Según la fórmula de la equivalencia de forma

Dr. Michael LaitmanLa Torá, “Levítico” (Ajarei),16:1-16:2: Y el Señor le habló a Moisés después de la muerte de los dos hijos de Aarón, cuando ellos se acercaron ante el Señor, y murieron. Y el Señor le dijo a Moisés: “Dile a Aarón tu hermano que no debe entrar en cualquier momento al Santuario, dentro de la cortina que divide, delante de la cubierta que está sobre el arca, para que no muera, porque Yo aparezco sobre la cubierta del arca en una nube”.

“Cuando ellos se acercaron ante el Señor, y murieron” significa que sus atributos y acciones eran igual al nivel del Creador, y cuando vieron que no podían utilizarlos, se anularon.

“Que él no debe entrar en cualquier momento al Santuario” significa no en cualquier estado. El tiempo es un estado; en la espiritualidad no hay tiempo. No hay cuerpos celestes, como en el mundo corporal, que determinan el día y la noche y el año. Por lo tanto, esta expresión se refiere al hecho de que uno puede acercarse al Creador sólo cuando está en una exacta equivalencia de forma con Él.

Pregunta: ¿Cuál es el significado de “cortina” y “nube?”

Respuesta: El arca en sí es el atributo de Bina que es el otorgamiento total. Por encima de él, sólo existe el atributo del amor. La aparición del Creador ocurre en el atributo de otorgamiento. Este crea el atributo de ocultamiento por sí mismo, ya que, si yo deseo otorgar, significa que no quiero recibir nada, ni siquiera el resultado de mis acciones.

Por lo tanto, si realmente trabajo con el fin de otorgar, no hace ninguna diferencia qué recibo yo por mi otorgamiento. Sólo quiero dar, sin recibir nada a cambio.

Al final resulta que no queda nada además de trabajar en ocultamiento. Cuando yo me oculto, el Creador se acerca a mí. Si descubro mis atributos al desear recibir algo como resultado, él se aleja de mí. Todo ocurre exactamente de acuerdo a la fórmula de equivalencia de forma. Él es otorgamiento completo y yo soy recepción completa. En la medida en que pueda establecer el atributo de otorgamiento dentro de mí, en esa misma medida nos acercamos.

Entonces, el acercamiento a la pantalla (Masáj) que lo oculta todo es posible sólo cuando ustedes establecen constantemente el atributo de otorgamiento dentro de sí y se vuelven cada vez más similares al atributo general de amor y otorgamiento, al Creador. Por lo tanto, está escrito: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, lo cual es igual al concepto “Yo soy el Creador, HaVaYaH“.

(142824)
Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” 3/6/14

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta