con el Creador, al final de la corrección. ¿Ha cambiado algo desde entonces?

Respuesta: Durante este tiempo, hemos atravesado innumerables cambios que ni siquiera podrían haberlos soñado. ¿No ven cómo está cambiando el mundo? Hace cinco años dijimos: “Miren lo que pasará en un año”. De hecho, no ha pasado un año, sino cinco, pero sucedió. Si hubiera sido más pronto, habría sido mejor, por supuesto, pero el mundo no puede hacer nada.

El punto no es el mundo, sino nosotros. Nosotros somos los únicos que podemos acelerar nuestro desarrollo. El mundo no es más que materia, y no hay nada en él. Las personas crecerán y cambiarán de acuerdo a la forma en que las “alimentemos”, pero nosotros atravesamos todos los cambios de manera consciente.

Aquí la preocupación, nuestra percepción interna y el reconocimiento de lo que está sucediéndonos son esenciales, pero se necesita tiempo, porque estamos desperdiciando nuestros recursos en acciones que son totalmente irrelevantes e ineficaces.

Si aclaramos correctamente lo que está sucediendo entre nosotros sólo en la percepción de nuestra cercanía o lejanía, en nuestra correcta inclinación dirigida a crear la base espiritual para percibir al Creador y para unirnos con Él, empezaremos a avanzar mucho más rápido. Tenemos que tratar de buscar la audición y la visión internas, los sentidos internos. Sin embargo, ellas no se encuentran en cada uno de nosotros, sino entre nosotros, ya que no son sentidos corporales, sino sentidos realmente integrales que aparecen en la conexión entre nosotros.

Si no existe tal conexión, significa que no hay tales sentidos, pero, el momento en que haya una conexión, comienzan a aparecer entre nosotros los nuevos cuerpos espirituales de la misma forma en que comenzó a desarrollarse la materia en el pasado. Nuestros sentidos corporales espirituales se desarrollan gradualmente en estos cuerpos espirituales para que la entidad general llamada “el alma” pueda aparecer.

Esto es lo que tenemos que desarrollar, y al menos ya estamos acercándonos a esto en nuestro reconocimiento y nuestra sensación. Anteriormente yo no podía transmitir sensaciones y pensamientos en palabras, pero ahora puedo hacerlo, porque ustedes ya están experimentando los estados relacionados con esto. Ya pueden comprender eso y vivirlo.

Ahora, podemos entendernos mejor y justificarnos unos a otros, sin importar en qué estado esté el otro, puesto que nosotros mismos hemos atravesado los mismos estados: descenso, separación, debilidad, humildad, y así sucesivamente.

A menos que podamos justificar cada estado que el otro atraviesa, no estaremos listos para la conexión con el Creador, dado que en general, es el Creador quien convoca en nosotros todos estos estados, y nosotros tenemos que justificar todas sus acciones, por tanto, también tenemos que hacerlo con todas nuestras acciones. Esto no es fácil.

Yo vi cómo mi maestro Rabash atravesó estos estados. ¡Él parecía santo! Sin embargo, de hecho, a mí parecía totalmente diferente, y yo no pude hacer nada en contra de esto hasta que entendí que es el Creador quien está haciendo todo eso con él para mí, y ni siquiera le pasaba a él, sino que ocurría en mi conciencia, puesto que el mundo entero está dentro de mí.

Sin embargo, nosotros ya nos hemos acercado a la comprensión, al reconocimiento, y a la justificación de estos estados. Estamos listos para ellos, podemos experimentarlos y aceptarlos. Esto es muy importante.

(141244)
De la charla en una cena en el Congreso en Toronto del 4/8/14

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: