Una plaga espiritual

Dr. LaitmanPregunta: Todos los días traemos nuestro deseo a la lección matutina y sobre todo durante el estudio del Zóhar. ¿Cómo podemos reunir y elevar nuestra demanda, nuestra petición al Creador durante la lección, para no concentrarnos en el cuadro descrito, sino para ver por encima de ella?

Respuesta: Por supuesto, no hay que concentrarse en las imágenes que se describen, sino que deben venir a la lección con las impresiones que hemos acumulado durante el día:

  • En qué medida logré superar mi apego a mi percepción rígida pensando que yo les otorgo a las personas y que ellas otorgan a mí;
  • En qué medida traté de sentir al Creador en todo eso, y que todo proviene de Él;
  • En qué medida traté de ver sólo el lado positivo en todo, de tal forma que pueda avanzar espiritualmente, a pesar de las diversas sensaciones negativas, impaciencia, interrupciones, y enojo;
  • En qué medida traté de dirigirlo todo hacia la importancia de la conexión con el grupo con el fin de encontrar la conexión con el Creador.

Tengo que traer a la reunión con el grupo todas las impresiones y experiencias que se acumulan y durante la lección tratar de enfocar todos mis esfuerzos en la unidad con el Creador a través de los amigos, es decir sentir el cuerpo espiritual que está entre nosotros entre los amigos y yo.

Si no he acumulado potencial negativo, no tengo nada que aportar a la lección. Yo necesito llegar a la lección como a un evento especial en el que corrijo lo que no pude hacer por mi cuenta sin la conexión con los amigos, sin abrir El Libro del Zóhar con ellos y recibir a través de él la Luz que nos pega y nos suelda a todos juntos.

¡Esto se debe a que he tratado de hacerlo sin la conexión física con los amigos, sin leer El Zóhar, juntamente con ellos, pero no tuve éxito! O podría haber tenido un poco de éxito, pero sólo para descubrir que todavía me falta su participación y por eso tengo que venir a las clases. Yo no vengo porque me vea forzado, y esté obligado a hacerlo, sino porque yo anhelo hacerlo. Me he preparado para ello.

Puede parecer que hablo de algún estado ideal, pero nosotros tenemos que aspirar a eso. Por supuesto, si llego a la lección de esa manera, esperaré mucho de ella; temblaré y estaré temeroso de perder esta oportunidad. Esto es lo que tenemos que alcanzar y podemos hacerlo sólo en la forma de un virus, infectándonos los unos a los otros. Si este es el espíritu entre los amigos, la persona verá cómo todo le sale bien y cuánto éxito tiene en todo lo que hace.

(141352) De la charla en una cena en el Congreso en Toronto del 4/8/14

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: