Pecando a fin de elevarse hacia la Luz

888Pregunta: En su estante tiene un disco llamado “La Torre de Babel, el último nivel”. ¿Quiere decir que este es el último nivel antes de la Fuente de Luz?

Respuesta: El último nivel de la Torre de Babel es el ego más grande que existe en nosotros. Y ustedes tienen que alcanzarlo con el fin de alcanzar el mundo del Infinito, porque sólo pueden elevarse allí a través de un gran ego.

Pregunta: Pero el modelo de la Torre de Babel es el modelo del pecado. ¿Cómo puede utilizarse el pecado humano para llegar a la Luz más grande?

Respuesta: Esto puede hacerse debido a que ellos están conectados. Cuando alcanzan los más grandes pecados, ustedes ameritan la Luz más grande.

Pregunta: ¿Así que tengo que pecar a fin de llegar a la Luz más grande?

Respuesta: Eso es correcto.

Pregunta: ¿Entonces, usted empuja a la gente a pecar?

Respuesta: En este momento yo existo en un pequeño punto de este mundo y quiero alcanzar un grado más elevado. Pero no puedo hacer nada con el ego que tengo ahora, porque mi ego es pequeño, es suficiente como para utilizarlo en este mundo. Es por esto que necesito revelar un gran ego, digamos -100 kg (el signo menos está ahí para mostrar que esto se refiere al ego). Entonces lo corrijo en 100 kg de otorgamiento, y de esta manera alcanzo la corrección.

777

Y en un grado más elevado tendré una tonelada de ego, que corregiré y lo convertiré en una tonelada de otorgamiento.

Y esto continuará para siempre: uno contra el otro. Pecan, corrigen, y llegan a la Luz. De nuevo entran en el ego, corrigen, y alcanzan nuevamente la Luz. Así avanzamos en el mundo espiritual.

Ustedes deben revelar su ego, porque el ego es el material en el que se revela el mundo espiritual bajo la condición de que lo corrijan a partir de la recepción y lo conviertan en otorgamiento. Está escrito: “No hay hombre justo en el mundo que no haya hecho buenas obras sin haber pecado”. Es por eso que necesitamos la revelación del ego.

Pero nunca trabajamos en la revelación de un gran ego, del mal en nosotros; por el contrario, aspiramos hacia el atributo de amor y otorgamiento por encima y a pesar de nuestro egoísmo. Pero cuando tenemos éxito en esto y adquirimos la propiedad de otorgamiento, el egoísmo crece de inmediato, de tal forma que nos elevemos una vez más por encima de él. Y así avanzamos en dos piernas, la línea derecha, otorgamiento, y la línea izquierda, recepción.

(29404 – De la Conferencia Cabalá para la Nación del 11/23/10)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: