La fusión de los deseos

Dr. Michael LaitmanDurante el descenso del deseo, a partir del punto de la ruptura hacia abajo, éste se divide en partes cada vez más pequeñas que se mezclan constantemente de acuerdo a la intensidad y tipo de la ruptura. No se trata sólo del Aviut (grosor), sino que además depende del nivel al que perteneció el Aviut de Keter, Jojma o Bina.

Una corrección comienza sólo después del final de la incorporación entre sí de todas las partes rotas, de la misma forma en que diferentes verduras, como el tomate, el pepino, la cebolla o se ponen en la licuadora y se licúan juntas. En primer lugar las verduras se cortan en trozos grandes y luego en trozos cada vez más pequeños, hasta convertirse en una mezcla homogénea en la que es imposible identificar las diversas verduras que se pusieron en la licuadora.

En la licuadora había un tomate, un pepino y una cebolla, pero ustedes no pueden verlos, dado que sólo hay una masa marrón. Ahora debemos corregir esta mezcla y elevar todos sus componentes de abajo hacia arriba. ¿Qué debemos hacer? ¿Tenemos que separar las verduras de nuevo? ¿Qué es la incorporación?

De pronto comprendemos que esta licuadora, la ruptura, nos ha sacado de un estado especial, nos ha mezclado de manera tal que nunca pudiéramos ser capaces de incorporarnos unos en otros si hubiéramos permanecido corregidos.

En el estado inicial corregido, estábamos conectados por la Luz que nos creó. Gracias a la Luz, éramos un tomate, un pepino, ajo o cebolla. Cada uno de nosotros era otro vegetal y a pesar de estar todos conectados, nadie estaba incorporado en los demás porque la Luz Superior nos conectaba. Como resultado de la ruptura, hemos alcanzado el estado en la que estamos totalmente rotos, y nos guste o no, estamos incorporados en todos los demás. Yo quiero lo que los otros tienen y siento en mi ego lo que ellos tienen. Las conexiones altruistas entre nosotros las mantuvo la Luz desde el principio de la creación, pero se rompieron cuando comenzamos a sentir los impulsos egoístas, tales como, “¡el pasto del vecino es más verde”, “qué automóvil más grande tiene!” “¡que vestido tan hermoso!”

Esta es la forma en la que empezamos a absorber los deseos de los demás. La ruptura dejó una fusión de los deseos de cada uno de nosotros. Resulta que la ruptura provocó algo que de ninguna manera podríamos haber hecho por nosotros mismos. Nos obligó incorporarnos en los otros.

Hoy cada uno está conectado con todos a través de cinco personas a las cuales conoce. Ni siquiera soy consciente de que estoy incorporado en los deseos de un esquimal que vive en algún lugar del Ártico o de una persona que vive en América del Sur, Australia o la India, porque nunca he estado allí. ¿Cómo ocurre eso? No sé, pero es una consecuencia de la ruptura.

Pensamos que la ruptura fue un desastre, pero fue fundamental para llevarnos a la corrección. Ahora que hemos sido mezclados, lo único que nos queda por hacer es corregirnos nosotros mismos con la ayuda de la Luz superior. ¿Qué tiene que hacer la Luz con el fin de corregir nuestra mezcla de verduras? ¿Tiene que separarnos de nuevo en un tomate y un pepino; tiene que clasificarnos? ¿O debería quizá tomar toda esta masa y pegarla en un vegetal, en una vasija?

La mezcla está empezando a tomar una forma de acuerdo a los niveles de Aviut del deseo bajo la influencia de la Luz Superior. Hay partes que pertenecen a las capas superiores o inferiores. ¿Cómo sabemos a qué capa pertenece cada uno en esta mezcla?

En nuestro mundo existe la fuerza de gravedad que construye ciertas capas de una manera determinada y hay diferencias entre ellas. En la mezcla humana también hay diferencias entre las capas del deseo, sin embargo, no las crea la fuerza de gravedad de la tierra, sino la fuerza de gravedad desde arriba, la Luz Superior.

La Luz Superior entra en las vasijas rotas, que se rompieron. Pero ahora empieza a corregirlas y a reformarlas. La mezcla de verduras está hecha de los deseos rotos que mezcló y rompió infinitamente la Luz Superior. Ahora llega la Luz que Reforma y todos los componentes aparecen gradualmente en función de su reacción a la Luz y de esta forma sienten que tienen algo en común, ya sea más cercanía o lejanía de la Luz y de los demás.

Ellas aclaran si pertenecen más a los tomates y menos a los pepinos, más a la cebolla, etc., de acuerdo con la percepción de la Luz y de acuerdo a la sensación de su influencia sobre ellas. Aunque todas ellas han sido mezcladas, comienzan a ocurrir cambios en esta masa.

Hay partes especiales entre todos los deseos rotos: los judíos. En el pasado ellos atrajeron la Luz que Reforma, pero no la llevaron hasta la altura de su corrección y se rompieron y cayeron. Ellos fueron la razón de la destrucción de todo el deseo y de la mezcla. Ahora tienen que revelarse, es decir que en el mundo de hoy está sucediendo una acción especial. Tenemos que ver cómo se incorporan todos en todos los demás. Existen las diez tribus perdidas de entre nosotros que estaban incorporadas en la ruptura general. Esta es una acción muy compleja, variada y profunda, pero no la corregimos simplemente volviendo al estado inicial con el fin de tener los tomates y los pepinos que estaban allí antes, sino más bien al corregir todas las capas juntas y alcanzar un conexión que es 620 veces mayor. La unidad anterior se debió a la Luz Superior y ahora la alcanza la Luz que Reforma de acuerdo a la petición del inferior que quiere esta adhesión.

Si la adhesión inicial que sostenida por el superior fue una unidad, la nueva adhesión es de 620 unidades, 620 veces más fuerte, y es todo gracias al trabajo del inferior.

El inferior pide permanecer en la forma en que fue creada después de la ruptura y sólo quiere corregir su actitud. Por lo tanto el alma en general se corrige capa por capa según su despertar; la primera capa, la segunda y la tercera. De lo contrario, no habría ascenso sino una simple restauración de los tomates y los pepinos.

Nosotros queremos mantener la incorporación mutua, ya que es en realidad mediante la fusión de esta que se alcanza una adhesión más potente, 620 veces más fuerte, en la que todos se incorporan en todos los demás. Por lo tanto tenemos que estar agradecidos por la ruptura y por la oportunidad de incorporarnos en los otros. ¡Los judíos se mezclaron con el resto de los babilonios y ahora podemos empezar finalmente nuestra corrección colectiva!
(142660)
De la 3° parte de la Lección diaria de Cabalá del 9/01/14, Talmud Eser Sefirot

Material Relacionado:

En un momento crucial de la evolución
Viviendo en la intención en vez de vivir en el deseo
El arvut no es para los débiles

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta