El secreto esencial de los judíos, parte 41

Del libro: El secreto esencial de los judíos, M. Brushtein

 ¿Por qué cuatro?

Es muy probable que la unificación no sea sólo una acción, sino algo más.

Para ilustrar esto, consideraremos un concepto tal como el “estados de agregación”. ¡Algo que está justo a nuestro lado! Una misma sustancia puede variar en apariencia más allá del reconocimiento. Detrás de la fórmula H2O puede estar oculta el agua común, un pedazo de hielo, nubes, e incluso llamas.

El estado de agregación de la materia es el estado de la misma sustancia en diferentes rangos de temperatura y presión. Tradicionalmente, los estados agregados se consideran como gaseoso, líquido y sólido.

“A medida que aumenta la temperatura, el gas se ioniza, convirtiéndose en plasma, a lo cual a veces se le llama el cuarto estado de agregación” (Diccionario Académico)

Esto sugiere una conclusión interesante. Las cosas que son absolutamente diferentes en apariencia pueden en última instancia, llegar a ser lo mismo. Este tema es muy prometedor, y podemos retornar a él. Y ahora hablaremos de una extraña coincidencia.

El hecho es que los cuatro estados agregados coinciden cuantitativamente con los otros cuatro, los cuatro niveles de la naturaleza: inanimado, vegetativo, animado y humano.

¿Por qué le prestamos atención a esta similitud? ¿Por qué decidió usted comparar estos cuatro y no otros? Debido a que ambos grupos están realmente clasificados en la escala del universo, y esto es serio.

Hay una clara similitud entre los cuatro.

Cada elemento en ellos aparece en una secuencia estricta, uno tras otro. Por ejemplo, cuando se enfría el vapor, primero se convierte en agua, y luego en hielo. Este orden no cambia.

En el segundo grupo, el principio de secuencia aparece de la siguiente manera.

La naturaleza inanimada apareció por primera vez, luego el vegetativo, y sólo después de eso, el animado, seguido por el humano.

Además de las similitudes, hay una diferencia fundamental entre los cuatro. En los cuatro primeros, los procesos de transición son reversibles. Por ejemplo, el agua puede convertirse en hielo, y el hielo puede convertirse de nuevo en agua.

En el segundo (al menos en su parte “viva”), esto no se observa. Un conejo no puede convertirse en una col, y un ser humano no puede convertirse en un conejo, aunque el conejo apareció después de la col, y un ser humano después del conejo.

Por cierto, este proceso se denomina evolución.

“La evolución es un desarrollo histórico dirigido de la naturaleza viviente, el cual es irreversible y en cierta medida va acompañado por cambios en la estructura genética de las poblaciones, y por la formación de las adaptaciones, las formaciones y la extinción de especies, la transformación de los ecosistemas, ecosistemas principales y la biosfera en su conjunto”. (Diccionario Académico)

Surgen gran cantidad de preguntas con respecto a la evolución. Por ejemplo, si continúa, ¿entonces significa que no ha terminado? Si no ha terminado, ¿esperamos algo nuevo? ¿Tal vez los cuatro niveles de la naturaleza: inanimado, vegetativo, animado y humano, a la larga se convertirán en uno, a lo cual el académico Vladimir Vernadsky llamó la noosfera?
(142499)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta