No pierdan su conexión con la vida

Dr. Michael LaitmanAl leer El Zóhar, necesitamos pensar principalmente en la intención, es como si yo estuviera pensando en viajar y lo más importante es que llegar al destino correcto.

Pero al mismo tiempo, tengo que hacer muchas cosas por el camino. Por ejemplo, si tengo que ir a otra ciudad, entro en el automóvil, cierro las puertas, enciendo el motor, me pongo el cinturón de seguridad y conduzco a lo largo de muchas calles, a veces incluso en la dirección equivocada, hasta llegar a la carretera principal. ¿Por qué no puedo ir simplemente de forma directa?

Pero el caso es que yo estoy conformado por muchos sistemas, diferentes deseos, y necesito conectarme con muchas condiciones, partes del sistema común de Adam (hombre), que operan en dos direcciones: recepción y otorgamiento. Las diferentes combinaciones de recepción y otorgamiento son tan complejas y complicadas que a veces es completamente imposible entender cómo un determinado evento o condición puede relacionarse con la meta; por ejemplo, los acontecimientos horribles como la Segunda Guerra Mundial y otras catástrofes que no pueden justificarse. Pero cada acción nos acerca; nosotros simplemente no vemos cómo esto nos acerca. Por dicha razón, las intenciones, acciones, pensamientos y deseos pueden convertirse en su opuesto absoluto, cambiando 180 grados. Pero, al mismo tiempo, debemos mantener la meta.

¡Imaginen qué pasaría si en medio del viaje olvidan hacia dónde iban! Estas enfermedades ocurren en la vejez. No se trata sólo de una memoria débil en la que ustedes entran en el auto y no se acuerdan hacia dónde van; se trata de un alejamiento de la realidad que ocurre todo el tiempo. Esa persona ya no puede cuidar de sí misma; tiene que ser atendida, como un niño.

¡Nosotros tenemos la misma enfermedad con respecto a la espiritualidad, puesto que perdemos nuestra intención! A cada momento perdemos la conexión con la vida y olvidamos por qué vivimos, qué hemos hecho y qué continuamos haciendo, y con qué propósito. ¡Esta es una enfermedad real, y tenemos que luchar contra ella en todos los sentidos posibles, de otra manera no estamos vivos! ¡Cuando yo pierdo la intención, no vivo una vida espiritual! ¡Yo vivo como un animal en vez de hacerlo como un ser humano!

Ahora díganme, ¿cuántos momentos en su vida han estado viviendo como seres humanos? ¿Cuánto esfuerzo han puesto a la existencia humana? ¿Al menos están tratando de alcanzarla? El número de estos momentos es igual al número de veces que han dejado que la Luz superior influya en ustedes. ¿Y aun así quiere alcanzar algún tipo de resultado de esta manera? ¡Ni siquiera le dieron la oportunidad a la Luz de trabajar en ustedes, tal vez tan sólo diez minutos en diez años!

Y ahora cuentan el tiempo por medio del calendario y se quejan de que han pasado diez años, ¿cuánto tiempo? ¡Después de todo, está escrito que esto toma de tres a cinco años! Pero, ¿qué estuvieron haciendo todo este tiempo?

Ustedes cuentan el tiempo según las vueltas del reloj, pero ¿sabían giraron ustedes con él alrededor de una intención? ¿No lo hicieron? Entonces ¿qué están pidiendo?

En otras palabras, todos tenemos la enfermedad de Alzheimer, una pérdida absoluta de la memoria, y ni siquiera lo sospechamos. ¿Y cómo podemos mantener una intención pura de esta manera? ¡Es por eso que existe la garantía mutua! ¡Las demás personas vienen a aquellos que han perdido su memoria y las ayudan! No hay otra solución. Así que pongámonos de acuerdo para mantener la intención. (27803) De una Lección del Zóhar del 11/25/2010

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: