El declive de Babilonia, parte 6

rrrComentario: Como resultado de la espiral global de la historia, volvimos a un “callejón sin salida babilonio”. Ocurrió que los judíos trajeron al mundo entero a esta condición, ya que jugaron un papel importante en el progreso científico y tecnológico. Por lo tanto, aumentaron el proceso.

Respuesta: El grupo de Abraham mantuvo contacto directo con la fuerza superior, con el poder positivo de la naturaleza y el equilibrio con la naturaleza compuesto de fuerzas binarias básicas (más (+), menos (-), absorción, separación, etc.). Sin este contacto, la filosofía, las diversas ciencias, y las numerosas tendencias del desarrollo que fueron traídas a este mundo por los judíos nunca habrían aparecido.

Si no fuera por el grupo que estaba conectado con la espiritualidad en ese momento, la humanidad se habría expandido en cantidad, pero no en calidad. Su avance no estaría basado en su alcance espiritual. Temas tales como la geografía, la historia, la biología, la zoología, o cualquier otra rama científica que explora este mundo material, no habrían surgido.

No se trata de los judíos, sino más bien de su relación con la fuerza positiva que les permite unir “más y menos” y considerar la naturaleza como un sistema.

La ciencia es el estudio sistemático de la naturaleza a nivel inanimado a través de disciplinas tales como la física, la química, la cosmología y la astronomía. Los niveles vegetativos y animados son estudiados a través de la biología, la zoología, la botánica y otros. La ciencia estudia la naturaleza inanimada, vegetativa y animada, mientras que la psicología estudia el comportamiento humano.

Así que, si cavamos lo suficientemente profundo, encontraremos que los judíos comenzaron todas las ciencias. Por cierto, los filósofos religiosos medievales que estudiaron estos temas escribieron que los antiguos griegos aprendieron los fundamentos de su filosofía de la Cabalá y como bien sabemos, todas las demás disciplinas se derivan de la filosofía.

Pregunta: Entonces, todo el potencial científico y tecnológico se trata de la conexión de dos grandes fuerzas, la positiva y la negativa. Esto fue transmitido a la humanidad a través del grupo de Abraham, ¿es eso cierto?

Respuesta: Si. Esto es así porque el conocimiento humano deriva de un estado de equilibrio con la naturaleza. La condición para el equilibrio con la naturaleza es la noción de “amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos”. Esto ocurre con la condición de que las fuerzas negativa y positiva se encuentren en equilibrio, dejando así que la tercera fuerza, la fuerza superior de la naturaleza llamada el Creador surja entre ellas.

Sin embargo, sólo los cabalistas son capaces de percibir esta fuerza. El equilibrio puede entenderse a través de la metodología que los judíos, el pueblo de Israel, le revelaron al resto del mundo.

Por lo tanto, es muy natural que, al final, nosotros seamos los que debemos ser culpados por todo lo que sucede en el mundo. Sin embargo, todavía necesitamos las ciencias, porque ellas hacen su trabajo. De ninguna manera nos llevan al mundo superior, a la fuente y medio de gobierno de este reino material. Ellas sólo exploran esta realidad física. Aun así, las ciencias aceleran nuestro crecimiento y nos hacen sentir decepción de nuestra capacidad para alcanzar la espiritualidad estando en el nivel material.

Hoy en día, la ciencia ha llegado a un callejón sin salida y ya no hay espacio alguno para el progreso científico. La penetración científica en la materia es puramente mecánica. Además, el desarrollo ulterior de las ciencias no tiene ningún sentido. Nuestro avance es egoísta, es la base de todo lo que hacemos, y es nuestro deseo por sentirnos mejor que podamos. Vemos esto como un medio para mejorar la vida, para mejorar el mundo, y para  mejorar la sociedad, la ciencia no se encarga directamente de esta tarea. Por el contrario, nos hace sentir aún peor. Entonces, ¿para qué la necesitamos? Cuanto menos sabemos, mejor dormimos.

(143153 – Del Kab.TV “Babilonia ayer y hoy” del 8/27/14)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta