El largo camino hacia el bien

123Durante el desarrollo espiritual, la persona pasa por una multitud de etapas antes de alcanzarla el desespero. A partir del desespero ella experimenta todo tipo de estados hasta que descubre que sólo el Creador puede ayudarla.

Si estamos en un grupo, entonces como está dicho, (Isaías 41:6) “Ellos le ayudaron a cada uno su prójimo”.  Nos recordamos unos a otros que el Creador es el que nos da todo tipo de ejercicios y que detrás de todos esos estados que nos suceden debemos descubrirlo a Él en cada momento. Pero somos confundidos al olvidar esto entre esos momentos que todo lo que viene es para que le pidamos a Él que se revele. Por nuestra cuenta somos incapaces de descubrir al Creador.

Acerca de esto, Baal HaSulam escribe en el artículo, “No existe nadie más aparte de Él”: Y el beneficio de los rechazos es que a través de ellos la persona recibe una necesidad y un deseo completo por que el Creador la ayude, dado que ve que de otra manera está perdida.

Entonces debemos enfocar toda nuestra atención en cómo descubrir al Creador en todo lo que nos está sucediendo. Debemos revisar lo que los cabalistas nos recomiendan hacer cuando estamos estudiando, cuando estamos en un grupo, y cuando estamos diseminando para que todas esas actividades estén dirigidas hacia el descubrimiento del Creador en cada situación que le suceda a cada uno de nosotros y a todos nosotros juntos.

El Creador solo ayuda a aquellas personas que realmente quieren acercarse a Él. Es imposible para ellas detenerse a mitad del camino y permanecer en la falsa situación en la que están actualmente.

Si se despierta en ellas una Reshimó, un deseo de acercarse al Creador, Él les ayuda al colocarlas en situaciones más complicadas en las es aún más difícil comprender, y estar de acuerdo en que todo viene del Creador. O Él les permite relajarse, todo está bien, todo es maravilloso: estudian, avanzan, diseminan, todo va bien y no carecen de nada.

Pero si la persona invierte esfuerzos en cada circunstancia y trata de reunir deseos adicionales con la ayuda del grupo y el trabajo con el público externo, todos esos deseos adquiridos de los amigos o del mundo externo se vuelven partes de su alma si reúne todos los deseos de ellos, todas las deficiencias de llenado, todos sus fracasos en la vida. Ella los transforma en un solo deseo, en una sola exigencia dirigida hacia el Creador, Entonces Él organiza todo esto para ellos. Luego ella no puede justificar al Creador y está tan confundida que no está preparada para atribuirle todo sólo al Creador; piensa que pueden existir todo tipo de otras causas y fuerzas.

Y al comenzar a involucrarse con ellos, la persona de pronto ve que no está vinculándolo todo con el Creador. De la misma manera, no puede decir que todo lo que está sucediendo es para bien. Así que tiene una razón para avanzar, existe un imperativo de gritarle al Creador para que le ayude y le dé la percepción correcta, para que Él sea descubierto. Pero esto no se debe a que la persona esté confundida. En este caso estaría pidiendo desde el lado del ego que las cosas sean mejores y más placenteras para ella, para que todo esté bien.

Al contrario, ella quiere seguir confundida y tener reclamos contra el Creador. Al no estar de acuerdo con Él, lo culpa por lo que está sucediendo en el mundo y no puede llevarse a un estado en el cual ve que todos los eventos que están sucediendo en el mundo, incluso las situaciones peores y más difíciles, todo esto es una misericordia superior, y todo está viniendo del bien que hace el bien.

Y todas las situaciones viles y terribles sólo pasan por nuestro ego para que nos distanciemos y nos purifiquemos de este, y entonces ellas permanecerán todas en el ego, mientras que nos desapegamos de él y nos movemos hacia adelante al lado del Creador.

Esto significa que los golpes sólo nos ayudan a distanciarnos del ego y a pasar al otro lado. Ellos no pasan por encima de nosotros, sino por sobre nuestro ego y nosotros los sentimos en la medida en que nos adhiramos a él. Pero si nos elevamos por encima de él, entonces los golpes permanecen allí, en el ego.

De la misma manera, a través de esos golpes debemos entender que esta es la Luz superior que brilla más fuertemente que de costumbre, pero no puede brillar dentro del ego, entonces dentro del ego la sentimos como lo opuesto, como oscuridad. Y esta oscuridad en la densidad de nuestro deseo, del inanimado, vegetativo, y animado, y hablante, nos trae la sensación de un mundo lleno de sufrimiento.

Si dentro de este deseo del nivel hablante construimos un grupo, con su ayuda podemos desapegarnos del deseo egoísta. Entonces nos elevamos como una nave espacial y despegamos hacia el Creador.

Así es como nos desapegamos de las malas sensaciones y somos muy felices por esto porque comenzamos a descubrir que no existe nadie más aparte de Él y que Él es el bien que hace el bien, y ahora podemos decir eso acerca de Él y no culparlo. Vemos la verdad y entonces estamos felices, no se trata de que ahora sintamos que las cosas son buenas para nosotros, sino de que podeos decir buenas cosas acerca del Creador.

(142035 – De la Convención en Nueva Jersey, “Día dos” del 8/9/14, Lección 4)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: