El camino hacia el estado de Yom Kippur

dr.laitmanWeisman, “Sefer Midrásh”, “Ajarei Mot”, “El sagrado trabajo en Yom Kippur”: Sea Tu voluntad, oh Señor, que este año sea bendecido con mucha lluvia, sol, sombra y rocío; que sea un año de misericordia del Cielo, un año bendito, un año de abundancia, de éxito en lo que hacemos, un año en el que Tu pueblo, la nación de Israel no sean dependientes unos de otros, ni se dominen unos a otros.

A primera vista esta plegaria parece una plegaria común: Dame todo lo que necesito, lo que necesita mi cuerpo corpóreo, lo que necesita toda la nación; deja que haya paz y abundancia. Pero las plegarias que se hacen para nuestro ego, para sentirnos cómodos, no le llegan al Creador. Solo las plegarias en las que elevamos nuestra petición por la corrección, se elevan a Él, y a esto nos referimos con recibir todos los beneficios que están especificados en esta plegaria. Después de todo, la Luz se esparce sobre nosotros y está lista para llenarnos completamente. La vaca quiere alimentar más que lo que el ternero quiere mamar y estalla con una abundancia de leche.

Pero el punto es que no estamos listos para recibir la Luz abundante. Entonces cuando pedimos por una cosa u otra en el mundo espiritual, en el atributo interno, nos referimos a la corrección: “Danos la oportunidad de construir un Masáj (pantalla) para que seamos capaces de recibir el llenado que viene de las Luces Superiores para Tu beneficio”.

Yom Kippur no es la revelación del otorgamiento con el fin de otorgar, sino de recibir con el fin de otorgar. Al llenado de otorgar con el fin de otorgar lo simboliza Janucá y recibir con el fin de otorgar lo simboliza Purim. Con el fin de acercarnos al estado de Yom Kippur, tenemos que cumplir todas las condiciones que se nos dieron durante la entrega de la Torá, lo cual significa aclarar todos nuestros 613 deseos y ascender al nivel de sumo sacerdote.

Es decir, revelar dentro de nosotros los deseos más bajos y recibir en ellos la Luz más elevada y elevarlos al nivel del sumo sacerdote en el que Maljut de Atzilut eleva sus deseos a GAR de Atzilut, a Arij Anpin. Este estado es llamado Yom Kippur y simboliza la revelación de todos los deseos que más tarde serán revelados y recibirán su llenado en Purim (Kipurim es lo mismo que Purim).

Este es un gran nivel; la Luz Superior empieza a iluminar todos nuestros deseos y brilla en cada alma. Empezamos a entender qué tenemos que hacer con esta.

Tal trabajo serio se hace bajo la influencia de la Luz Superior en un grupo, durante el estudio que es enfocado adecuadamente por el maestro. Esta es la preparación para el nivel espiritual.

En total, no debemos imaginarnos algún día, un Templo, una montaña o Jerusalén. Todos estos son atributos internos de la persona, los cuales deberíamos alcanzar internamente de esta manera, revelarlos y dominarlos, y ascender al nivel del sumo sacerdote.

Lo principal es que todas estas correcciones nos lleven al punto de unidad. Por lo tanto se nos dice “…un año en el que Tu pueblo, la nación de Israel no sea dependiente de otros ni se dominen unos a otros”. Es en este punto de unidad que se siente la conexión con el Creador. Es solo por medio del alcance de la unidad que empezaremos a sentir  “uno revela al Uno”.
(144299)
– De Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” del 3/12/14

Material relacionado:

Las festividades judías son escalones para ascender espiritualmente y lograr una mayor unidad entre las almas
Yom Kippur y la expiación en cada alma
El día de la expiación es un día de alegría

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta