Una brújula que nadie necesita

Dr.Michael LaitmanPregunta: Nuestra vida es una cadena continua de eventos, encuentros y situaciones, una serie de preguntas que requieren respuestas. Un sentimiento especial que nos permita decir la diferencia entre el bien y el mal, entre lo que es beneficioso y lo perjudicial, sería muy útil para evitar que los tropezones y asegurarnos de que avanzamos en la dirección correcta.

Seguramente podríamos enseñarles a los niños esta habilidad, dado que, si ellos pudieran notar la diferencia entre el bien y el mal, no se saldrían de la pista y llenarían su vida de manera eficiente.

Las buenas intenciones muy a menudo nos llevan a problemas, y a veces la persona paga por un error que comete con su éxito, y a veces su error puede ayudarla de alguna manera. Sin embargo, no necesitamos errores; necesitamos un método que nos permita seguir constantemente en la dirección correcta.

¿Cómo podemos crear una brújula tal que nos indique la dirección correcta en cada situación? ¿Cómo podemos entender qué es bueno y aspirar siempre a ella?

Respuesta: De hecho, al principio, yo ni siquiera sé qué es bueno y qué es malo. Un niño quiere muchas cosas, pero sólo recibe de sus padres algunas de ellas. A veces, le dicen: “No, esto no es bueno para ti. Te hará daño”. Así es como él aprende qué es malo.

Además de eso, él aprende qué es bueno, a pesar de que a menudo no les guste lo bueno. “Sé un buen chico, escucha y aprende, y ayuda”. A veces, el término real, “un buen chico”, disuade a aquel al que va destinado.

Por lo tanto, nosotros eventualmente debemos distinguir entre lo que es bueno y lo que es malo. Por alguna razón, estos términos no son absolutos. En nuestro mundo, no hay etiquetas universales que indiquen la variedad de tonos entre estos dos opuestos, así que todo depende de la educación.

En las diferentes sociedades, naciones y culturas, hay convenciones que son aceptadas de forma general en cuanto a lo que es bueno y lo que es malo. Pero, al mismo tiempo, todavía hay disputa en todas las naciones en cuanto a lo que es bueno. Entonces, finalmente, sólo hay definiciones vagas que se prestan para muchas interpretaciones.

Por otro lado, en el momento en que la persona aprueba algo y decide que algo es bueno, es muy difícil convencerla y explicarle que el bien es otra cosa completamente diferente.

Estos criterios dependen de nuestros atributos innatos, de nuestros padres, de la educación, de nuestros amigos, y así sucesivamente. Siempre es doloroso cambiar nuestros valores y nuestra percepción de lo que es bueno y malo.

Por lo tanto, necesitamos criterios que estén por encima de todas las convenciones y dudas, criterios independientes de la plataforma política, de la situación económica, de la condición social, etc. Necesitamos una percepción de lo bueno y de lo malo que esté por encima de la humanidad, por encima de cualquier duda. Sólo entonces, si escucho, veo y entiendo que es así, puedo adaptar mi vida y mis acciones a esta percepción.

Resulta que el axioma sobre lo que es bueno y malo para la humanidad debe estar escrito en el Cielo, y, luego, en consecuencia, nosotros empezaremos a aclarar cómo distinguir entre el bien y el mal en las diversas variaciones y aspectos. Cuando hay una gran diferencia, podemos solucionar el problema fácilmente ya que todos podemos ver el contraste.

Sin embargo, cuando se trata de puntos finos que no todos pueden ver, nosotros debemos educar a la gente y enseñarle a sentir qué es bueno y qué es malo. De esta forma, ellos serán capaces de distinguir entre los tonos y matices, y encontrar las soluciones adecuadas.

Cada uno puede desarrollar el talento para hacerlo. El árbol del conocimiento simboliza esta capacidad. De hecho, este árbol abarca al mundo entero y toda nuestra vida.

Pregunta: ¿Dónde podemos adquirir este talento?

Respuesta: ¿Quién lo necesita realmente? ¿Quién reconoce la necesidad de ello?

A menos que la humanidad, como un burro terco, golpee su cabeza contra una pared y se dé cuenta de que no hay ningún lugar hacia el cual avanzar y que la oscuridad viene, ella no escuchará ni aprovechará la oportunidad para desarrollar el sentido del bien y mal.
(138926)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 4/10/14

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta