El trabajo secreto

345La Torá, “Levítico” (Metzora), 15:4-15:7: “Cualquier cama en la que yazca el hombre con el flujo, pasarán a ser inmunda, y cualquier objeto sobre el que se siente, pasarán a ser impuro. Y un hombre que toque la cama, sumergirá sus vestidos y se sumergirá a sí mismo en el agua y quedará impuro hasta la tarde. Y cualquier persona que se siente en un objeto, en el que el hombre con el flujo se siente, sumergirá sus vestidos y se sumergirá ella misma en agua, y será impura hasta la tarde. Y cualquiera que tocare la carne del hombre que tenga una secreción, deberá sumergir sus vestiduras y sumergirse en agua, y será impuro hasta la tarde”.

Cualquier contacto con los deseos egoístas puede llevar al contagio de los deseos corregidos.

Esto nos habla de la persona que establece un sistema integral de conexión con los demás. Por lo tanto, no tiene derecho a comenzar a hacer nada sin aclarar primero sus deseos, puesto que debido a eso puede sólo sufrir y al final todo se romperá. Ella lo construirá, pero todo colapsará, dado que hay un deseo egoísta en algún lugar que se activará después de ser incluido en todo este esquema.

Resulta que es esencial descubrir en primer lugar mi deseo egoísta. Esta es la esencia de la Torá, que nos dice cómo atraer la Luz superior con el fin de ayudar a aclarar dentro de nosotros los deseos egoístas y los deseos no egoístas; aquellos que ya pueden ser corregidos y aquellos ya están corregidos. Entonces pueden ser divididos en tres tipos: los que pueden corregirse, los que no pueden corregirse, y los que ya están corregidos.

La Luz debe revelar estos tres niveles dentro de mí. No hay nada que yo pueda hacer con la revelación de los deseos correctos, puesto que estos ya están listos. Tengo que suprimirlos simplemente para no permitir que se conecten con los deseos egoístas, ya que se nos dice que está prohibido sentarse en un lugar determinado, yacer allí, o tocarlo.

Entonces es esencial descubrir los deseos que pueden corregirse e iniciar la corrección de ellos por separado. Los deseos infectados que no pueden corregirse tienen que ser aislado y solo en los niveles siguientes, en la medida en que reciba los poderes del siguiente nivel, yo los aclaro nuevamente y decido si puedo hacer algo con ellos.

Se trata de un estudio muy serio, un estudio interno: tocar, incorporar dentro de mí, salir de mí mismo hacia los deseos impuros y viceversa, y atraerlos hacia mí con el fin de corregirlos. Por lo tanto, a esto se le llama trabajo secreto, dado que nadie puede verlo en el exterior. 

(142181 – Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” del 3/5/14)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: