El gen de unidad que ha despertado

Dr. Michael LaitmanPregunta: La nación israelí ha pasado por muchas guerras y siempre tuvo muchos problemas para elevar su ánimo, ¿pero por qué existe una sensación especial de conexión que se revela en esta guerra y que no puede ser comparada con nada más?

Respuesta: Estamos avanzando junto con toda la humanidad hacia un estado llamado sistema global. Este nos obliga a todos nosotros a conectarnos en armonía en un sistema cerrado dado que toda nuestra naturaleza existe de acuerdo a este principio.

La fuerza superior de la naturaleza es una y es única, y no hay otra cosa además de esta. La humanidad debe existir en un sistema que es similar al sistema superior y que es compatible con él. Mientras más alejados estamos de los límites de la conexión y la unidad, de la cooperación y la conexión mutua, más golpes recibimos.

Debemos darnos cuenta que los golpes que hemos recibido son intencionados y que existe una razón para ellos. Están destinados a enseñarnos que la conexión es algo bueno, mientras que la separación y alienación son malas, y que vale la pena conectarnos unos con otros mentalmente, con el fin de conectarnos conscientemente con este único sistema y por nuestra propia libre voluntad. Llegaremos a esto no bajo presión y golpes, sino porque queremos estar conectados, puesto que apreciamos el otorgamiento y la conexión mutua.

El amor por los demás no es una ley formal que debemos seguir, ni es algún dominio extraño que nos presiona y nos fuerza a obedecerlo. Tenemos que alcanzar un estado en el que comencemos a apreciar y a entender por nosotros mismos que éste es mucho más sublime que nuestra naturaleza actual, en el que apreciemos y entendamos cuán bueno y maravilloso es existir en cooperación mutua, conexión, apoyo y ayuda mutua entre nosotros.

A pesar de que nuestra naturaleza egoísta detesta esto, esa oposición en realidad nos ayuda a aclarar exactamente cuál atributo es más importante y sublime, y más humano, y preferir el otorgamiento a la recepción, el amor por sobre el odio, y la conexión y la unidad por sobre la separación.

Mientras más rápido descubramos esta inclinación de la naturaleza hacia el otorgamiento, mejor estaremos. Por lo tanto, nos encontramos ahora en una crisis global que nos muestra cuán lejos estamos de la armonía mutua y hasta qué punto somos responsables por ella como seres humanos al afrontar a toda la naturaleza.

Hoy, incluso los astrofísicos dicen que el pensamiento humano causa explosiones en estrellas distantes en lo profundo del universo. Ellos lo sienten como un resultado de su investigación que los hace sensibles a lo que sucede en el espacio.

El hombre es la corona de la creación, y está en su poder llevar a todas las partes de la naturaleza, incluyendo la naturaleza inanimada, vegetativa, animada, y humana, ya sea a la conexión o a la separación. Si la naturaleza aspira a conectar todas sus partes separadas, los humanos debemos pensar en eso y aspirar en la misma dirección.

Si aspiráramos incluso un poco en dirección hacia la unidad, podríamos despertar los genes espirituales ocultos que están en nosotros desde el tiempo en que existíamos como un hombre. Entonces, podríamos anular todos los obstáculos y los golpes. No habría necesidad de ellos en nuestro avance hacia la conexión, dado que estos vienen sólo por una razón: despertar en nosotros la raíz de la unidad que lo abarca todo y forzarnos a realizarla.
(141521)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 8/12/14

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: