El chivo expiatorio

Dr. Michael LaitmanLa Torá, libro de Levítico, “Ajarei Mot” 16: 21-16: 22: Él (Aarón), impone ambas manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo y confiesa sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todos sus pecados, y los pone en la cabeza del macho cabrío. Él enviará al macho cabrío al desierto bajo el cuidado de alguien designado para la tarea. El macho cabrío llevará sobre sí todos sus pecados a un lugar remoto; y el hombre lo liberará en el desierto.

Dejar a un macho cabrío en el desierto significa la liberación de los deseos que todavía no son imposibles de corregir ni adecuados para trabajar en aras del otorgamiento. Esta es la base de la noción de un chivo expiatorio.

El otro macho cabrío, aquel al que se mató, simboliza los deseos egoístas de la persona que se encuentra todavía en un nivel animado y que está en proceso de elevarse al nivel del hablante. Las personas utilizan este animal como alimento, es decir, ponen en práctica sus deseos en aras del otorgamiento

Imponer ambas manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo significa controlar nuestros pensamientos que aún no podemos refinar ni utilizar para el bien de los demás.

Pregunta: ¿Qué significa enviar al macho cabrío al desierto?

Respuesta: Desde el punto de vista material, el desierto es el lugar donde viven y mueren las cabras salvajes de forma natural.

Desde el punto de vista espiritual, ellas significan los deseos que rechazamos y que se consideran muertos. Matarlos está más allá de nuestro poder, sólo un desierto puede hacerle frente a esta tarea, porque nos prohibimos a nosotros mismos el uso de estos deseos, es decir, que los llenamos con el vacío que finalmente los mata. Y luego está la resurrección de los muertos es decir, reviven los deseos que son objeto de correcciones.

La Torá, libro de Levítico, “Ajarei Mot” 16:26: El hombre que libera al macho cabrío como un chivo expiatorio debe… Esto habla de un mensajero que lleva al macho cabrío lejos en el desierto y lo deja allí. En otras palabras, aquel que tiene que dejar ir sus más poderosos y enormes deseos internos. Sólo un sacerdote (Cohen) puede hacerlo. Si no es un Cohen, entonces sólo un enviado especial puede hacerle frente a esta tarea. La persona que lo hace experimenta enorme tensión interna.

El enviado luego regresa y se lava, puesto que estuvo conectado con las fuerzas impuras, con el desierto. Él tiene que purificarse a sí mismo internamente. Después de rechazar todos los deseos y pensamientos que no pueden ser utilizados correctamente, es decir, cuando los envía al desierto, él tiene que limpiarse. Esto sucede bajo la influencia de la Luz de Jassadim que está representada por el agua.

(143132)
Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” del 3/06/14

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta