La fuente de la fuerza

dr.laitmanPregunta: Supongamos que yo entiendo que con el fin de añadirle al grupo la sensación de la importancia de la unidad, es necesario realizar esfuerzos adicionales, pero no tengo la fuerza para esto. ¿Dónde puedo encontrarla?

Respuesta: ¡Solo con los amigos! Es posible recibir fuerza solo si inclinan su cabeza ante sus amigos, los ven como los más importantes, los más fuertes y los más entendidos, como más conectados fuertemente entre ellos más que ustedes con ellos. Entonces pueden recibir algo de ellos.

El grupo tiene que ayudar a la persona para que esta sienta su simpatía y buena actitud hacia ella, el amor.

Solo nos parece a nosotros que es imposible conseguir fuerza del grupo. Entonces por parte de éste debe haber un trabajo metódico dirigido hacia esto, no debería convertirse en una rutina por que la rutina se come todas las emociones. En el mundo espiritual, no hay hábito. Este desaparece porque ahí sólo se consideran los cambios, sólo las consecuencias y no la velocidad. Por lo tanto, uno tiene que estar en constante movimiento.

Pregunta: Pero, ¿puede la persona dar el primer paso? Ella entiende que ahora el grupo está en tal estado que ella puede hacer esfuerzos. Sin embargo, no tiene fuerza para hacer algo para elevar al grupo, para integrarse en este, y elevarse. El entendimiento está allí, pero no la fuerza.

Respuesta: No hay energía. Esto significa que no hay una verdadera necesidad. Algún tipo de separación, apatía, está reteniéndonos: Yo podría ayudar, pero no creo que sea necesario.

¿Cómo debería uno actuar en un caso como este? Yo conduciría un taller, nos sentaríamos todos en un círculo, daríamos un tema y gradualmente trataríamos de introducir preguntas especiales que regresen a las personas un poco a sus sensaciones, que las despierten.
(140949 )
– De la Convención en Sochi, “Día dos” del 7/14/14, Lección 4

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta