entradas en '' categoría

Historias breves: La evolución del grupo de Abraham, Isaac

11Después de que Abraham fundó su escuela, comenzó a desarrollar el método cabalístico con los estudiantes que se le unieron. Así creó tres sistemas: un sistema de estudio, un sistema de diseminación, y un sistema para realizar la sabiduría de la Cabalá.

El sistema de diseminación toma en cuenta el nivel de desarrollo de la persona. Todo depende de cómo pueden las personas percibir la idea espiritual, en qué medida es cercana a ellas y puede responder a sus expectativas, y hasta qué punto puede mostrárseles que este sistema es benéfico para ellas.

Más tarde, cuando asciendan y se desarrollen, estarán listas para entender otras opciones que les ofrece la sabiduría. Por lo tanto, la persona debe ser abordado siempre en su nivel, en un idioma que ella entienda, entonces puede ser atraída al saber que ustedes en realidad pueden ayudarla a caer en cuenta de qué es lo que quiere.

En esto fue que se involucró Abraham cuando explicaba que la meta definitiva de nuestra evolución es el amor y otorgamiento, y aquellos que deseen alcanzarla internamente, al menos hasta cierto punto, deben venir a él.

Así comenzó la siguiente etapa de desarrollo de la escuela de Abraham. En este punto, era llamado el grupo de Abraham, dado que todos los miembros del grupo comenzaron a trabajar en la conexión entre ellos, aceptando el hecho de que la unidad está por encima de la separación.

Cuando ocurrió el salto del ego en la antigua Babilonia y las personas quisieron construir una torre para llegar al cielo, es decir, hasta la fuerza más elevada que esta estaba ejerciendo presión sobre la fuerza negativa.

Abraham, sin embargo, afirmaba que la fuerza negativa surge de la misma fuerza positiva y tiene que ser operada de forma diferente, al absorberla en lo que llamamos la línea izquierda (la fuerza negativa). Él creía que el ego que crece en las personas debe ser estudiado y que hay que trabajar con este de la forma correcta. Esta es la razón por la cual el periodo que siguió en el desarrollo del grupo de Abraham es llamado Isaac.

El uso correcto del ego es llamado el sacrificio de Isaac, el cual significa que atamos nuestro ego y amenazamos con matarlo, totalmente dispuestos a sacrificarlo, aun cuando entendemos que no alcanzaremos al Creador sin este. Por otra parte, la semejanza y equivalencia con el Creador sólo puede alcanzarse si limitamos al ego correctamente. Para nosotros, es como cortar nuestra propia carne.

Nosotros aprendemos a controlar nuestro ego, a atarlo, a manejarlo, y a colocarlo bajo el atributo de amor y otorgamiento sin destruirlo y sin amenazarlo, y nos disponemos a romper con nosotros mismos (dado que el ego es todo el yo). Este proceso es parte de nuestra evolución, y cuando la llevamos a cabo, tenemos la oportunidad de hacer un trabajo correcto, productivo, y enfocado con nuestro ego. Esta es la esencia de la historia del sacrificio de Isaac.

(146497 – Del Kab.TV “Historias breves” del 10/15/14)

Una caja de herramientas de la Luz

10La sabiduría de la Cabalá, en contraste con otras sabidurías, investiga la materia interna más elevada, el deseo que está en el nivel humano.

Los deseos en los niveles inanimado, vegetativo y animado, aparecen ante nosotros en este mundo. Nosotros podemos investigarlos, entenderlos y usarlos. Sobre la base para investigarlos, creamos una ciencia.

Pero, no hay ciencia que investigue el deseo en el nivel humano. La psicología trata de alcanzar esto, todavía sin éxito. ¿Por qué? Porque el investigador debe estar en un nivel más elevado que el objeto, que el sujeto que está siendo investigado.

Al ser una persona en este mundo, yo puedo explorar la materia inanimada (la física, química, etc.), vegetativa (botánica) y la materia inanimada (biología, zoología, etc.). Después de todo, estoy situado en un nivel más alto.

Sin embargo, la materia del nivel humano, nuestro mundo interno, no puede ser investigada desde nuestro nivel. Y por lo tanto la psicología y la psiquiatría están vacías de una base científica real y sólida.

Pero con la ayuda de la sabiduría de la Cabalá, podemos crear esta base, y gracias a esto, podemos investigar más verdadera y objetivamente todo el resto de estratos inferiores de los niveles inanimado, vegetativo y animado. Por ahora, tenemos la oportunidad de tomar en cuenta los errores y equivocaciones en las investigaciones de la naturaleza de estos niveles inferiores, donde hacemos distorsiones generadas por nuestra propia naturaleza humana.

Entonces, la sabiduría de la Cabalá, es específicamente una ciencia en el sentido completo de la palabra, y es mucho más precisa que otras ciencias. Porque con ella investigamos la sustancia de la creación, el deseo de recibir, en los niveles inanimado, vegetativo, animado y hablante, y utilizamos un único aparato llamado la Luz Superior.

Cuando los físicos estudian la materia en un acelerador de partículas, ellos inducen a colisiones y observan sus resultados.

Entonces con nosotros es lo mismo: La Luz llega y hace colisiones, es decir que lleva a cabo un Zivug de Haka’a (acoplamiento por golpe). Primero ocurre la colisión y después de esta, el acoplamiento. Con la ayuda de este experimento, examinamos y aprendemos sobre lo que está sucediendo en el encuentro entre el deseo de recibir y el deseo de otorgar, entre el Creador y la creación. 

(146995 – Del Congreso en Los Ángeles del 11/02/14, Lección 3)

Los hijos del universo, parte 3

9Hoy estamos ligeramente corriendo el velo que cubre la materia oscura y otros fenómenos, pero aun no lo sentimos; el resultado se calcula a partir de datos que reunimos, postulando lo que les hace falta.

Pero no conocemos la fuente de las fuerzas que operan en la naturaleza, la esencia de su acción, y las relaciones entre ellas. El factor mismo de su existencia lo percibimos como una consecuencia, no como algo en sí.

El punto principal es que todo lo que podemos aprender, estudiar, y alcanzar se describe en nuestros cinco sentidos, porque al final de una cadena de experimentos e investigación existe un ser humano con sus cinco sentidos, con su mente y sus sensaciones, con su imaginación y su habilidad para construir modelos específicos y convertirlos en un modelo general del universo. Hasta ahora, por supuesto, todos esos modelos y resultados de su investigación son muy limitados.

Básicamente no sabemos nada, como una pequeña tortuga que sale de su refugio y se arrastra unos cuantos pasos en un lapso de tiempo enorme. En realidad, no está demasiado lejos del arbusto bajo el cual se sentó con su cabeza metida en su caparazón. Y no sabe nada.

Más aun, al avanzar gradualmente tampoco descubrirá nada. No importa cuánto nos desarrollemos en nuestro estado actual, no descubriremos nada cualitativo. Podemos reunir una cantidad masiva de hechos y datos, pero no seremos capaces de procesarlos y estudiarlos de manera que nos describan la imagen general.

Esto se debe a que con el fin de conducir una verdadera investigación acerca de nosotros mismos tenemos que movernos al nivel superior, a una mente y corazón más elevados, en otras palabras, a no depender de los tres ejes del tiempo y espacio y de la mente y el corazón que tenemos hoy, sino ascender por encima de ellos y ver todo bajo una luz diferente, como si ya no fuéramos seres humanos en este planeta. Entonces alcanzaremos el conocimiento de las personas y el entendimiento de quiénes somos.

Necesitamos una nueva ciencia con el fin de hacer eso. No es casualidad que los científicas de hoy ya reconocen el hecho de que la ciencia tradicional está en crisis ¿Por qué? Después de todo, tenemos suficientes herramientas, sabemos cómo construir enormes estructuras complejas, enviamos telescopios que orbitan la tierra y nuestros microscopios y aceleradores penetran las partículas.

Se invierten miles de millones en la investigación científica, pero eventualmente los beneficios de tales estudios resultan ser una ilusión a tal grado, que incluso nos burlamos de los científicos que parecen satisfacer su curiosidad natural a expensas del que paga impuestos.

No consideramos la ciencia tan seriamente como solíamos hacerlo, especialmente cuando nuestra esencia, nuestro ego, arruina todos sus frutos. Después de todo, usamos la ciencia con el fin de dominarnos entre nosotros y obtener ganancias a expensas de otros, entonces en realidad es imposible encontrar buenos frutos en este árbol.

(146842 – Del Kab.TV “Una nueva vida” del 3/2/14)

El poder de la maternidad

7Pregunta: Sabemos que la maternidad conduce a un gran cambio en la vida de la mujer. ¿Qué cambia exactamente en ella? ¿A qué tiene que renunciar? ¿Qué procesos nuevos toman lugar en una mujer cuando se vuelve madre y para qué tiene que prepararse?

Respuesta: Una mujer que se vuelve madre gradualmente se mueve del nivel de una persona individual al nivel de un sistema, en el cual ella entra. Si previamente sentía que era individual y no estaba conectada con nadie excepto con su hogar, sus padres y su esposo, ella siente que se hace dependiente en el momento que tiene un bebé; llega a conectarse e incluso a ser cautivada por su bebé, que ahora está a su lado, obligándola, atándola abajo, absorbiendo toda su atención, y esclavizándola a tal punto que para ella no hay nada más importante en el mundo que cuidarlo.

Cuando  paseo en el parque, veo madres jóvenes sentadas en las bancas con coches de bebés hablándose entre sí. Cada una está mirando constantemente a su bebé, mientras habla con las demás: “Quizás él necesite algo, o quizás pueda hacer algo por él”. Esto ocurre continuamente. El bebé no necesita mucha atención, pero su naturaleza maternal la obliga a cuidarlo constantemente.

Imaginen qué pasaría si tuviéramos que poner un policía cerca de cada madre para asegurarnos de que ella no deje solo al niño. Sería imposible.

Pero la fuerza natural que se despierta en la mujer después de que da a luz, es una gran fuerza. Es una fuerza que estimula y da vida. No hay fuerza más poderosa que cree dependencia, amor, conexión y cuidado de otro que la fuerza que nace en la mujer que se vuelve madre. Esta se va haciendo más débil gradualmente y toma otras formas porque una madre puede tener más niños y tiene que prestarles atención a todos ellos.

Sin embargo, de todos los deseos humanos, la dependencia del bebé de ella y su cuidado hacia él, están por encima de todos los demás. Esto se debe a que de todos los otros deseos por comida, sexo, familia, riqueza y respeto, el deseo de cuidar a su bebé, de estar conectada con él, precede a todos los demás deseos y es más importante que todos ellos.

Enfatizo esto porque con el fin de llevar a la humanidad a un estado de armonía con la naturaleza y en el cual el avance positivo de la humanidad depende del alcance de un futuro brillante, tenemos  que usar esta fuerza. Esto se debe a que es natural y no tenemos que buscar nada artificial.

Solo necesitamos una cosa: juntar a las madres y explicarles de manera simple y convincente que el método integral que le recomendamos al mundo es lo mejor y es la única manera de prometerles a sus hijos un futuro bueno, seguro y saludable.

Nosotros deberíamos explicarle a cada madre, por el bien de su hijo, qué sistema de conexiones tenemos que establecer en la sociedad, qué tenemos todos que preparar para que su bebé tenga un mundo maravilloso en el que crezca y se desarrolle, como lo sueña toda madre.

No necesitamos convencerlas de ninguna otra forma sino que simplemente le explicamos a toda madre qué es lo que creará el mejor mundo para su bebé y qué tenemos que hacer para que su bebé tenga un entorno correcto. No tenemos que hacer nada más. 

(147050 – Del programa “Una nueva vida” del 5/15/14)

Historias breves: Escalando el Mt. Sinaí

5Después de haber pasado por todas las etapas de la vida en Egipto y el éxodo de Egipto, el pueblo de Israel alcanza un estado llamado Mt. Sinaí. Ellos comienzan a entender que se enfrentan a una enorme montaña de mal, la palabra “Sinaí” se deriva de la palabra “odio” (odio mutuo) en hebreo, el rechazo profundo que la gente siente hacia el otro, que es mucho mayor al que sentían en Egipto.

Mientras que en Egipto o en la antigua Babilonia no lo entendían ni eran plenamente conscientes de ello; ahora el mal se les revela al máximo.

Como resultado, las personas se sienten perplejas, impotentes, y no pueden ni siquiera imaginar qué deben hacer. Pero Moisés alivia la mente de ellos, prometiéndoles organizar y arreglar la conexión entre ellos y el Creador. Este es su rol, dado que él es el vínculo entre el pueblo de Israel y la fuerza superior. La gente no sería capaz de hacer nada sin su ayuda y guía, sin la conexión de él con el Creador.

Él sube al Mt. Sinaí, mientras que las personas no sienten esta conexión y están listas para volver a Egipto. ¡Lo más importante para ellos es sentir que tienen algo, algo a que aferrarse! El odio asusta a la gente sencilla.

Imagínese que viven en un edificio de apartamentos en el que todos los odian profundamente. Ustedes tienen miedo de salir de su apartamento, de abrir una ventana, sienten corrientes de gran odio por todos los lados, no pueden dormir, y están perdiendo su apetito. ¡Esta es una situación terrible! Esto es exactamente lo que siente la gente que está parada ante el Monte Sinaí. La verdadera naturaleza de su ego se les revela y ellos ven que no pueden superarlo de ninguna manera, puesto que se ha ido la conexión con el Creador quien les ayudaba no hace mucho tiempo.

Pero Moisés les promete que ascenderá a este nivel de conexión, establecerá el contacto entre ellos, y los sacará de ese odio. Sólo él puede ascender por encima de la montaña del ego, pero se trata sólo de uno pequeño atributo en nosotros.

En el momento en que él se separa de la gente, ellos pierden la esperanza de conectarse con el Creador y la única esperanza que ven es en la creación del becerro de oro, que creen que puede unirlos. No tienen nada más de donde aferrarse.

Ellos están listos para desprenderse sus joyas de oro y donarlas para que algo los una. Esto se debe a que en comparación con el profundo odio que sienten, el pequeño ego que se inviste en el becerro de oro al menos los conecta de manera egoísta hasta cierto punto.

Cuando desciende del Monte Sinaí, Moisés se acerca más a las personas, deseando conectarlas con el Creador por medio de él y establecer el contacto entre ellos, pero él ve que una vez más se inclinan ante su ego (el becerro de oro). Luego él rompe las dos tablas del pacto recibidas en el monte Sinaí, que ahora no son adecuadas para las personas, dado que han caído a un nivel diferente.

Moisés sube a la montaña, lo cual significa nuevamente al ego, y cuando se conecta con el nivel superior de amor y otorgamiento por encima de él, recibe una segunda instrucción del Creador. Cuando desciende de este nivel espiritual le trae al pueblo el plan de unidad: la revelación del Creador por medio de su acercamiento cada vez mayor a la unidad interna entre ellos.

El plan incluye todas las grandes leyes de la Torá, y la más importante es “ama a tu prójimo como a ti mismo”, y la gente es lista para cumplirla y unirse.

El día en que Moisés desciende la segunda vez desde el monte Sinaí es llamado Yom Kippur (Día del Perdón). Él le trae al pueblo las dos tablas, es decir las diez condiciones en contraste con las diez plagas de Egipto. Mediante el cumplimiento de estas condiciones en el nivel espiritual, ellos alcanzan un nivel de unidad entre sí en el que se revela el Creador y se funden en completa unidad con Él. Este es el propósito de su corrección.

(146719 – Del Kab.TV “Historias breves” del 10/22/14)

La mutación y corrección de las relaciones humanas mutuas

4La Torá, Levítico, 18:23: Y no yacerás con ninguna bestia para profanarte con ello; ni mujer alguna estará ante una bestia, para yacer ahí; es perversión.

Una conexión con una bestia significa la conexión con mis partes animales Pero, en combinación con los deseos espirituales, no puede haber un equilibrio entre las partes animales y la parte del hombre que es capaz de permitir trabajar en aras del otorgamiento.

Las partes animales deben ser usadas sólo en la forma de comida o vestidos preparados con pelo, piel o cosas similares.

En la espiritualidad esas cosas no se interpretan de manera específica, dado que todo se entiende en los atributos de la Luz de otorgamiento, Jassadim (Misericordia) y de la Luz de recepción, Jojma (Sabiduría). Entonces necesitamos recordar constantemente que el deseo de recibir cambia y se transforma en el deseo de otorgar, dado que aparte de eso no hay nada más.

La Torá, Levítico 18:24: No se profanen en ninguna de esas cosas; porque en todas esas se profanan las naciones, las cuales alejaré delante de ustedes.

El origen de las relaciones incorrectas entre los hombres comenzó en Egipto. Eran muy populares en Grecia y en la antigua Roma y se volvieron realmente un culto.

Desde el punto de vista espiritual, este es el resultado de la ruptura del objeto espiritual “Adam” y la penetración continua y mutua de todas sus partes entre sí, en la que los atributos de unidad entran en los atributos que se oponen completamente a ellos y crean todo tipo de posibles mutaciones.

Resulta que esos atributos que son totalmente inadecuados uno para el otro están juntos. Este fenómeno también existe en los niveles inanimado, vegetativo, y animado, pero es más pronunciado en el nivel del hombre y ahí es donde se corrige específicamente.

Todas las prohibiciones de esa clase de unión se detallan sólo en la Torá y se aplican sólo a aquellos que corrigen en sí mismos el atributo del humano, el atributo del alma. En todas las demás creencias, no existen esas prohibiciones, y por el contrario, ellas elevaron está combinación y unión, y la transformaron en cultos, magia negra, sadomasoquismo, etc.

¿Qué causa esta así llamada autodestrucción, en la que la persona se ve a sí misma como nada o se imagina a sí misma como un animal? Este es el resultado de la influencia de la Luz en las partes rotas y las partes corregidas del alma. Entonces parece que en esas operaciones, las cuales son llamadas actos espirituales, hay algo sublime y que eleva.

En otras palabras, previo a eso, las naciones en nosotros eran similares al pueblo Egipcio, y nosotros no debemos estar de acuerdo con eso. Pero eso les incumbe sólo a aquellos que avanzan en el estudio de la Torá.

Pregunta: ¿Entonces por qué todos leen la Torá?

Respuesta: La Torá fue entregada con el fin de preparar a todas las naciones para la futura corrección general. 

(146334 – Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterna” del 3/19/14)

Historias breves: Las escuelas de Cabalá

3Desde el tiempo en que una pequeña parte de los babilonios se unió a Abraham, y juntos comenzaron a trabajar en la unidad entre ellos, comenzó el punto de partida del pueblo judío.

A pesar de que aún no era un pueblo formado, el grupo de discípulos de Abraham, que eran cabalistas, recibió de él el método de unidad con el propósito de revelar al Creador y comenzar a moverse hacia adelante.

Desde un punto de vista cabalístico, moverse hacia adelante no es la historia de su mudanza de Babilonia a la tierra de Canaán, el descenso a Egipto y regreso a la tierra de Israel, sino el crecimiento de su egoísmo y su constante ascenso por encima de este. En realidad, la ideología con la que estuvieron de acuerdo en la antigua Babilonia continuó trabajando en ellos.

En el proceso del crecimiento del egoísmo, el pueblo comenzó a cambiar gradualmente y se volvió más sofisticado, tanto de forma egoísta como altruista. Su unidad pasó por varias metamorfosis, y tomó diferentes formas.

Por lo tanto, la escuela de Abraham se transforma en la escuela de Isaac, después en la escuela de Jacob, después de José, y finalmente en la escuela de Moisés. Todas ellas representan una variedad de movimientos del pueblo hacia una revelación cada vez más grande del ego y la elevación por encima de este.

La escuela de Isaac representa el deseo del pueblo de romper con su egoísmo y elevarse firmemente por encima de él. Este es el sacrificio de Isaac, cuando la persona está dispuesta a matar su egoísmo. En realidad, al principio piensa que es la única manera para mantener su movimiento hacia adelante.

Después se forma la escuela de Jacob, la cual cree que uno no debe matar el egoísmo, sino equilibrarlo con la propiedad de misericordia, representada por Jacob. Después de todo, cuando la misericordia comienza correctamente a usar la propiedad de Isaac (lo implacable del juicio), entonces se convierte en la propiedad de Israel, la cual significa directo al Creador.

Este es un serio movimiento hacia adelante, en el que se unen ambas fuerzas, tanto la egoísta como la altruista, con el egoísmo que permanece en el fondo y el altruismo que se eleva sobre él. Entonces, al elevarse y caer en sincronía, se mueven juntos. Así es como crecen las personas, al estar compuestas de dos partes de la naturaleza dentro de sí mismas, y en la simbiosis correcta entre ellas, revelan al Creador.

El movimiento espiritual de Israel gradualmente lleva a las personas a Egipto. El desarrollo en Egipto significa que el egoísmo del pueblo se eleva incluso más, al nivel de Faraón, y era necesario que ellos se elevaran por encima de este.

Faraón representa el egoísmo por encima del cual uno simplemente no puede elevarse y usarlo. Es necesario ser sacado rápidamente por medio de tirones, para corregirlo en pequeñas porciones, transformándolo en altruismo.

El pueblo de Israel, al encontrarse en el cautiverio egipcio, es decir, en un estado extremadamente egoísta, descubrió que no podía seguir la ideología de Abraham. Un nuevo líder, cuyo nombre era Moisés, apareció entre ellos. Él fue capaz de organizarlos para que entendieran que el progreso debe estar basado en la desvinculación del egoísmo. Eso significaba que tenían que escapar del cautiverio egipcio, el cautiverio del egoísmo, y comenzar lentamente a corregir sus partes.

Mientras estaba en Egipto bajo la presión del enorme ego, el pueblo estaba en la misma confrontación como en la antigua Babilonia. Moisés entendía que era necesario hacer otro esfuerzo, salir de Egipto e ir a la tierra de Canaán, de la misma forma en que salió alguna vez el grupo de Abraham de Babilonia.

La tierra de Canaán simboliza el estado espiritual que les da a las personas la oportunidad de unirse entre ellas internamente, elevarse por encima del egoísmo y alejarse de este, es decir, abandonar Egipto, ir al Sinaí y dirigirse a la tierra de Israel.

Esta es la esencia de la escuela de Moisés, el seguidor directo de Abraham. En la historia del desarrollo espiritual, no hay una persona más brillante que Moisés. Después de todo, el grupo de Abraham salió de Babilonia tras elevarse por encima del egoísmo manifestado y eso fue suficiente, pero ahora sus seguidores, al escapar de Egipto, no sólo deben elevarse por encima de un enorme ego, sino además corregirlo gradualmente.

(146711 – De Kab.TV “Historias breves” del 10/22/14)

Ser como los demás no es nuestra naturaleza

1Pregunta: ¿Es el retorno actual del pueblo judío a la tierra de Israel una fase natural?

Respuesta: Por supuesto.

Pregunta: ¿Por qué deberían ellos regresar a esta tierra en particular?

Respuesta: Nosotros no lo entendemos todavía. Sin embargo, las personas que están en un nivel espiritual entienden las diferencias y la singularidad de la raíz espiritual de cada uno de los seres creados, incluyendo animales, y por otra parte, de las distintas regiones de la tierra.

Entonces, a pesar de que la tierra aquí no es fértil ni hay nada “santo” al respecto, aun así está dominada por ciertas fuerzas espirituales, como una rama que crece a partir de una raíz espiritual.

Pregunta: ¿Qué debemos hacer con la fuerte resistencia árabe?

Respuesta: Esto es perfectamente natural. Después de todo, si hemos retornado a esta tierra, tenemos que volver a nuestras raíces espirituales. En otras palabras, tenemos que cumplir con la condición de ama a tu prójimo como a ti mismo. Es sobre la base de esta condición que vinimos aquí hace mucho tiempo. Moisés nos trajo a las fronteras de esta tierra y murió en su frontera. Luego nos guió su discípulo Josué.

Nosotros llegamos a esta tierra, y cuando nos instalamos aquí, tuvimos que establecer un ejemplo para toda la humanidad, y mostrar cómo debe ser una nación que vive correctamente en su tierra. Entonces empezamos a construir el Templo y a cumplir con esta misión.

Sin embargo, nuestras acciones de hoy son totalmente opuestas a lo que tenemos que hacer y, en consecuencia, por supuesto, enfrentamos constantemente problemas provenientes de nuestros vecinos cercanos y lejanos.

Pregunta: ¿Por qué se le dio este papel al entorno árabe?

Respuesta: Esto fue escrito hace siglos, cuando Abraham engendró a Ismael y lo despidió con Agar. De ese momento en adelante, hay una especie de “competencia” entre los dos hermanos Isaac e Ismael. No hay nada que podamos hacer al respecto; el conflicto será aún mayor, pero debe cumplirse a nivel espiritual.

Esto significa que como país tenemos que ascender al nivel de amor a los demás, estar en buenas relaciones con los otros, y ser ejemplo para toda la humanidad. En ese caso, veremos de inmediato cómo se calma todo lo que nos rodea. Primeros se calmarán nuestros primos los árabes y luego todo el mundo y cesarán la ira y el odio en el mundo.

Las naciones del mundo entenderán entonces que aquí hay algo que ellos realmente necesitan y que pueden recibir de nosotros el método para el renacimiento del alma, que es el conocimiento que puede hacerlos seres eternos. Ellas comenzarán a darse cuenta de que podemos llevarlos a una vida mejor, no sólo en este mundo, sino salir a una dimensión totalmente diferente, más allá de los marcos de este mundo. Todo depende sólo de nosotros y yo creo que la alcanzaremos.

Pregunta: ¿Esto significa que hay un solo significado en todas las quejas que escuchamos en nuestra contra?

Respuesta: Ellos sólo están hechos para unirse y conectarnos. Si nuestros vecinos no nos presionaran, nos destruiríamos unos a otros y nunca nos uniríamos, incluso en el nivel que estamos en la actualidad. La presión externa, la rigidez y el odio sobre nosotros, todo depende sólo del rechazo mutuo que sentimos hacia los demás. En términos generales, nosotros en realidad determinamos el nivel de odio que las naciones del mundo sienten hacia nosotros.

Pregunta: ¿Entonces, inconscientemente las naciones del mundo quieren obligarnos a ser los maestros de la humanidad?

Respuesta: Sí. Esta es la forma en la que toda la humanidad se relaciona con nosotros. Todo su odio es sólo para que podamos entender finalmente que tenemos que hacer algo y que querer ser como ellos, como todos, es un “truco” tonto. Esta filosofía, este enfoque, nos lleva completamente en la dirección equivocada.

Spinoza escribió que la rebelión contra la singularidad independiente no es nuestra raíz. Por supuesto, estaba prohibido permanecer en el nivel anterior en aquellos tiempos, ya que había llegado el momento para el desarrollo espiritual, no espiritual en el sentido en el que se imaginaba la humanidad sino de acuerdo a nuestras raíces.

Comentario: Pero, por otro lado, usted habló sobre el hecho de que los judíos también dirigieron el desarrollo conceptual de toda la humanidad en Babilonia.

Respuesta: Ellos deberían haberlo dirigido hace mucho tiempo, durante el éxodo de la antigua Babilonia. Si todo hubiera salido bien, la espiritualidad debería haberse propagado ampliamente después del Primer Templo, y todas las naciones del mundo habrían aceptado gradualmente el método de la revelación del Creador. Se habrían unido y todo habría terminado allí. Pero eso era imposible porque los babilonios todavía no tenían la raíz que necesita la humanidad. Ellos tuvieron que recibirla, y fue posible recibirla sólo cuando la nación judía se rompió y se dispersó entre ellos.

(146471 – Del Kab.TV “Babilonia ayer y hoy” del 9/24/14)

Cuando la cordura lleva al caos

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿En qué caso el método de Abraham, el cual todavía es representado como irracional, será aceptado?

Respuesta: Hoy en día la humanidad está lista para aceptar cualquier cosa ilógica, porque está empezando a entender que nuestra actual racionalidad en realidad es bestial y no funciona en el nivel de la sociedad.

Por extraño que parezca, ahora hay un total desacuerdo en la lógica, en la habilidad de la moderna “cordura” del consumidor para superar los problemas que siguen rodando. El egoísmo en sí ha terminado; Marx estuvo en lo correcto sobre esto, y ni siquiera hay algo que decir sobre su perspicacia.

Todo lo que queda es actuar a nivel de la lógica elemental, explicarles a las personas de forma abstracta desde el costado: “¿Es bueno para todos nosotros estar conectados juntos por medio de buenas uniones? Bien. ¿Es bueno ganar solo tanto como sea necesario y no más de lo que simplemente no necesitamos? Bien. ¿Es bueno tener un único estándar óptimo de vida para todos? Sí. ¿Qué sucedería si no hay hambre ni enfermedad, y sin un gran abismo entre los pobres y los ricos? Bien. ¿Todo el mundo se preocupa por la ecología? Bien”.

Pero, ¿cómo hacemos esto si todos somos tan malvados?

Aquí necesitamos mostrarles a las personas que existe una fuerza que puede realizar esto. En cualquier caso, tarde o temprano, debemos llegar a este estado y mientras más pronto sea, menos sufrimiento tendremos. Si tenemos éxito en transmitir nuestro mensaje de forma correcta, la humanidad ya estará lista para aceptar esta lógica.

Pregunta: ¿Todos los judíos necesitan regresar físicamente a la tierra de Israel?

Respuesta: Yo no creo eso. Supongo que no importa en absoluto dónde viva uno. Se nos dice que la tierra de Israel se expandirá hasta los confines del mundo entero. Figuradamente hablando, esta podría extenderse sobre todo el globo.

Los puntos de espiritualidad ocurren en todo el mundo. No importa dónde se encuentre la persona. Además, estas personas deben llegar a ser maestros para el mundo entero. Después de todo, la humanidad anhela algún método para la correcta existencia. Vemos que ahora ya no existe en ningún lugar; cada uno vive solo el día, temiendo considerar el mañana o simplemente sin pensar sobre este. Nadie tiene una estrategia realista a largo plazo, ni siquiera hay una táctica normal para la conexión recíproca en beneficio de alguna meta en común. En lugar de esto somos testigos del total movimiento caótico de cada persona. Entonces nuestra lógica será clara para la humanidad.

Junto con esto, hay un pequeño truco aquí: la humanidad será capaz de aceptar esta lógica y realizarla solo después de que el pueblo de Israel llegue a ser el primero en aplicarlo en la vida. Es así como el sistema general está organizado; son específicamente estas personas odiadas, obstinadas, egoístas, y etc., las que deben primero y ante todo, realizar en sí mismas el método y proveer un ejemplo. Tan pronto como lo hagan, por lo menos en algo, todos empezarán a estudiar con ellos.

Esto se debe a que la disponibilidad de aprender de los judíos está latente en todas las naciones del mundo. La base de su odio no es respetada, pero hay una consciencia básica de que en este pueblo hay algo más grande, que es específicamente lo que ellos quieren aniquilar. Esto no deja descansar a las naciones, puesto que se interpone en su camino. Esta es una reacción natural, pero del lado opuesto, hay una disponibilidad interna de adoptar lo que es nuevo y de aprenderlo. Entonces nuestro único problema está en la construcción de la sociedad correcta.
(146475)
Del Kab.TV “Babilonia ayer y hoy” del 9/24/14

¿Cómo transformamos el camino del sufrimiento en el camino de la Luz?

Dr. Michael LaitmanDe Shamati # 1: “No existe nadie más aparte de Él”: Esto significa que se le envían pensamientos y opiniones que está en oposición con el trabajo. Esto tiene como finalidad hacerle ver que no está unida al Señor.

La persona no está preparada para superar los pensamientos y deseos que se despiertan en su mente y corazón. Ella no está preparada para superarlos sola, sin el apoyo del entorno. Necesita de otras personas como ella que le muestren un buen ejemplo en relación a su condición.

Un buen entorno son los amigos que más o menos atraviesan el mismo estado, cada uno según sus Reshimot (genes informativos) personales. Pero todos ellos tienen la misma intención, la misma meta. Todos entienden qué debe hacerse. E incluso si no lo entienden, lo principal es que tratan de darles un buen ejemplo a los demás.

Cuando atravesemos la siguiente etapa del trabajo espiritual y ganemos fuerza, entonces el entorno nos tratará de manera diferente, demostrará desprecio hacia la meta. Esto es igual que lo ocurrió con el famoso grupo de cabalistas de Kotzk.

Si yo tengo una pantalla, la Luz, y las vasijas, el entorno puede ayudarme sin esperar el próximo obstáculo en el camino. El entorno creará ante mí un obstáculo que debo superar. Esto es llamado, “Yo lo aceleraré” en vez del camino del desarrollo natural.

¿Por qué debo esperar hasta que reciba de arriba una carga en el corazón, si la sociedad puede causar esto? Los amigos me demostrarán que parecen despreciar el camino espiritual. Y yo los justificaré, a pesar de que esto no es verdad; yo no veo la verdad, porque estoy dañado.

De esta manera transformamos el camino del sufrimiento en el camino de la Luz, colocamos cada vez un nuevo obstáculo ante los amigos y de este modo los aceleramos, obligándolos a exigir vasijas de otorgamiento y a avanzar. Pero esto sólo es apropiado para grandes cabalistas. Mientras tanto, tenemos que mostrarles a los amigos inspiración por la grandeza de la meta hasta que pasen a través del Majsóm (barrera) y transformen el camino del sufrimiento en el camino de la Luz. Hoy tenemos que ser la fuerza que jala hacia adelante a toda la sociedad.

La primera etapa en la preparación para el verdadero trabajo espiritual es alcanzar la sensación de que ustedes están en una Jevra Kadisha, una sociedad sagrada. Tengo que ver que todos son mucho más grandes que yo, y que yo no soy digno en absoluto de estar entre esas personas. Pero no estoy listo para justificarlos y apreciar su altura.

Depende de mí el tratar de identificar que el Creador está en ellos, al menos imaginar esto artificialmente, y buscar cómo puedo construir mi relación con el grupo. Pero el verdadero estado de Lo Lishmá (no en beneficio de Él) comienza a partir de la etapa en la que los veo a todos como los más grandes de la generación. Y en este estado, tengo la oportunidad de avanzar con su ayuda. Esto quiere decir que me he puesto yo mismo en el estado correcto de Lo Lishmá.

Ahora la sociedad puede proporcionarme el combustible a través del cual los veré muy grandes a todos ellos y anhelaré estar con ellos. Yo quiero adherirme y aprender de ellos, quiero ser el más pequeño de todos; lo principal es que estamos juntos. Esta ya es la actitud correcta a través del cual me acerco a Lishmá desde Lo Lishmá. Yo ya estoy incluido correctamente en el alma colectiva y estoy agradecido de que el Creador sea uno de los amigos.

Lo único que me falta es adherirme a ellos. Esto significa que yo anhelo el amor de los amigos y después de eso, del amor de los amigos al amor por el Creador.

Pero hasta entonces no puedo despertar dentro de mí una deficiencia por el amor del Creador, si la intención es una deficiencia espiritual y no una deficiencia física egoísta como ocurre con todos. Hay señales muy claras de esto; si juzgamos de acuerdo a nuestra actitud hacia la sociedad, a partir de esta actitud es posible examinar nuestro estado.
(146812)
De la 1º parte de la Lección diaria de Cabalá del 10/29/14, Shamati # 1