Eligiendo entre la vida y la muerte

Dr. Michael LaitmanRabash, artículo “El alma de Israel” (de Dargot HaSulam, artículo Nº 561): Aquellos que preservan el alma unificada de Israel, es decir, los que pesan a los demás en la balanza del mérito, conservan sus almas, dado que “los malvados, en sus vidas, son llamados “muertos”.

Sin una inclinación hacia la justificación de los demás, uno se vuelve “mitad y mitad”, similar a estar entre la vida y la muerte. Si uno está predispuesto para el bien, quiere decir que uno pertenece a la categoría de la vida. Por lo tanto, las Luces que uno atrae llenan a toda la sociedad.

Nosotros estamos en el punto crucial, ya que poseemos una libertad de elección que nos permite escoger entre la vida y la muerte, es decir, aspirar al bien o al mal. Si nos unimos, entonces, de acuerdo a la naturaleza de la propiedad que alcanzamos, nos volvemos similares a la Luz y la Luz comienza a fluir a través de nosotros. La Luz nos llena y a través de nosotros llega de las naciones del mundo e influye en ellas.

Esta es la forma en que está construida nuestra sociedad. Ella consta de dos partes: la Luz atraviesa la parte superior, Galgalta ve Eynaim, Israel, y desciende a la parte inferior, AHP, las naciones del mundo. Esto sucede cuando Israel se pesa a sí misma en la balanza del mérito.

Si Israel no se une, sino que se separa, rechazándose mutuamente, o rechaza la condición de ser “como un hombre con un corazón”, la Luz no será capaz de pasar a través de ella. Cuando el cuello de botella está bloqueado, la Luz no puede descender desde el mundo del Infinito hacia todos los seres creados. Esto significa que Israel pesa al mundo entero en la balanza de la culpa.

Ya sea que lo queramos o no, por el hecho de ser el pueblo de Israel, estamos en una posición dentro de una tubería que canaliza la Luz del Infinito hacia el mundo, llevando así al mundo entero, ya sea a la bondad o al sufrimiento.

Pregunta: ¿Qué se supone que tenemos que hacer para pasar del estado de muerte al de vida?

Respuesta: Todo depende de nuestra conexión o desconexión. Debemos volvernos similares a la Luz, o de lo contrario somos exactamente opuestos a ella. En la espiritualidad, sólo hay una ley, la ley de la similitud de forma entre el ser creado y el Creador.
(140078)
De la 1° parte de la Lección diaria de Cabalá del 7/21/14, Escritos de Rabash

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: