entradas en '' categoría

La fuerza de superación, parte 1

Dr.Michael LaitmanPregunta: Nuestra vida nos obliga a superar continuamente nuestros deseos, miedos, ira, y las crisis en las finanzas, en la vida personal y familiar. Esta lucha comienza con el nacimiento.

Mientras nace, el bebé ya tiene que superar mucha presión y estrés para salir, y la madre también tiene que superar el dolor para hacerlo nacer.

Entonces esto continúa durante toda la vida humana desde la primera infancia. A medida que se desarrolla, el niño se ve obligado a superar las dificultades físicas y psicológicas. Incluso para ponerse de pie y aprender a caminar, se le exige que se supere mucho.

De esta manera se continúa hasta el final de su vida: el jardín infantil, la escuela, la educación, el matrimonio, la familia, los niños y el trabajo. Toda nuestra vida es una banda continua de dificultades y de la superación de ellas, de lo cual es imposible escapar. ¿Por qué nuestra vida está dispuesta de esta manera?

Respuesta: De hecho, nuestra vida es una cadena continua de superación, y cuando la persona se queda sin la fuerza de superación, se muere. Toda la vida es una lucha. El proceso mismo del nacimiento humano es la primera superación. El bebé debe respirar, expandir sus pulmones y tomar aire. Esta es su primera acción en este mundo del cual comienza la respiración continua: la compresión y expansión de los pulmones.

Estas acciones, pulsaciones, comprenden toda nuestra vida: respiración, ritmo cardíaco y metabolismo. Estos procesos los realizamos de forma inconscientemente, por instinto, por una orden de la naturaleza. Lo mismo ocurre en cada estado a nivel consciente, donde actúa mi deseo. De hecho, yo tengo que sobrevivir, y mi vida está en esta superación.

Si quiero vivir, a cada caso yo mismo tengo que superarme cada vez más. Nuestra naturaleza es el egoísmo completo que sólo busca el descanso, pero “descanso”, no sólo significa yacer, sino hacer sólo lo que queremos.

Para hacer lo que quiero, no deseo utilizar energía, la energía espiritual. A pesar de ello, gasto gran cantidad de calorías como un niño que corre por la habitación, incapaz de detenerse. Para él, eso es descanso.

Le decimos: “¡Deja de correr, siéntate y descansa!” Sin embargo, él no entiende lo que decimos porque está descansando por medio de saltos y bullicio. En otras palabras, la superación es simplemente imposible de medir de acuerdo a la vista externa de la persona. Si la persona supera su deseo y hace algo que va en contra de ella, se llama superación.

Dado que somos creados a partir de la materia egoísta, del deseo de disfrutar, entonces nos sentimos atraídos todo el tiempo hacia los placeres. Si estoy disfrutando, no me importa si corro, me quedo quieto o descanso.

La pregunta es ¿qué debo hacer para actuar en contra de mi deseo: salir de la cama, ir a trabajar, trabajar duro, llevar cosas pesadas de un lugar a otro, ganar dinero, traerlo a casa y alimentar a mi familia?

Por supuesto, esto no es coherente con mi deseo, entonces ¿cómo puedo superarme yo mismo? Hago esto por varias razones. Ya sea porque la sociedad o bien mis padres, me obligan a ir a la escuela a estudiar, luego a casarme, formar una familia y trabajar. El deseo de mis padres y el de la sociedad son más fuertes que la mía, y es por eso cumplo.

O, de repente me encuentro en un entorno que me afecta y cambia mi deseo. Por ejemplo, mis padres me enviaron a un programa deportivo para niños. Antes de eso, no me gustaba el deporte, pero, al ver a mis compañeros de juego, empecé a envidiarlos, fui impresionado por ellos. Los amigos me pasan su deseo, y en vez de sentarme frente al computador, empiezo a correr y a hacer deporte con ellos.

Resulta que puedo tomar los deseos y necesidades del entorno. Por lo tanto, puedo cambiar mi deseo por un deseo mayor que adquiero del entorno, de los amigos, y puedo comprometerme con este tipo de acciones en la cuales previamente no pensaba en absoluto.
(146388)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 5/27/14

Un empujón hacia la unidad

Dr.Michael LaitmanPregunta: Nuestro amigo enfermo se convirtió en la razón de la conexión y la consolidación del grupo mundial. ¿Podemos iniciar y crear puntos como estos en nosotros mismos que no surjan de la enfermedad de alguien, sino de nuestra meta, de algo bueno?

Respuesta: Ciertamente, nosotros debemos reunir todos nuestros problemas en el camino hacia la meta, todo lo que molesta nuestra conexión, o viceversa, todo lo que podamos utilizar como un empujón, golpe, e incentivo hacia nuestra unidad.

Sin embargo, por otro lado, el Creador nos da nuevas condiciones para cada uno de nuestros pasos hacia la Luz. Por lo tanto, lo que será, será. Hay que tener en cuenta todo esto.

No obstante, por ahora, el Creador eligió específicamente a un amigo enfermo para que pudiéramos llevar a cabo una acción masiva de conexión para él. Por esto, debemos respetarlo, amarlo, apreciarlo y cuidar de él, porque ahora se ha convertido en un medio para nuestro avance.

Sin embargo, incluso sin este incidente, en cualquier caso, nosotros debemos buscar otros métodos de avance. En general, los encontramos en la difusión porque dentro del grupo mismo no hay un empuje particularmente agudo o un incentivo para la conexión y la unidad. No obstante, cuando nos dedicamos a la difusión, por regla general, empezamos a tener todo tipo de problemas que nos ayudan a unimos para resolverlos.

Pregunta: Cuando se organizó la actividad en Sochi, allí estábamos todos involucrados en la difusión. Ahora, no estamos haciendo actividades como ésta, entonces, al parecer, como contrapeso, nuestro amigo se enfermó.

Si planeamos nuevamente una actividad así y empezamos a involucrarnos en ella, entonces toda la atención estará dirigida hacia allí. ¿Podría ser que el Creador nos estimule en ese momento para avanzar sólo en el buen sentido, a través de la difusión?

Respuesta: En primer lugar, yo no le pongo ninguna condición al Creador, ni determino mis acciones de acuerdo a aquello que puede o no suceder. Nada de esto es mi problema. No soy responsable de este mecanismo. Es necesario hacerlo todo al máximo y de la manera más eficiente para llevar el sistema hacia la corrección. Esto es posible sólo a través de la difusión del método de educación y conocimiento integral.

Griten en todo el espacio de habla rusa que primero saldrán a una actividad de difusión, y luego otra, y así sucesivamente. En la medida de lo posible, hagan un programa general que sea aceptado en todas las regiones, porque todos los grupos están en diferentes niveles de desarrollo. Sin embargo, pueden hacer esto y estar constantemente en comunicación y conexión entre ustedes.

De hecho, la acción en Sochi unió un círculo que no era grande. Esta fue una buena idea, pero ¿cuántas personas estaban allí en comparación a todos los grupos? Ellos se sentaron en un lugar y cocinaron para sí mismos como en una olla grande, y ahora es necesario que todo esto que cocinaron y de la convención de San Petersburgo aparezca otra cosa.

Ustedes deben comenzar a actuar en círculos más amplios y no continuar con las acciones sobre nosotros mismos. Creo que nadie les prohibiría acciones como estas. Es posible tratar de organizarlas bajo un lema agradable sobre la unidad de toda la humanidad, un llamado a la comprensión mutua y similares.
(145464) 
De la 2° parte de la lección diaria de Cabalá del 10/8/14, Escritos de Rabash

¿Necesita el mundo a un nuevo Einstein?

Dr.Michael LaitmanNo podemos desarrollarnos de forma individual, ya sea como países individuales o como sindicatos de diversos países contra otros sindicatos. Ante nuestros ojos, los estadounidenses pierden un país tras otro, y los europeos descienden desde el pedestal de grandeza, tradición, riqueza y cultura.

Rusia, con sus numerosos recursos naturales se sostiene exclusivamente por medio del intercambio de armas y de petróleo. China, se despierta un poco y vuelve a caer. Japón se ha estancado durante décadas después de un auge que experimentó hace veinte años.

Así están todos los países. Algunos están experimentando esto hoy, otros pasaron por esto ayer, y otros lo sentirán mañana. No hay duda de ello. Además, si anteriormente el ritmo de cambios se había estirado durante decenas e incluso cientos de años, hoy en día, cada paso requiere mucho menos tiempo y tiene una nueva calidad.

Esto se aplica a todas las personas, tanto adultos y niños. Los jóvenes no quieren casarse, formar una familia y tener hijos. Los adultos no saben cómo arreglárselas, porque ni tienen éxito en nada aunque quieran algo. Debido a la inercia, todos siguen jugando el mismo juego, pero sienten que es sólo una pérdida de tiempo. El banco está vacío; el juego no tiene sentido.

Anteriormente, los filósofos y políticos nos guiaban, como sucedió durante varios cientos de años. Hubo mucha gente así. Ellos eran respetados y escuchados, incluyendo los medios de comunicación. Hoy en día, nadie se levanta ni trata de elevarse a este Olimpo. Nos gustaría ver a un clarividente, erudito, o gobernante, como Churchill, Roosevelt, o Einstein. ¡Sin embargo, no existen y esto se siente mucho! La humanidad se siente como un niño que fue olvidado.

Las anteriores formas de percepción estaban basadas en el hecho de que el ser humano llevaba al mundo al orden, establecía la sociedad, y supuestamente gobernaba. Sin embargo, no fue él quien lo hizo, sino que la naturaleza reveló en él el desarrollo evolutivo. Ahora, la naturaleza le muestra al ser humano que él mismo debe buscar un componente central del desarrollo: ¿para qué existimos? Sin este componente, no sabremos cómo organizar nuestras vidas.

Nos dieron las sensaciones y la mente de la naturaleza de tal forma que recibamos instrucciones de ella, las procesemos y las agreguemos. Obviamente, si encontramos la meta correcta, tendremos suficiente energía y conocimientos para vivir y desarrollarnos tanto que consigamos nuevamente llenado, aspiración, alegría, y la necesidad de la vida. En el pasado, la persona vivía por medio de lo que ardía en ella: dinero, poder, honor, conocimiento, sexo y familia. Entonces, ahora, esta meta debe jalarla y reemplazarle todos los vacíos. Sin esto, seremos simplemente un “asilo de ancianos”.

Cuando nos demos cuenta que vivimos dentro de la esfera de la naturaleza que nos afecta, veremos que nos hemos convertido en una sociedad integral en la que cada uno depende de los demás. Es claro para mucha gente, pero no saben qué hacer con esto. Todo lo que tocamos, se convierte en el mal para nosotros.

El hecho es que en un mundo global, cualquier acción incompatible con el sistema general de la persona, de la humanidad, de la naturaleza, hace daño. Por lo tanto, en primer lugar, debemos aprender a operar, a administrar, o al menos a existir de forma cómoda, segura, para nosotros mismos y para los demás. Una vez que lleguemos a esto sentiremos una respuesta positiva desde la primera acción.
(146366)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 10/2/14

Una nación que salva a los hermanos que están en problemas

Dr.Michael LaitmanPregunta: Cuando los israelíes van al extranjero a los diversos destinos turísticos de la naturaleza por lo general tienden a permanecer juntos como un grupo de amigos. No es por casualidad que durante el desastre en Nepal la garantía mutua mostrada por los turistas y los médicos israelíes que vinieron a ayudar a los heridos sorprendió a los residentes locales. ¿Cuáles son las raíces de este fenómeno?

Respuesta: Las explicaciones psicológicas convencionales son que nuestro pueblo ha sufrido mucho durante el tiempo que estuvieron en el exilio, donde se necesitaba de la garantía mutua para sobrevivir. Como resultado la asistencia mutua y el cuidado mutuo se convirtieron en parte de nuestra esencia.

Pero, de hecho, es una cuestión totalmente diferente. La raíz de nuestra garantía mutua era mucho más profunda incluso en aquel entonces tan sólo cuando nos convertimos en una nación, cuando salimos de la antigua Babilonia. Abraham nos guió desde la tierra de Canaán y en realidad unió a los babilonios que lo siguieron en un grupo único llamado Israel (Yashar-El); Yashar, significa en una dirección directa y El significa naturaleza, la Deidad, ya que sus letras tienen el mismo valor numérico (Guematria).

De hecho, descubrimos la unidad de ellos a través del principio del ama a tu prójimo como a ti mismo, que incluye toda la naturaleza y descubre allí la fuerza superior que la maneja en perfecta armonía.

En efecto, una vez que nos conectamos y nos soldamos internamente, como un hombre con un corazón, y esto se imprimió y se mantuvo en nosotros a pesar del colapso, la ruptura, y el odio mutuo caímos en ello posteriormente, lo cual destruyó el Templo, nuestra vasija espiritual mutua, la garantía mutua que sentimos unos por los otros.

A pesar de los 2.000 años de exilio, estos fragmentos se encuentran todavía en nosotros, haciendo eco de una unidad anterior. Así que esperemos que seamos capaces de encender y reunir de nuevo estas chispas, de tal forma que su fuerza sea suficiente para traernos de vuelta al amor fraternal de la nación de Israel en la que todos somos amigos y somos responsables unos por otros.

En realidad esta es la forma en que nosotros, y luego el mundo entero, llegaremos a ser compatibles con la naturaleza. Entonces, gracias a la equivalencia de forma, la naturaleza se volverá amable con nosotros. La idea total es alcanzar el equilibrio y la unidad con ella. Para esto necesitamos la chispa del pasado por medio de la cual tenemos que unirnos y convertirnos en luz para las naciones, es decir mostrarle a todo el mundo cómo alcanzar la unidad integral. Entonces el hombre no dominará la naturaleza, sino que vivirá en armonía con ella, manteniendo la armonía general de la naturaleza.
(146361)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 10/21/14

El gozo de recuperarnos del ego

Dr.Michael LaitmanEl deseo de cumplir la meta de nuestra vida es equivalente a cumplir la Torá, a adquirir un alma, o a aplicar la sabiduría de la Cabalá. Todo es lo mismo. De acuerdo a la sabiduría de la Cabalá, un ser humano, Adam, es aquel que se asemeja al Creador. El Creador es amor y otorgamiento absoluto.

Cuando comienzo a estudiar la sabiduría de la Cabalá y a trabajar en un grupo, me examino yo mismo y entonces descubro que sólo pienso en mí mismo. Me construí como un egoísta y eso es normal, puesto que el Creador creó la inclinación al mal en el hombre.

Si me doy cuenta de eso, es un logro antes del comienzo del nuevo año (Rosh HaShaná), porque entiendo que soy un egoísta completo y que estoy totalmente en la intención de recibir. La persona común no aceptaría esto, dado que, a fin de entenderlo, tenemos que estudiar y atraer la Luz que Reforma.

Cuando yo revelo mi ego, me arrepiento de mis acciones, y a eso le llamamos el período de penitencia (Selijot) antes del año nuevo. Descubro que soy totalmente corrupto.

Por lo tanto comprendo la primera parte de la frase: “Yo he creado la inclinación al mal”. La segunda parte es: “He creado la Torá como una especia”, por lo tanto empezamos a buscar una manera de cambiarme yo mismo.

Mi intención de cambiar es llamada el comienzo del nuevo año. En vez de Faraón, yo corono al Creador como mi rey y uso Su fuerza de amor y otorgamiento para corregirme. El año nuevo es el deseo de corregirme y de alcanzar un nuevo nivel: aprender a amar.

Tengo que examinar y resolver todos mis 613 deseos con el fin de hacer eso. A esto se le llama los diez días de expiación entre Rosh HaShaná y Yom Kippur. Por supuesto, es mi actitud hacia los demás la que me examino y no mis deseos corporales comunes de comida, sueño y recreación.

¡Examino si siento el deseo de beneficiar de alguna manera a los demás, y descubro que no lo tengo! Incluso si le doy algo a alguien, es sólo para mi propio beneficio. Así llego a los diez días de arrepentimiento en los que llevo a cabo acciones especiales que atraen cada día sobre mí una Luz especial. Con la ayuda de la Luz, puedo ordenar mis deseos y distinguir entre los deseos que pueden y los que no corregirse.

Se nos dice que la respuesta es que la letra “Hey – ה” debe volver a la “Vav – ו”, lo cual significa que Maljut (la quinta Sefirá) debe regresar a Zeir Anpin. Maljut es mi deseo de recibir, y Zeir Anpin significa el Creador. Yo examino cuales deseos en mí y en qué medida puedo utilizar a fin de otorgarles a los demás y no para mi propio beneficio. Esto es llamado expiación completa, es decir examinar mi corazón en lo que respecta a los demás lo cual indica hasta qué punto me parezco al Creador.

Por eso se nos dice, “en el lugar en el que se paran aquellos que se arrepienten, el justo completo no permanece”. Después de todo, un justo completo ya ha alcanzado un cierto nivel de corrección, y la persona que se arrepiente asciende gradualmente cada vez más hacia el Creador.

Los diez días de expiación y Yom Kippur son una búsqueda y examen de todas mis diez Sefirot (613 deseos) después de lo cual estoy listo para la corrección y quiero parecerme al Creador con todas mis fuerzas. Soy una persona que se arrepiente, y ahora está claro cuáles deseos puedo corregir y cuáles no. Con esta comprensión llego a Sucot, las Luces que corrigen todo el mal en mí hacia la bondad.

Después de Sucot está la festividad de Simjat Torá (el regocijo de la Torá), puesto que la Torá es la Luz que Reforma y yo la uso con el fin de reformarme a mí mismo. Durante los diez días de expiación quise devolver el Hey a la Vav, es decir, al Creador, y en Sucot cumplo con esto utilizando toda la Torá y volviéndome como el Creador.

El octavo día de Sucot es Sheminí Atzeret, (derivado de la palabra hebrea “Atsarti”,  permanecer”), en la cual permanezco mi corrección, dado que no hay nada más que pueda corregir, y plenamente corregido, entro en la festividad de Simjat Torá.
(144884) 
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 9/30/14

El entorno es mi garantía para el futuro

Dr.Michael LaitmanBaal HaSulam, “No existe nadie más aparte de Él”: Entonces la persona llega a la decisión de que nadie puede ayudarla, sino solo el Creador Mismo.

La persona toma esta decisión después de haber intentado de todas las formas conectarse de alguna manera con los dos planos, tanto con el  material como con el espiritual.

En el plano material, ella lucha por la supervivencia y las ganancias, y experimenta todas las dificultades de la vida, como cada persona en este mundo. Al mismo tiempo, está en el mundo superior, donde todavía no siente la fuerza superior, su naturaleza y unicidad, sino que sólo trata de formar en su interior los órganos de los sentidos para la revelación de la siguiente dimensión.

Después de todos los intentos por acercar estos dos mundos y, más allá de todos los problemas materiales, sin permitirse a sí misma olvidar que todo proviene de un manejo superior único y absolutamente bueno, ve que no es capaz de esto.

Este fue arreglado a propósito para que la persona necesite del Creador, de tal forma que esta fuerza superior venga y cree en ella los deseos correctos para su revelación.

Esto la lleva a hacer una demanda sentida para que el Creador le abra los ojos y el corazón, y la acerque realmente a la adhesión eterna con Dios. De lo que se desprende, que todos los rechazos que experimentó provenían del Creador.

Para entender esto, uno necesita un entorno que lo apoye. De lo contrario, la persona se olvidará de eso en todo momento. En cada momento de nuestras vidas se graba una nueva información, se revela una Reshimo, nuevas condiciones externas. Por lo tanto, la persona debe proporcionarse las garantías para el futuro, de tal forma que en el momento siguiente no deje de repente el camino espiritual, al encontrarse a pocos metros o incluso a kilómetros de su camino elegido que lleva al palacio del rey.

Por lo tanto, ella debe organizar un entorno que la apoye y haga que se quede bajo su influencia. En otras palabras, ella se inclina ante el entorno correcto que, en general, va por el camino de la revelación del Creador, la única fuerza en el mundo.

Entonces, durante cada descenso, la persona obtendrá en retorno la ayuda del entorno según haya sido su contribución con él, en la medida en que ella se entregó al entorno. De hecho, el pequeño puede recibir de los grandes al ser influenciado e inspirado por ellos en sus valores, y, debido a esto, continúa con sus aclaraciones internas.

Después de un cierto número de este tipo de acciones, después de haber pasado por las vicisitudes de la vida, la persona llega al verdadero grito. Ella ya tiene la vasija correcta del tamaño y calidad, lista para aceptar la revelación del Creador. Llora porque en las condiciones de ocultamiento no es capaz de permanecer en la sensación de que no existe nada excepto Su buen gobierno.

Suplica que la ayuden porque no quiere culpar al Creador, y el Creador le da a la persona la oportunidad. Él no puede ser revelado porque la revelación es posible sólo en los deseos correctos. Por eso, cuando la persona completa la medida necesaria de esfuerzos, la Luz Superior la recompensa con el atributo de otorgamiento.

Entonces, la persona finalmente entiende lo que fue dicho en todos los libros cabalísticos. Mientras obtiene el atributo de otorgamiento, ella revela al Creador dentro de esta vasija.

Esto sucede cada vez. La persona no pide la revelación del Creador en sus deseos egoístas como estamos pidiéndola ahora. El Creador se revela como el atributo de otorgamiento en los deseos en los que la persona es capaz y está dispuesta a aceptarlo a Él
(146692)
De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/29/14, Shamati # 1

Todos juntos en el punto del Big Bang

Dr.Michael LaitmanPregunta: ¿Cuál es la conexión entre las relaciones entre las personas y las relaciones entre los virus?

Respuesta: Toda la naturaleza es como una sopa en la que todos juntos estamos cocinándonos, independientemente de si son cuerpos grandes o virus pequeños. Todo lo que sucede en la sopa se transmite a todo lo que se encuentra dentro de ella: a las piedras, a las plantas, a los animales y a las personas.

Este es un sistema global, integral. Un mundo global significa que hay un número infinito de conexiones mutuas; cada uno está conectado con todos los demás. Ellos nos cuentan que ustedes están comunicados con toda la humanidad a través de cinco personas que conocen. Pero los hilos que los unen en todas las formas posibles, los cuales se extiende de unos a otros, no existen sólo entre las personas, sino que existen entre todos los componentes de la naturaleza en general.

Todo el universo surgió del punto del “Big Bang”, de una fuente, y éste comenzó a expandirse y a desarrollarse. Y todos hemos permanecido conectado entre nosotros desde entonces. Estos son como telarañas en las que no hay un solo átomo o partícula elemental que no esté conectada con toda la creación.

Debemos tener esto en cuenta e informárselos a las generaciones más jóvenes, proporcionándoles específicamente esta visión del mundo. De lo contrario, no podemos esperar una buena vida para ellos en esta era de globalización.

Pregunta: ¿Qué debe comprender cada persona para ser capaz de atravesar este período de forma exitosa?

Respuesta: Es necesario entender que yo estoy viviendo en un sistema en el que estoy unido con todos y que todos están unidos conmigo con este tipo de conexiones estrechas, como barras de hierro, que mi movimiento más leve causa cambios en todo el sistema en todos los niveles. La persona no entiende esto y piensa que está aislada de todos los demás. Pero eso es imposible.

Todo surgió a partir de una fuente superior, en la que comenzó a existir el universo, desde el punto del Big Bang. Después de eso, esta se esparció, alcanzando cada uno de los niveles. Nosotros debemos tener esto en cuenta y entender que es como si nos encontráramos en el punto mismo del Big Bang.
(146255)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 10/19/14