El amor desde el punto de vista de un pájaro

7No hay nada más fuerte que la conexión entre un hombre y una mujer que se han acercado el uno al otro. Desde la infancia, cada uno de nosotros sueña con encontrar el amor, con ser amado, y ser abrazado con calidez por todos lados. Buscamos esta ternura materna toda nuestra vida.

No hace diferencia quienes sean y qué sean ustedes y si son jóvenes o viejos, ingenuos o experimentados, casados o solteros, la necesidad de una relación es común para todos nosotros. El rol del amor y su influencia es mayor a cualquier cosa. Los problemas en la familia se expresan en el trabajo, en nuestra salud, y en otros aspectos de nuestras vidas. No hay nada más fuerte que esta conexión, o el deseo por esto cuando colapsa. Toda nuestra vida gira alrededor del amor.

Primero alejémonos de los detalles y tratemos de mirarlo desde la distancia, desde el punto de vista de un pájaro.

Por naturaleza, la persona tiene que ser parte de un entorno. Todo nuestro entorno global es la tierra donde vivimos y las condiciones físicas del entorno. Todo esto nos habilita para crecer y desarrollarnos.

Nuestra vida empieza desde una minúscula semilla en el útero de la madre. Aquí, en el lugar más seguro que la naturaleza ha preparado para el hombre, él tiene apoyo total. No tiene que hacer nada y todos los sistemas necesarios operan en él.

Después de nacer, el bebé alcanza los brazos amorosos de sus padres y familiares quienes lo cuidan. Debido a que es indefenso, depende totalmente de ellos. Por lo tanto el amor continúa su rol desde la protección natural hasta la protección de su familia.

Gradualmente crece y aprende a caminar, como si estuviera envuelto en una capa de preocupación general que está basada en las leyes del mundo y de la sociedad humana. Mientras crece, recibe un trato afectuoso especial.

A medida que crece necesita un entorno incluso más fuerte y seguro. Después de todo, encuentra nuevos problemas. Parece que ha llegado a ser libre e independiente, como si no necesitara de nadie ni dependiera de nadie, pero de hecho no es así. No es por casualidad que nuestros ancestros decían que después de que el hombre deje la casa de sus padres él tiene que adherirse a su esposa, es decir, tener una familia a fin de que las relaciones en esta sean fuertes y duraderas para cuidar de su descendencia.

La naturaleza ha imprimido distintos patrones de comportamiento en los distintos animales: algunos se conectan al azar y la hembra cuida de la descendencia, mientras que otros crían juntos a su descendencia. Al mismo tiempo, nosotros, los humanos, estamos obligados a mantener la conexión entre la pareja durante muchos años con el fin de criar hijos independientes, al menos los primeros veinte años de sus vidas hasta que ellos tengan sus propias familias.

Por lo tanto nuestra conexión y nuestras relaciones tienen que ser duraderas por naturaleza y tenemos que trabajar en construir la continuidad del útero materno en la forma de una cuna, un jardín infantil, una escuela, un hogar y una familia.

Tenemos que crear por nosotros mismos todo esto para nuestros hijos, entonces necesitamos de una conexión buena, segura y versátil que permita que la pareja y sus familiares se complementen unos a otros. Entonces al unirse, crean el entorno correcto para la nueva familia y los bebés que nacen en esta. 

(143822 – Del Kab.TV “Una nueva vida” del 07/22/14)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: