La creación del alma

Dr. Michael LaitmanLa Torá, “Levítico” (Metzora), 15:19: Si una mujer tiene flujo, su carne segrega sangre, ella permanecerá en estado de separación menstrual durante siete días, y aquel que la toque se volverá impuro hasta la tarde.

Esto nos habla acerca de la revelación de las correcciones más graves de Maljut y del ciclo de la luna a la que todo está conectado en nuestro mundo. En el pasado todas las mujeres de Israel tenían su período mensual en el mismo momento del mes, durante una semana en la que la secreción de sangre se producía al mismo tiempo para todas las mujeres juntas: en el mismo día al comienzo del mes. Esto indica que al ser corregidos bajo la clara influencia de la luna ellos estaban conectados en una mujer.

La luna simboliza nuestra semejanza con el sol. Un eclipse de luna debido a la tierra o a la revelación de su iluminación, simboliza el nivel de corrección. En general nosotros bendecimos la luna nueva dado que comenzamos a trabajar en la revelación de la luna, lo cual significa en nuestra semejanza con el Creador.

Finalmente, después del final de la corrección, las dos grandes luces se encienden en la misma medida: la gran luminaria, el sol, que simboliza la Luz Superior y la pequeña luminaria, la luna, que simboliza al ser creado. Esto significa que la luna simboliza el nivel de nuestra semejanza con el sol, con el Creador.

Por lo tanto, previamente, en el estado correcto, que significa en el estado de semejanza con el sol, el periodo menstrual de todas las mujeres comenzó al mismo tiempo. Pero cuando el ego entró a estos deseos puros y se produjo la ruptura, el período de la mujer fue interrumpido. En cualquier caso, en el momento en que la sangre aparece, la mujer debe esperar a que se termine la secreción de sangre  entonces considerarse a sí misma como impura durante siete días.

Desde una perspectiva espiritual, una secreción son los deseos que no pueden ser corregidos en un determinado mes, entonces tienen que salir porque no pueden ser corregidos. Una vez que han salido y el cuerpo ha sido limpiado y purificado de ellos, existe la posibilidad de trabajar con ellos y quedar embarazada. En nuestro mundo purificar significa sumergirse en la Mikva y en el mundo espiritual simboliza la purificación bajo la influencia de la Luz Superior.

Cuando la secreción de sangre termina, el semen que la mujer recibe es alimentado por la sangre de las Sefirot puras que quedan en ella. Así, el semen blanco del padre y lo rojo (sangre) de la madre se desarrolla y se crea un embrión. El Creador le da el alma, la Luz, que los conecta, y nace el siguiente nivel.

(142487 – Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” del 5 de Marzo del 2014)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta