La abertura en la pared

Dr. Michael LaitmanPara entrar en el mundo espiritual, la persona tiene que estar equipada con deseo, y el deseo espiritual es el deseo por la unidad. Nuestra unidad es ese mismo lugar donde se encuentra el mundo espiritual.

Existe el tú y el yo. Si la persona se siente solo a sí misma, ella experimenta el mundo corporal y vive en su entorno. Pero nosotros queremos cubrir la brecha y comenzar a establecer la conexión entre nosotros. Yo me esfuerzo por tus deseos (1) por recibirlos (2) y sentirlos como propios. Por esta razón, yo me vuelvo hacia la Luz como si se tratara de algo externo a pesar que también ella reside entre nosotros. La Luz me da fuerza para unirme contigo, y en esta unificación, de repente descubro algo nuevo.

Cuando nos volvemos cercanos y trabajamos juntos en Arvut (responsabilidad mutua, garantía mutua), se me revela una dimensión más profunda como si en nuestra unidad se abriera una abertura en el mundo superior.

Laitman

Baal HaSulam describe esto de la siguiente manera: si sentimos que entre nosotros hay un muro que no nos permiten conectarnos con los demás, si queremos romper este muro y estamos pidiendo hacerlo, entonces la Luz desciende y hace una abertura en él. A diferencia de una puerta, esta se abre de repente y sólo entonces vemos que inicialmente ella había sido “prevista” allí.

Como resultado de ello, entran en el deseo del otro y éste se vuelve de ustedes. Esta entrada es la salida hacia el peldaño más elevado: el Kli que han agregado a sí mismos resulta ser su mundo recién adquirido. De esta manera, conectan más y más nuevos Kelim, o almas, y al hacerlo, amplían su mundo. Ustedes siguen ascendiendo a lo largo de los 125 peldaños de la escalera espiritual, es decir que se unen con todos los deseos a pesar de su egoísmo y de su odio.

Por lo tanto, resulta que han adquirido la Luz en el deseo del otro, en el que desean realizar el otorgamiento hacia él. Llenan el deseo de otro, y para ustedes, esto resulta ser la Luz Superior.

(24519)
De la 2° parte de la lección diaria de Cabalá del 10/22/10

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta