La Tierra de Israel no es un “nido cálido”

dr.laitmanEl propósito de las guerras que aborda del pueblo de Israel es hacernos entender por qué debemos luchar y cómo debemos hacerlo. En todas las guerras deben abordarse internamente y perseguir una meta: La unidad entre nosotros.

Pregunta: ¿Cómo interactuamos exactamente con la fuerza superior cuando estamos en guerra?

Respuesta: La fuerza superior es un poder natural; representa la fuerza de la unidad, la Luz. Tan pronto como la atraemos, la “invitamos” a descender hacia nosotros y a gobernarnos, esta aparece. Luego, a través de nosotros, el pueblo de Israel le transmiten esta fuerza a las naciones del mundo.

Por lo tanto, el concepto de las “guerras de Israel” significa la lucha contra nuestro egoísmo que nos separa. Las “guerras israelíes” significan combates por la unidad que debe crearse entre nosotros y luego transferirse a otras naciones.

Pregunta: ¿Cuáles son los indicadores de que la fuerza superior se manifiesta entre nosotros y hace los cambios? ¿Podría ser cambiando la dinámica del proceso?

Respuesta: Yo juzgo esto dentro de la crisis mundial global que nos dice que el mundo carece de unidad y conexión. Todos nosotros estamos en un sistema que nos identifica como uno, indivisible, un todo general, sin embargo estamos separados unos de otros y por lo tanto sufrimos daño y no podemos alcanzar el estado de abundancia. Esta es la esencia de la crisis mundial.

Los resultados negativos de la crisis general se muestran en todas las esferas de nuestra vida: el deterioro de los valores familiares, el odio mutuo, las guerras, los conflictos, la devastación de los recursos naturales, etc. Todos estos desastres tienen su raíz en la mala conexión entre nosotros.

Pregunta: ¿Por qué las restricciones limitan nuestras capacidades militares a pesar de nuestra superioridad en armas?

Respuesta: Nosotros tenemos una ventaja: un pueblo llamado “el pueblo de Israel” que viven en la tierra de Israel. En otras palabras, tenemos todo lo necesario para organizar nuestra vida de la manera que se requiere de nosotros. Después de todo, “Israel” significa unidad y conexión. “Israel” significa que todos estamos conectados y sujetos a la meta preparada para nosotros desde el nacimiento: ser “como un hombre con un corazón”.

Creo que la gente ha llegado al punto de desesperación de las victorias militares parciales que obtenemos. El pueblo de Israel está listo para oír exactamente de qué depende nuestra salvación. Es evidente que los métodos convencionales no están siquiera cercanos al hecho de resolver el problema.

Por el contrario, año tras año nos hundimos más en este problema. Así que renunciemos a nuestras últimas ilusiones: No existe una solución militar o política a la situación; la única manera de resolver este enfrentamiento fue descrita en la sabiduría de la Cabalá hace miles de años. Nada ha cambiado desde entonces.

Pregunta: ¿Es verdad que la guerra actual abre y despierta los corazones de la gente?

Respuesta: Esto no nos sucede sólo a nosotros. Repito, las guerras a las que nos vemos obligados son para mostrarnos que tenemos que buscar una solución de una naturaleza totalmente diferente. Las acciones militares solo nos dirigen en la dirección equivocada. No es viable en absoluto hacerle frente o amistarnos con nuestros vecinos. No hay ninguna posibilidad de construir una casa para el pueblo de Israel en estas circunstancias. El mundo entero estará finalmente de acuerdo con este hecho. Mientras el estado de Israel exista, el mundo ha llegado a la conclusión de que nosotros ya no debemos estar aquí en esta tierra por más tiempo ya que nos hemos convertido en una carga para la humanidad.

¿Realmente hemos venido a esta tierra para crear un “nido cálido” para nosotros mismos? “¡Entonces, encuentren otro lugar!”, se nos dice. “¡Ya saben cómo establecerse en cualquier lugar!”

La conquista de la tierra de Israel después del éxodo de Egipto es muy diferente. En ese momento, teníamos que venir aquí a convertirnos en “la luz para las naciones”, construir el Templo (literalmente – la Casa de Santidad), es decir, alcanzar la unidad que transmite la Luz.

¿Qué estamos dándole al mundo en este momento? ¿Para qué perdemos nuestra singularidad? Las naciones del mundo esperan de nosotros acciones diferentes.

Pregunta: ¿De dónde proviene la presión con que nos empuja por todo el mundo?

Respuesta: La presión viene de la fuerza superior, del poder de la unidad, de la fuerza general de la naturaleza que actúa sobre los niveles inanimado, vegetativo y animado. En este momento, esta fuerza tiene que penetrar en el “espesor” del nivel del hablante y luego fundirse con el resto de la humanidad. Nosotros somos el “tapón” que le impide hacerlo. Esta es la raíz de todos los problemas y guerras que suceden en el mundo. Ellos están destinados a dirigirse hacia nosotros.

Esperemos que por fin entendamos este lenguaje. Nuestra predestinación es abrir el camino para la Luz y convertirnos en “la luz para las naciones”. Sólo entonces habrá paz para nosotros.
(140608)
– Del Kab.TV “Los cabalistas escriben. Las guerras de Israel” del 7/

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta